Economía

Precios de alimentos suben a nivel de crisis de cultivos de 2011

El repunte posterior a la pandemia está haciendo lo mismo que desastres naturales y guerras civiles hace una década, lo que demuestra la magnitud del problema

Clientes compran en la tienda de comestibles Trader Joe's Upper East Side Bridgemarket en Nueva York, Estados Unidos, el jueves 2 de diciembre de 2021.
Por Kriti Gupta
14 de enero, 2022 | 03:25 PM

Bloomberg — Los precios de los alimentos están subiendo en todo el mundo debido al aumento de la demanda y la escasez a causa de los problemas de transporte y las cadenas de suministro. Y el momento no podría ser peor, justo cuando los estímulos del gobierno se desvanecen y los ahorros de los consumidores comienzan a agotarse.

El gráfico del índice de precios de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) muestra cómo los precios de los comestibles han vuelto a subir al nivel de 2011. Los aumentos de entonces se atribuyeron al clima seco que afectó a los grandes productores de granos, incluida una sequía en Estados Unidos y un incendio en Rusia que destruyó su cosecha de cereales. El impacto se magnificó en los países del Medio Oriente donde el pan es un alimento básico, y algunos analistas geopolíticos dijeron que eso contribuyó a la Primavera Árabe.

Ahora, el repunte posterior a la pandemia está haciendo lo mismo que los desastres naturales y las guerras civiles hace una década, lo que demuestra la magnitud del problema.

PUBLICIDAD
Los precios mundiales de los alimentos son los más altos de los últimos 10 añosdfd

La demanda causada por el Covid-19 está teniendo un gran impacto en la inflación de los alimentos, ya que más personas eligen cocinar y comer en casa en lugar de ir a restaurantes. El otoño pasado, los datos de ventas minoristas indicaron que el gasto en alimentos y bebidas fue uno de los principales impulsores del aumento de precios. Y aunque los datos de diciembre mostraron que el gasto puede estar disminuyendo, las ventas minoristas de alimentos y bebidas todavía registran un incremento interanual de un 9,3%.

Los mercados emergentes como México y Colombia están sintiendo la presión, ya que los precios de los alimentos frescos elevan la inflación y obligan a sus bancos centrales a subir las tasas más rápido que los países del G10 para combatir la inflación. Más localmente, el impacto se puede ver en las ganancias de la cadena de supermercados Albertsons Cos., que tiene que subir los salarios y aumentar la contratación para dar cuenta del aumento de las ventas de productos frescos.

La pregunta ahora es ¿cuánto pueden subir los precios antes de que desaliente el gasto? Es un número que es difícil de precisar. La energía, por ejemplo, también es un importante impulsor de la inflación y los miembros más experimentados de la industria creen que la demanda comenzará a disminuir si el petróleo alcanza los US$100. Encontrar el mismo nivel para los alimentos es difícil debido a los efectos del estímulo fiscal y los ahorros en el gasto y la demanda. Entonces, al mercado solo le queda esperar y ver cómo se desarrolla todo esto.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

Precios globales de los alimentos se acercan a récord

Así debería Elon Musk gastar US$6.000 millones para alimentar al mundo

La pandemia del hambre está empeorando en Estados Unidos

PUBLICIDAD