Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — Solo quedan algunos obstáculos antes de que sea seguro para los operadores de bonos asumir que la Reserva Federal comenzará a subir las tasas de interés en marzo. La economía estadounidense acaba de despejar un gran problema con el último informe sobre el mercado laboral.

Sí, la cifra de nóminas de pago no estuvo a la altura de las elevadas expectativas, ya que los empleadores estadounidenses agregaron solo 199,000 trabajadores en diciembre, en comparación con la estimación media de una ganancia de 450,000 en una encuesta de Bloomberg a economistas. Pero eso parece un reflejo de los duros ajustes estacionales de la Oficina de Estadísticas Laborales; el resto del informe de empleos fue inequívocamente sólido. Como lo hizo en el informe de noviembre, la encuesta de hogares contó una historia mucho más optimista sobre el mercado laboral, con la tasa de desempleo cayendo al 3,9%, superando las proyecciones de una caída al 4,1% y otro gran paso hacia el nivel del 3,5% que los funcionarios de la Fed consideran que prevalecerá desde finales de año hasta 2024. Las ganancias medias por hora aumentaron un 4,7% con respecto al año anterior y un 0,6% con respecto a noviembre, ambos superando fácilmente el pronóstico medio.

PUBLICIDAD
Tasa de desempleo en EE. UU.

Para los operadores que intentan precisar el camino del ajuste de la Fed, todo se reduce al calendario de las publicaciones económicas más importantes en relación con las próximas decisiones de política del banco central y el informe de empleo de diciembre fue el primer indicador económico importante de 2022. A continuación: los datos más recientes del índice de precios al consumidor, que se espera que muestren un aumento del 7,1% respecto al año anterior y del 5,4% si se excluyen los precios volátiles de los alimentos y la energía. Ambas medidas serían superiores a las cifras de noviembre, que alcanzaron niveles no vistos en décadas. Dos semanas después, llega una decisión del Comité Federal de Mercado Abierto que no será un acontecimiento por sí sola, pero que debería preparar el escenario para la siguiente reunión en marzo.

El banco central hace todo lo posible para señalar a los mercados que está a punto de hacer algo significativo. Piense en junio de 2019, por ejemplo, cuando el presidente de la Fed, Jerome Powell, dejó en claro que estaba a punto de recortar las tasas el mes siguiente (lo hizo). O en enero de 2019, cuando la declaración de política enfatizó que los funcionarios “serán pacientes” con el ajuste de las tasas, lo que presagió un cambio abrupto para proyectar aumentos de tasas cero para ese año, en comparación con dos en su pronóstico anterior.

Con una tasa de desempleo del 3,9% y una inflación que se espera que se mantenga muy por encima del objetivo, es lógico que la Fed pueda insertar algún lenguaje en su próxima declaración sugiriendo que aumentar la tasa de fondos federales “pronto podría estar justificado” (la misma frase utilizada después la reunión de septiembre para indicar que la reducción comenzaría en noviembre). Salvo cualquier revés económico significativo, eso prepararía a los mercados para un aumento de marzo.

PUBLICIDAD

El presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, adoptó esa postura el jueves, argumentando que el FOMC (por sus siglas en inglés, el Comité Federal de Mercado Abierto) debería “comenzar a aumentar la tasa de política ya en la reunión de marzo para estar en una mejor posición para controlar la inflación”. El gobernador de la Fed, Christopher Waller, dijo sin rodeos a fines de diciembre que “ en marzo habrá una reunión en vivo para la primera subida de tasas”. El mercado de bonos, por su parte, tuvo una probabilidad superior al 80% de tal movimiento después de la publicación del miércoles de las minutas del FOMC de diciembre. El rendimiento de los EE. UU. a cinco años superó el 1,5% después de los datos de empleo del viernes, frente al 1,3% al comienzo de la semana.

Esas actas son aún más importantes para volver a leer ahora que los datos de empleo de diciembre están a la mano. Aquí hay dos pasajes clave sobre cómo los funcionarios de la Fed veían el mercado laboral en ese momento:

“Muchos participantes juzgaron que, si continuaba el ritmo actual de mejora, los mercados laborales se acercarían rápidamente al máximo empleo. Varios participantes señalaron que consideraban que las condiciones del mercado laboral ya eran en gran medida compatibles con el empleo máximo “.

