Trabajadores de la salud preparan terceras dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech contra el covid-19.
Tiempo de lectura: 10 minutos

Bloomberg Opinión — Esta es parte de la serie de entrevistas realizadas por los columnistas de Bloomberg Opinion sobre cómo resolver los retos políticos más acuciantes del mundo. Ha sido editada por razones de longitud y claridad.

Clara Ferreira Marques: Usted es un veterano defensor de la salud mundial, las vacunas y el control de las enfermedades tropicales, y fue enviado científico de Estados Unidos durante la administración Obama. Ahora ha desarrollado una vacuna de bajo costo contra el Covid-19, Corbevax, utilizando un método probado. Es una vacuna de proteína recombinante, lo que significa que debería ser fácil de ampliar su producción. La tecnología estará disponible para que cualquiera pueda reproducirla. ¿Cómo espera que contribuya a los esfuerzos de vacunación mundial?

PUBLICIDAD

Dr. Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College of Medicine y autor de “Preventing the Next Pandemic” (Evitando la próxima pandemia): Se trata de una vacuna de tecnología tradicional. Es una tecnología similar a la que se utiliza para fabricar la vacuna recombinante contra la hepatitis B que hemos utilizado durante décadas y que incluso se administra a los bebés. Tiene un perfil de seguridad tremendo y, de hecho, es una vacuna vegana. La tecnología existe desde hace años y está en muchos países de ingresos bajos y medios: pueden fabricar su propia vacuna contra la hepatitis B y, por tanto, pueden fabricar nuestra vacuna contra Covid-19.

El Centro para el Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, con sede en el Baylor College of Medicine, está codirigido por mí y por mi compañera científica de los últimos 20 años, la Dra. Maria Elena Bottazzi. Hemos estado fabricando vacunas contra enfermedades parasitarias, como la enfermedad de Chagas y la esquistosomiasis. Hace unos 10 años empezamos a desarrollar vacunas contra los coronavirus, utilizando esos mismos enfoques y métodos de bajo costo. Como todo lo que sabemos hacer son tecnologías sencillas y de bajo coste para las personas que viven en la pobreza y en entornos con pocos recursos, lo hicimos para la vacuna contra Covid-19. Y ahora la hemos desarrollado y licenciado.

Estamos ayudando al codesarrollo en India, Indonesia, Bangladesh y Botsuana. Todos tienen distintas capacidades para desarrollar vacunas de proteínas recombinantes. La más avanzada es Biological E, con sede en Hyderabad, que lleva muchos años fabricando vacunas para uso mundial. Tienen 150 millones de dosis preparadas y tienen capacidad para producir mil millones de dosis este año. Sin patentes, sin condiciones, [el objetivo] es simplemente vacunar a la gente de la forma más rápida y eficiente posible, con una vacuna de alta calidad que parece que podría proteger tan bien como las vacunas de ARNm, a un coste de unos US$2 la dosis, con simples [requisitos] de refrigeración. Cuando se repasa la lista de comprobación, parece una vacuna bastante buena para la salud mundial. Esperamos que sea una contribución fundamental para la vacunación del mundo.

PUBLICIDAD

CFM: ¿Puede esta tecnología funcionar eficazmente contra las nuevas variantes del Covid-19, como ómicron?

PH: En el laboratorio funciona tan bien como cualquier vacuna contra delta y beta, que son dos variantes de preocupación. No estamos en la lista de prioridades para conseguir el pseudovirus ómicron y el virus aislado, pero eso está en camino y esperamos tener esos datos pronto. Basándonos en su rendimiento frente a los virus delta y beta, tenemos algunas expectativas razonables de que también debería funcionar bastante bien frente a ómicron.

CFM: Eso sería una buena noticia, dado que la mayor parte del mundo todavía no tiene acceso a dosis suficientes, en parte debido a los fracasos de la diplomacia de las vacunas. ¿Por qué, décadas después de que Albert Sabin consiguiera trabajar en la vacuna oral contra la polio con científicos soviéticos en plena Guerra Fría, los esfuerzos del siglo XXI se han quedado cortos?

PUBLICIDAD

PH: Hemos observado dos tendencias muy ominosas. La primera es la dependencia exclusiva de las multinacionales farmacéuticas. No es que las empresas farmacéuticas multinacionales sean malas; si nos fijamos en la Alianza Gavi antes de la pandemia, las grandes empresas farmacéuticas suministraron un buen número de esas vacunas. El problema era la forma en que la estructura de incentivos para el Covid-19 funcionaba, a través de la Operación Velocidad de Vuelo en los Estados Unidos y los países del G7. Se trataba de la velocidad, la innovación y la rápida inmunización de las poblaciones más pequeñas.

