PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Europa

Johnson niega versión de ex asistente sobre advertencia de fiesta en confinamiento

El primer ministro de Reino Unido dice que nadie le dijo que el evento de mayo de 2020 fuera contrario a las normas

Boris Johnson.
Por Kitty Donaldson y Joe Mayes
18 de enero, 2022 | 02:13 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Boris Johnson negó haber sido advertido de que no siguiera adelante con una fiesta en el jardín de su oficina durante el primer confinamiento por la pandemia de Covid-19 en mayo de 2020, después de que su ex asistente acusara al primer ministro del Reino Unido de mentir sobre el asunto.

Puedo decirles categóricamente que nadie me dijo que esto era algo que estaba en contra de las reglas, que era una violación de las reglas de Covid-19 o que estaba haciendo algo que no era un evento de trabajo”, dijo Johnson en una entrevista colectiva emitida el martes. “Francamente, no puedo imaginar por qué demonios habría seguido adelante de todos modos, o por qué se habría permitido que siguiera adelante”.

PUBLICIDAD

Johnson está luchando para salvar su carrera política, con miembros de su gobernante Partido Conservador furiosos por las acusaciones de que el primer ministro y su personal violaron las reglas de pandemia que habían establecido para que el público británico las siguiera. El tema ha dominado las primeras planas durante semanas, mientras que el apoyo a los conservadores se ha desplomado.

El ex asesor principal del primer ministro, Dominic Cummings, quien fue obligado a dejar su cargo en circunstancias muy controvertidas hace 14 meses, ha desempeñado un papel central en las consecuencias más recientes. Fue su publicación de blog este mes sobre una fiesta el 20 de mayo de 2020 lo que desató el último furor en torno a Johnson.

A última hora del lunes, Cummings subió considerablemente la apuesta al afirmar que “declararía bajo juramento” que el primer ministro estaba al tanto y permitió que la fiesta se celebrara. De ser cierto, esto sugeriría que Johnson engañó al Parlamento con su propio relato la semana pasada, lo que supone una infracción al código ministerial.

PUBLICIDAD

Advertencia del gabinete

El martes, dos de los ministros de mayor rango del gabinete de Johnson pusieron al descubierto las posibles ramificaciones y señalaron que cualquier incumplimiento del código debería conducir a la dimisión de Johnson.

“El código ministerial es claro en estos asuntos”, dijo el ministro de Hacienda, Rishi Sunak, en una entrevista conjunta, cuando se le preguntó si el primer ministro debía dimitir si había engañado al Parlamento. Sunak también dijo que “por supuesto” cree en el relato de Johnson sobre los acontecimientos en Downing Street.

Dominic Raab, que es a la vez secretario de Justicia y adjunto de Johnson, dijo a la radio de la BBC: “Si se trata de una mentira, deliberada en la forma que usted describe, si no se corrige inmediatamente, normalmente (bajo el código ministerial y la gobernanza en torno al Parlamento) sería un asunto de dimisión”.

Es probable que los comentarios exacerben la sensación de peligro que rodea a Johnson, quien nuevamente el martes pidió a la gente que esperara la investigación del gobierno en el partido y otras denuncias de eventos de ruptura de reglas pandémicas en Downing Street, antes de llegar a una conclusión. Se negó a decir si renunciaría si se descubre que ha violado el código ministerial.

Evento “de trabajo”

En su declaración ante la Cámara de los Comunes la semana pasada, Johnson dijo que pensaba que asistía a una reunión de “trabajo” en mayo de 2020 y que solo se quedó 25 minutos. Su oficina también ha dicho en repetidas ocasiones que el primer ministro no estaba al tanto del evento de antemano y que no recibió la invitación por correo electrónico de “trae tu propia bebida”, ampliamente difundida, de su principal secretario privado, Martin Reynolds.

Pero en su blog, Cummings dijo que “al menos dos” personas plantearon sus preocupaciones a Johnson antes de la fiesta. “Los acontecimientos del 20 de mayo por sí solos, sin tener en cuenta la cadena de otros acontecimientos, significan que el primer ministro mintió al Parlamento sobre las fiestas”.

PUBLICIDAD

El portavoz de Johnson, Max Blain, dijo a periodistas en una sesión informativa regular el martes que el primer ministro “cumple” con el código ministerial y que las fiestas de Downing Street no se discutieron en la reunión semanal del gabinete.

Es probable que la disputa continúe al menos hasta que la alta funcionaria Sue Gray, encargada de investigar lo ocurrido en el despacho de Johnson, publique sus conclusiones esta misma semana. Muchos diputados conservadores han dicho que esperarán su informe antes de decidir si siguen apoyando a Johnson como líder.

Pero incluso si Johnson se aferra, el furor por lo que los medios de comunicación han bautizado como “partygate” habrá causado un daño duradero. La ventaja en las encuestas se ha convertido en un déficit de dos dígitos frente al Partido Laborista de la oposición en muchos sondeos.

PUBLICIDAD

Las consecuencias también generaron algunos momentos humillantes para Johnson personalmente, incluyendo el tener que disculparse con la reina Isabel II por las fiestas celebradas en Downing Street en la víspera del funeral de su esposo, el príncipe Felipe. “Lamento profunda y amargamente que eso haya sucedido”, dijo.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

Johnson lucha por sobrevivir mientras el “Partygate” abruma a los conservadores

Ex ayudante de Boris Johnson lo acusa de mentir al Parlamento británico

Oficina de Boris Johnson se disculpa con la Reina por fiestas de Downing Street

Este artículo fue traducido por Estefanía Salianas Concha.

PUBLICIDAD