PUBLICIDAD

“… Empleo máximo, una condición que la mayoría de los participantes consideró que podría cumplirse relativamente pronto si continuaba el reciente ritmo de mejora del mercado laboral. Algunos participantes señalaron que el empleo máximo compatible con la estabilidad de precios evoluciona con el tiempo y que es probable que se produzcan nuevas mejoras en los mercados laborales en los años siguientes a medida que la economía continúe expandiéndose. Algunos participantes también señalaron que podría haber circunstancias en las que sería apropiado que el Comité aumentara el rango objetivo para la tasa de fondos federales antes de que se haya alcanzado por completo el empleo máximo, por ejemplo, si el Comité estima que su empleo y estabilidad de los obejtivos de precios no eran complementarios “.

Fedspeak ( el lenguaje de la Fed) es un idioma en sí mismo. Tenga en cuenta que “varios” funcionarios dijeron en ese momento que la economía de EE. UU. prácticamente ya había superado el umbral de “empleo máximo” para aumentar las tasas de interés y “la mayoría” esperaba alcanzar ese objetivo “relativamente pronto”. Los datos de empleo de diciembre son otro paso en la dirección correcta y cuando se ponen en el contexto de las actas, sugieren que la mayoría de los responsables políticos estarían de acuerdo con declarar que ambas condiciones del mandato dual se cumplen en marzo.

El comodín en todo esto es el índice de costos de empleo para el cuarto trimestre, que se publicará el 28 de enero, dos días después de la decisión del FOMC. El amplio espectro de salarios y beneficios en los EE. UU. aumentó un 1,5% en el tercer trimestre en comparación con los tres meses hasta junio, el mayor aumento registrado y este refleja un ritmo anualizado de casi el 6%. Fue tan sorprendentemente grande que Powell dijo que consideró aumentar la cantidad de la reducción en la reunión de noviembre, que tuvo lugar pocos días después de que se publicaron los datos, pero finalmente decidió no hacerlo porque los funcionarios habían “socializado” claramente el ritmo inicial.

PUBLICIDAD

Si por alguna razón los datos del ECI (por sus siglas en inlgés, Serie de datos económicos) se ralentizan más de lo esperado, la Fed podría sentir menos urgencia en subir las tasas. Aún así, los datos salariales de diciembre superaron las estimaciones por un margen impresionante y las cifras de noviembre se revisaron al alza. Los ingresos salariales agregados, que combinan las nóminas con los ingresos por hora y las horas trabajadas, aumentaron casi un 10% en diciembre con respecto al año anterior. Para los funcionarios del banco central, hay pocas razones para pensar que ECI decepcionará seriamente.

El hecho es que la Fed se encuentra en un lugar extraño e incómodo a medida que EE. UU. se acerca a los dos años de vivir con la pandemia de Covid-19. La inflación no es transitoria. El banco central sigue comprando decenas de miles de millones de dólares en bonos al mes mientras delibera simultáneamente sobre una liquidación del balance que “probablemente sería más rápida de lo que fue durante el episodio de normalización anterior”.

Es el año nuevo y ya es hora de limpiar la narrativa. La economía de EE. UU. se encuentra en un auge inflacionario y la Fed está lista para sacar las tasas de interés del límite inferior cero. Una tasa de desempleo del 3,9%, incluso con ganancias de empleo moderadas, es lo suficientemente coherente con el “empleo máximo”, por lo que el banco central necesita endurecer la política monetaria para reducir la inflación y promover una expansión prolongada que sea “de base amplia e inclusiva” y atraiga a más personas a la fuerza laboral. La conferencia de prensa de Powell en diciembre y las actas del FOMC decían todo esto, pero ahora se trata de tomar medidas lo antes posible. Dada la naturaleza deliberada de la Fed, eso hace que el 16 de marzo sea el punto álgido.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por: Miriam Salazar