Acabaron fabricando vacunas interesantes. Yo recibí la vacuna de Pfizer-BioNTech, y estoy agradecido de que me haya salvado la vida, pero debería haberse previsto que esas vacunas no iban a llegar a los países de ingresos bajos y medios. No se pueden escalar al nivel que se necesita. Mil millones de personas en África, mil millones de personas en América Latina y el Caribe, mil millones de personas en los países más pequeños y de bajos ingresos del sudeste asiático: multiplíquelo por tres y serán nueve mil millones de dosis. Con una nueva tecnología, como te dirá cualquier ingeniero, no puedes pasar de cero a nueve mil millones. Así que creo que fue un terrible fracaso político.

Además, países como China y Rusia estaban fabricando vacunas que no resisten bien las variantes, sobre todo en el caso de las vacunas de virus inactivados de China. Llevaron a cabo su negocio de una manera muy transaccional que la Organización Mundial de la Salud inicialmente pasó por alto.

PUBLICIDAD

CFM: En su libro más reciente, “Preventing the Next Pandemic”, también habla de la necesidad de nuevas tecnologías de vacunación y vigilancia en la diplomacia de las vacunas. ¿Podría ser esa la siguiente fase? ¿Podemos corregir los errores de los dos primeros años de la pandemia?

PH: Yo creo que sí. En nuestro caso, no sólo transferimos la tecnología, sino que ayudamos a crear capacidad de desarrollo de vacunas. Creo que hay muchos malentendidos sobre el ecosistema de las vacunas. No es tan sencillo como construir una fábrica. Es decir, se podría construir una fábrica de ARNm mañana mismo, pero lo que importa es el capital humano: saber cómo fabricar vacunas a gran escala. Se necesitan años para construir el capital humano, para hacer esto con la garantía de calidad, el control de calidad, para trabajar con las autoridades reguladoras nacionales. Esa es una de las cosas que hacemos. No se puede entrar en Merck o GlaxoSmithKline y decir: “Enséñame cómo se hace una vacuna”. Pero puede entrar en nuestras instalaciones y le enseñaremos. Hacemos un gran trabajo de desarrollo de capacidades y llevamos años haciéndolo.

CFM: ¿Qué más podemos hacer en materia de vigilancia? Eso será crucial para acabar con la pandemia, y para gestionar lo que venga después.

PUBLICIDAD

PH: Ni siquiera estamos preparados para la siguiente variante. Se habla mucho de que ómicron representa una especie de vacuna atenuada, que va a dar inmunidad a todo el mundo y que así es como va a terminar, lo cual es una completa tontería. La variante ómicron probablemente se comportará más como los coronavirus de las vías respiratorias superiores en términos de respuesta inmunitaria. No proporcionará una protección muy duradera. Volveremos a ser vulnerables, y como nos hemos negado como sociedad a vacunar a los países de ingresos bajos y medios del mundo, sabemos lo que se avecina. Tendremos otra terrible variante de preocupación que, como en los dos últimos veranos boreales, barrerá el sur de Estados Unidos y causará mucha devastación.

La madre naturaleza no es tímida: nos ha dicho lo que va a hacer. Nos dio delta al infectar a una población no vacunada en la India, y a ómicron de una población no vacunada en el sur de África a finales del año pasado. Va a hacerlo de nuevo. Sólo que no puedo decir si va a ser de África o de Laos, o de algún otro lugar del sudeste asiático o de Paraguay. Y eso va a seguir ocurriendo hasta que resolvamos que vamos a vacunar al mundo. Esperemos que nuestra vacuna marque la diferencia.

CFM: Uno de los temas que toca en el libro es el movimiento anticientífico, un gran impedimento a la hora de prepararse para la próxima variante, por no hablar de la próxima pandemia. Usted ha estado muy involucrado personalmente en la lucha contra eso. ¿Cómo pueden las autoridades de salud pública hacer frente a la desinformación e inocular a la gente contra ella?

PUBLICIDAD

PH: Al menos en Estados Unidos, no hemos estado dispuestos a enfrentarnos al movimiento antivacunas de una manera importante. Ha dado un giro político al alinearse con el extremismo político de la derecha, y ahora es un componente de pleno derecho de la extrema derecha. Lo están escuchando de los miembros del Congreso de los Estados Unidos.

