Una persona recibe una dosis de una vacuna contra el Covid-19 en Israel.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — La variante ómicron se propaga tan rápidamente que a veces parece que la resistencia es inútil. Es descorazonador oír que ómicron infecta a personas que están al día con sus vacunas y que llevan una mascarilla N95 cada vez que salen de casa. Incluso algunos conocidos expertos en salud pública se están infectando. Pero eso no significa que todo el mundo vaya a contagiarse.

Lo que sí significa es que la vida es profundamente injusta. En algunos de nosotros, las vacunas Covid-19 funcionan con bastante solidez, incluso contra ómicron. En otros, el efecto de las vacunas es más débil. Esto se debe a la espectacular diversidad del sistema inmunitario humano, que está regulado en parte por algunos de los genes más variados del cuerpo humano.

PUBLICIDAD

Un estudio reciente dirigido por Harvard y el MIT, que se publicará en la revista Cell, muestra que alrededor del 20% de las personas obtienen una protección mucho más pobre de sus vacunas contra ómicron. Siguen estando en una mejor situación que las personas no vacunadas, pero esta variabilidad podría explicar por qué algunas de las personas completamente vacunadas han sido hospitalizadas durante la ola de ómicron.

Los investigadores analizaron muestras de sangre de 76 voluntarios para examinar la parte del sistema inmunitario conocida como células T. Mientras que los anticuerpos disminuyen con el tiempo, las células T duran más tiempo y proporcionan una segunda línea de defensa al identificar y eliminar las células infectadas. En las personas vacunadas, las células T están preparadas para luchar contra el SARS-CoV-2 y normalmente pueden eliminar la infección en un par de días. Muchos expertos las consideran la parte más crítica de nuestras defensas contra el omicron.

Los investigadores tomaron las células T de los voluntarios y las enfrentaron a diferentes variantes del SARS-CoV-2 en experimentos de probeta. Descubrieron que en 4 de cada 5 personas, la vacunación generó células T que funcionaban para eliminar las infecciones con ómicron con la misma facilidad con la que detenían las variantes anteriores. Pero en 1 de cada 5, las células T inducidas por la vacuna eran mucho menos eficaces para hacerlo, aunque funcionaban bien contra las variantes originales.

PUBLICIDAD

Esto no significa que las vacunas sean inútiles contra ómicron, como han argumentado algunos escépticos de las vacunas. Sigue siendo una buena idea vacunarse, porque el 80% de nosotros obtendrá una buena protección. Los refuerzos también son importantes: en el estudio, mejoraron la capacidad de todos para responder al virus. Pero no ayudaron a todos por igual.

“Creo que lo que nuestro estudio muestra realmente es que el 80% de esas personas deberían seguir teniendo un respaldo con sus células T contra esta nueva variante”, dijo el autor principal del artículo, el inmunólogo Guarav Gaiha, que trabaja para el Instituto Ragon, una colaboración con Harvard, el MIT y el Hospital General de Massachusetts. El número exacto podría ser diferente en una muestra más grande o más diversa de voluntarios, pero el sistema inmunitario humano tiene un cierto nivel de variabilidad. ¿Por qué? Porque las células T adoptan una forma ligeramente diferente en cada uno de nosotros cuando las proteínas de la vacuna interactúan con nuestra genética única, explicó.

Cuando nuestras células se encuentran con la proteína de la espiga del SARS-CoV-2, ya sea a través de una infección o de una vacuna, muestran partes de la proteína viral en el exterior; imagínese una célula agitando una pequeña bandera de auxilio. Este proceso depende de unas proteínas llamadas antígenos leucocitarios humanos (HLA por sus siglas en inglés). Cada uno de nosotros tiene diferentes genes que codifican el HLA: son los genes que deben ser similares entre donantes y receptores de órganos para evitar el rechazo. Cada uno de nosotros producirá diferentes HLA en respuesta a una infección o vacuna, que se adhieren a diferentes fragmentos de la proteína viral de la espiga. En otras palabras, esa pequeña bandera de auxilio tiene un aspecto diferente en cada uno de nosotros.

PUBLICIDAD

Cuando el proceso funciona, estas banderas de socorro hacen que las células T entren en acción. Una célula T que se encuentra con una célula infectada hace millones de copias de sí misma. Estos clones incluyen las llamadas células T asesinas, capaces de encontrar nuevas células infectadas, penetrar en ellas y matarlas o, como dice Gaiha, enviar una proteína que indica a las células infectadas que se suiciden.

La proteína de la espiga de ómicron es diferente a la que se pretendía combatir con las vacunas, y por eso estamos viendo noticias de que las vacunas son “menos eficaces”. Sería más exacto decir que las vacunas de algunas personas seguirán ofreciendo una fuerte protección contra ómicron, pero que las de otras ofrecen mucha menos. Sólo que no sabemos quiénes.

La diversidad de nuestros genes HLA reguladores del sistema inmunitario es una característica, no un defecto, de nuestros sistemas inmunitarios. Aumenta las probabilidades de que una especie sobreviva a una nueva enfermedad infecciosa, y es un rasgo que compartimos con otros vertebrados, desde los peces de colores hasta los jilgueros. Incluso hay algunos estudios que demuestran que los humanos se sienten más atraídos sexualmente por las personas con los genes HLA más diferentes a los nuestros. La variación de los genes HLA también podría ofrecer una pista de por qué algunas personas desarrollan “Covid de larga duración”.

PUBLICIDAD

Investigaciones como la de Gaiha podrían servir de base para el diseño de la próxima generación de vacunas contra el Covid-19. En este momento, no está claro si las empresas farmacéuticas deberían intentar crear nuevos refuerzos específicos para ómicron, o bien optar por un refuerzo de la vacuna más amplio que se dirija a diferentes partes del virus, incluidas las que no han cambiado de una variante a otra. En eso está trabajando el laboratorio de Gaiha: en intentar conseguir una vacuna universal. Si lo consiguen, es una razón más para esperar que no todos nos contagiemos de Covid-19 después de todo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios