Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Tengo una noticia para los que piensan que la Reserva Federal de EE.UU. se ha vuelto más hawkish (partidaria de política monetaria restrictiva) con la inflación: Esto no ha hecho más que empezar.

Es cierto que las minutas de la reunión de la Reserva Federal de diciembre muestran una creciente preocupación. Los funcionarios reconocen que el mercado laboral ya está muy ajustado, y que factores como el crecimiento salarial probablemente no sean del todo transitorios. Parecen estar perdiendo la esperanza de que más personas vuelvan al mercado laboral para satisfacer la demanda de trabajadores. Parece cada vez más probable que suban las tasas de interés inmediatamente después de que el programa de compra de activos de la Reserva Federal finalice en marzo, aunque sigue existiendo el comodín de cómo se verá afectada la economía si la pandemia vuelve a rugir.

PUBLICIDAD

Sin embargo, los funcionarios de la Reserva Federal siguen siendo incongruentemente dovish a largo plazo. Consideremos su serie de proyecciones más recientes, publicadas tras la reunión de diciembre: En una economía con un crecimiento por encima de la tendencia que empuja al desempleo por debajo del nivel consistente con la estabilidad de los precios, la previsión media ve una inflación que se desvanece, cayendo al 2,6% en 2022, al 2,3% en 2023 y al 2,1% en 2024. Esto podría justificarse si se esperara un fuerte endurecimiento de la política monetaria, pero no es así. Su proyección mediana para la tasa de fondos federales a finales de 2024 es de sólo el 2,1%, muy por debajo del nivel que consideran neutral.

Se trata de una previsión notable, incluso surrealista: La inflación no será un problema, incluso si la Fed hace poco para frenarla.

Sólo veo un par de maneras de que esta fantasía de Alicia en el País de las Maravillas se haga realidad. En primer lugar, la inflación actual podría ser transitoria, lo que permitiría a la Reserva Federal mantener las tasas de interés bajas, pero esto es incoherente con el propio análisis de la Reserva Federal a corto plazo y difícilmente plausible cuando la proporción de puestos de trabajo sin cubrir con respecto a los desempleados se encuentra en un máximo histórico y el crecimiento de los salarios está aumentando notablemente. En segundo lugar, la tasa neutra de fondos federales podría ser mucho más baja que la estimación media de los funcionarios, del 2,5%, lo que haría que la tasa de 2,1% prevista para finales de 2024 sea mucho más estricta, pero no hay pruebas que apoyen esa hipótesis y, de hecho, ningún funcionario de la Fed cambió su estimación de la tasa neutra a largo plazo en diciembre.

PUBLICIDAD

Lo más probable es que la Fed tenga que salir del bosque encantado. Esto significa volverse mucho más hawkish, tanto a corto plazo como en los próximos años. A medida que la recuperación económica empuje el desempleo a un nivel insostenible -algo que puede haber ocurrido ya-, el crecimiento de los salarios se trasladará a la inflación de los precios al consumo. La Reserva Federal tendrá que responder llevando los tipos de interés por encima de su nivel neutral mucho antes de finales de 2024.

¿Hasta dónde pueden llegar las tasas? Si la inflación se sitúa por encima del objetivo del 2% de la Fed, deberán ajustarse tanto para compensar la mayor inflación como para lograr una política monetaria estricta. Por lo tanto, si la inflación disminuye hasta el 2,5% o el 3% a medida que los problemas de la cadena de suministro se disipan, entonces parece razonable un pico de tasas de interés de fondos federales en el rango del 3% al 4%.

Se trata de una trayectoria mucho más pronunciada y un pico más alto de lo que los mercados financieros prevén actualmente, aproximadamente el doble de lo que estiman los futuros del eurodólar. Los mercados están empezando a darse cuenta, pero muy lentamente. En algún momento, es probable que se convierta en algo perturbador, desencadenando una fuerte subida de las tasas de interés y una gran caída de los precios de los bonos. El “taper tantrum” puede haber sido simplemente retrasado, no evitado.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Andrea González