Las consecuencias son devastadoras. Si se suman las cifras, desde mediados del año pasado, 250.000 estadounidenses no vacunados han perdido la vida a causa de Covid-19 a pesar de la amplia disponibilidad de las vacunas. No sé ni qué palabras utilizar: ni siquiera es desinformación o desinformación, es una forma de autoinmolación por lealtad al extremismo político de la derecha. La anticiencia es una fuerza asesina y ahora está empezando a globalizarse, está en Canadá, y lo estamos viendo en Europa Occidental. Me preocupa mucho que no nos tomemos esto lo suficientemente en serio.

CFM: ¿Qué medidas concretas se pueden tomar? ¿Se trata de vigilar Internet, o podemos ayudar a la gente a resolver sus preguntas y dudas?

PUBLICIDAD

PH: Bueno, el problema es que el sector sanitario ha renunciado más o menos a cualquier interés en hacer algo al respecto. No pueden afrontar el hecho de que ha adquirido una dimensión política: es de mala educación hablar de ello, así que prefieren dejar morir a la gente. Odio decirlo en términos tan rotundos, pero esa es la realidad. Por parte de Estados Unidos, tenemos que hacer intervenir al Departamento de Seguridad Nacional, al Departamento de Justicia. Tenemos a [el presidente ruso Vladimir] Putin y su maquinaria propagandística rusa usando esto como un tema de cuña, llenando nuestro internet con mensajes antivacunas. Tenemos que recurrir al Departamento de Estado y a personas que sepan cómo combatir estas fuerzas globales. Y tenemos que hacer esto también a nivel internacional, para traer a todas las agencias de la ONU.

CFM: El Covid-19 también ha causado importantes dificultades económicas y ha impedido la atención sanitaria habitual, provocando el resurgimiento de enfermedades que creíamos erradicadas o contenidas. ¿Puede el mundo hacer frente tanto al Covid-19 como a estos problemas de larga duración?

PH: La mayor parte de mis 40 años de carrera se han dedicado a las enfermedades tropicales desatendidas. Son enfermedades que fomentan la pobreza debido al estigma social que provocan, especialmente entre las niñas y las mujeres. Por ejemplo, la esquistosomiasis genital femenina, una enfermedad que afecta a 40 millones de niñas y mujeres y de la que nadie ha oído hablar, es una de las principales causas de problemas ginecológicos en el continente africano, y afecta a la productividad de los trabajadores, al desarrollo de los niños y a los resultados de los embarazos. Estas enfermedades atrapan en la pobreza.

CFM: Y ahora estamos viendo algunas de estas enfermedades en zonas en las que nunca habían estado.

PH: Gran parte del diálogo en torno a la salud mundial gira en torno a los países pobres frente a los ricos. Pues bien, el mundo ya no es así. Al menos antes de la pandemia, la mayoría de las economías crecían, pero dejando atrás a un segmento inferior de la sociedad. Si sumamos dónde se encuentran la mayoría de las enfermedades relacionadas con la pobreza en el mundo, es cierto que están en Estados frágiles de África y otros lugares, pero en su inmensa mayoría se encuentran entre los pobres que viven en los países del G20, así como en Nigeria, que no es un país del G20 pero tiene una economía mayor que la de los que están en el extremo inferior de ese grupo. Por ejemplo, hemos identificado alrededor de 12 millones de estadounidenses que viven con una enfermedad desatendida relacionada con la pobreza.

CFM: Y además, están las enfermedades provocadas por un clima cambiante, incluidas las zoonóticas que se propagan desde los animales.

PH: Por primera vez, desde hace unos años, hay más personas que viven en un entorno urbano que rural. A menudo se trata de megaciudades que superan sus infraestructuras públicas, como el alcantarillado, el agua de calidad y la seguridad alimentaria. Eso se ha convertido en un problema. El cambio climático no actúa por sí solo, sino que interactúa con otras fuerzas sociales como la urbanización o los conflictos.

En Medio Oriente hemos visto el regreso del sarampión, la poliomielitis y la leishmaniasis cutánea, que se ha acelerado en las zonas [de conflicto]. Pero al mismo tiempo, tenemos temperaturas sin precedentes de 50 grados centígrados, que obligan a la gente a abandonar las tierras de cultivo y a acudir a las ciudades, y eso es en sí mismo un factor desestabilizador. Ya sean zoonóticas o no zoonóticas, las enfermedades infecciosas se ven sacudidas por nuevas fuerzas.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios