PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Tecnología

Toyota no lograría meta de producción anual por escasez de chips

La empresa no fijó un nuevo objetivo anual, solo dijo que se espera que la producción final sea menor que la pronosticada previamente

La señalización de Toyota Motor Co. se muestra fuera de un concesionario al atardecer en Tokio, Japón, el domingo 10 de mayo de 2020. Los fabricantes y proveedores de automóviles de todo el mundo están en camino de conseguir al menos US$100.000 millones de financiación bancaria, mientras la pandemia de coronavirus golpea las ventas de coches. Fotógrafo: Toru Hanai/Bloomberg
Por River Davis
18 de enero, 2022 | 11:14 am
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Toyota Motor Corp. (TMN) dijo que es poco probable que logre su objetivo de fabricar 9 millones de automóviles durante este año fiscal, terminado en marzo, debido a la persistente escasez de chips.

El fabricante de automóviles número uno del mundo está reduciendo la producción a 700.000 unidades en febrero, unas 150.000 unidades menos que su objetivo original para el mes, según un comunicado publicado el martes, que citó una crisis de semiconductores. Toyota no fijó un nuevo objetivo anual, solo dijo que se espera que la producción final sea menor que la pronosticada previamente.

PUBLICIDAD

Toyota ya recortó su perspectiva de producción anual en septiembre debido a que las restricciones por el Covid-19 en el Sudeste Asiático interrumpieron su capacidad para adquirir piezas clave de la región.

“Estamos en una fase de recuperación de la producción, pero no hemos podido cumplir con objetivos tan altos como los que habíamos proyectado anteriormente”, dijo el martes Kazunari Kumakura, jefe del grupo de compras de Toyota. Sería “muy difícil” cumplir con el pronóstico anterior de producción anual en las condiciones actuales, dijo.

Incluso con el recorte de febrero, Toyota aún tiene como objetivo fabricar alrededor de un 5% más de vehículos el próximo mes que el año anterior, cuando produjo 668.001. Se han proyectado altos niveles de producción para marzo y el próximo año fiscal, dijo Kumakura.

PUBLICIDAD

“Todavía hay riesgos y puesto que el Covid-19 continúa propagándose, las condiciones son difíciles de predecir”, agregó.

Recientemente han surgido señales de que las situaciones de las cadenas de suministro estaban empeorando nuevamente. A mediados de diciembre, el grupo de comercio de autopartes de Japón advirtió que una cantidad vertiginosa de problemas, desde problemas persistentes de adquisición en el Sudeste Asiático hasta escasez de mano de obra en la costa oeste de Estados Unidos, estaban afectando los envíos de piezas y materiales.

La declaración de Toyota sugiere que otros fabricantes de automóviles japoneses pueden enfrentar interrupciones en la producción en las próximas semanas. Toyota suspenderá la producción en ocho plantas en Japón, incluida la instalación de Tahara en la prefectura de Aichi, donde produce modelos Lexus, entre 2 y 13 días en febrero.

“Seguiremos evaluando la situación y consultando con todas las empresas involucradas en la consideración del uso de sustitutos cuando sea posible a fin de anticiparse a una continua escasez” de piezas relacionadas con semiconductores, dijo Toyota el martes. “También continuaremos trabajando con nuestros proveedores para fortalecer la cadena de suministro y haremos todo lo posible para entregar vehículos a nuestros clientes lo antes posible”.

Además de los desafíos en la oferta de chips, el enfoque de tolerancia cero de China hacia el Covid-19 llevó a Toyota a detener el trabajo en su fábrica en Tianjin la semana pasada, otra señal preocupante para los fabricantes de automóviles mundiales a medida que la variante ómicron comienza a propagarse en el centro de producción de automóviles más grande del mundo.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

Tiempos de espera para entrega de chips vuelven a aumentar: escasez se prolongará

Los titanes automotrices están planeando el derrocamiento de Elon Musk

No se vislumbra fin de caída de ventas de autos por escasez de chips

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha

PUBLICIDAD