Centro de pruebas de Covid-19
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — El equilibrio de poder entre los humanos y el virus está cambiando. Mejor armada contra un enemigo menor, nuestra especie ya no necesita esconderse en un búnker esperando que pase una ola viral. Eso significa que es hora de que cambie nuestra respuesta al Covid-19.

Sin embargo, a medida que ingresamos en la etapa “endémica” del virus, existe confusión sobre cómo debería ser un enfoque actualizado. El lunes, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, pidió un debate en toda Europa para desarrollar una respuesta como la que existe para, por ejemplo, la gripe. El Reino Unido ha extendido sus reglas del “Plan B” por otras tres semanas, pero ha suavizado sus políticas de pruebas y viajes y el primer ministro Boris Johnson está bajo presión para levantar las restricciones existentes.

PUBLICIDAD

Es demasiado pronto para declarar la victoria, por supuesto. Las infecciones están aumentando considerablemente y todavía hay un número preocupante de muertes por Covid-19. Además, hay muchas regiones donde los servicios de salud están bajo una presión extrema.

Y, sin embargo, el panorama general de la pandemia da motivos para el optimismo. Las infecciones de ómicron en Sudáfrica alcanzaron su punto máximo aproximadamente un mes después de que comenzara la ola. Y los datos de Sudáfrica y otros lugares confirman las primeras indicaciones de que la última variante, aunque mucho más transmisible, está causando una enfermedad menos grave, con niveles más bajos de hospitalización , estancias hospitalarias más cortas y menos muertes.

Ola ómicron en Sudáfricadfd

Una explicación es que ómicron parece afectar el cuerpo de manera diferente a las variantes anteriores. Un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Hong Kong sugiere que ómicron puede replicarse en el pulmón más lentamente que delta, lo que le daría al sistema inmunitario más tiempo para responder.

PUBLICIDAD

La inmunidad natural también representa mucho. En países donde las tasas de infección eran relativamente altas en oleadas anteriores, la susceptibilidad a enfermedades graves con ómicron parece mucho menor. Un estudio publicado el lunes por el Imperial College de Londres, aunque limitado por un tamaño de muestra pequeño y una población más joven, confirma investigaciones anteriores que sugieren que incluso la inmunidad conferida por los coronavirus que causan el resfriado común puede ayudar a reforzar las defensas contra el SARS-CoV-2.

Sin embargo, lo más importante es que las vacunas (y especialmente las inyecciones de refuerzo) han llevado a niveles drásticamente más bajos de hospitalización y muerte. De hecho, los no vacunados representan la gran mayoría de los casos hospitalarios graves de Covid-19 en todas partes.

Estatus de vacunación en Singapurdfd
Vacunación en el estado de Nueva Yorkdfd

Esto ayuda a explicar por qué países como China, que siguieron una política de cero Covid-19 y usaron vacunas con menor efectividad, ahora están en una peor posición, con niveles más bajos de inmunidad. La capacidad de ómicron para infectar una amplia variedad de especies animales con las que los humanos tienen contacto regular, como gatos, perros y ciervos, ha hecho que las políticas draconianas centradas en restringir el comportamiento humano sean aún más inútiles.

PUBLICIDAD

¿Qué restricciones necesitamos a medida que avanzamos hacia la era endémica? Primero veamos qué podemos eliminar. Requisitos de autoaislamiento, por ejemplo. Los Centros para el Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) redujeron el autoaislamiento de 10 días después de una prueba positiva a cinco días. El Reino Unido ahora ha modificado sus propias reglas para permitir que las personas dejen de autoaislarse antes si obtienen dos pruebas de flujo lateral negativas consecutivas en los días seis y siete.

Las viejas reglas de autoaislamiento tienen poco sentido para un virus que tiene la gravedad del resfriado común en la mayoría de los casos. Es una política enormemente costosa, especialmente cuando se considera a los maestros y trabajadores de la salud que deben quedarse en casa después de una prueba positiva, incluso cuando no tienen síntomas y podrían trabajar de manera segura con mascarillas.

La guía del gobierno en lugares donde las tasas de vacunación y la inmunidad natural son altas debería ser simple: cualquier persona con síntomas permanece en casa mientras no se siente bien. También es prudente que las personas usen mascarillas en el transporte público y en espacios públicos llenos de gente, durante las temporadas altas de gripe/resfriado y si no se han sentido bien. Hacer que las máscaras de alta calidad, como N95 o FFP3, estén disponibles gratuitamente puede ayudar a fomentar su uso.

PUBLICIDAD

Las reglas del trabajo desde casa (WFH siglas en inlgés) y la escolarización también necesitan replantearse. Muchas universidades y escuelas en los EE.UU. han comenzado el período con aprendizaje remoto, y se están considerando cierres en algunos países. Tales políticas conllevan enormes costos sociales, de salud mental y económicos y ya no se justifican en lugares como el Reino Unido, donde alrededor del 95 % de las personas tienen anticuerpos y el 62 % ha recibido una dosis de refuerzo.

Defensas de Gran Bretañadfd

Será necesario revisar otras dos políticas en un futuro cercano, aunque no del todo todavía y ciertamente no en todas partes.

Una son los testeos masivos. El Reino Unido hizo que las pruebas rápidas estuvieran ampliamente disponibles sin costo desde el principio, una política inteligente que evitó muchas infecciones, particularmente cuando despegó la ola de ómicron. Hablar de poner fin a las pruebas masivas en Gran Bretaña es prematuro, pero eventualmente tendría sentido reducirlo durante los períodos de bajas tasas de infección, mientras se mantiene la capacidad de aumentar el suministro gratuito durante los brotes. Ahora que las personas se han familiarizado más con las pruebas caseras, también puede ser el momento de desarrollar algunas que ayuden con otras enfermedades respiratorias como la gripe y el virus respiratorio sincitial (RSV sus siglas en inglés).

PUBLICIDAD

Estados Unidos es un asunto completamente diferente. Si bien el presidente Joe Biden ha aumentado la disponibilidad de pruebas, las pruebas rápidas aún son escasas en muchos lugares y el costo desalienta su uso. Las pruebas rápidas gratuitas y ubicuas deberían ser una obviedad para aquellos estados que luchan contra las bajas tasas de vacunación y los altos niveles de infección.

Finalmente, tendremos que considerar cuánta vacunación es necesaria más allá de una tercera dosis. Con un virus de gravedad decreciente y niveles crecientes de defensas naturales, no está claro que necesitemos que toda la población se vuelva a vacunar de forma rutinaria después de la tercera inyección si las variantes en circulación siguen siendo leves. Puede ser suficiente ofrecer vacunas específicas de variantes a mayores de 60 años y otros grupos vulnerables cada seis o 12 meses, mientras que la vacunación adicional sea opcional para otros.

Obviamente, las medidas de salud pública deben estar bajo revisión constante. También debemos continuar monitoreando los niveles de inmunidad y realizar pruebas y secuenciaciones rigurosamente. Endémico no significa inofensivo. La malaria y la tuberculosis también son endémicas en algunas partes del mundo, y hubo 627.000 muertes por malaria y 1,5 millones de muertes por tuberculosis en 2020. El Covid-19 prolongado es una enfermedad compleja en la que las personas infectadas sufren síntomas debilitantes durante meses o más. Es otra razón para no caer en la autocomplacencia.

PUBLICIDAD

Los científicos han señalado que no hay nada que impida que vuelva a surgir una variante del SARS-CoV-2 más resistente. Pero ese riesgo no justifica largos períodos de costosas restricciones en este momento. Los niveles de vacunación e inmunidad y el acceso a hospitales y tratamiento, deberían determinar los niveles de restricción, no las infecciones. Las endémicas exigen respuestas diferentes, al igual que las enfermedades más leves. Este no es un regreso a la falsa dicotomía de vidas versus medios de subsistencia de oleadas anteriores; el virus ha cambiado, al igual que nuestras defensas.

Por el momento, el ladrido del SARS-CoV-2 se ve peor que su mordida. Sería prudente ajustarnos en consecuencia.

--Con la ayuda de Elaine Él

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar