El alza de los precios incrementa la preocupación por una inflación elevada
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Los fundamentos de la oferta y la demanda impulsan los precios del petróleo. Cosas como los planes de producción de la OPEP+ y los patrones de conducción de los Estados Unidos son de la mayor importancia, hasta que dejan de serlo. Ahí es cuando la magia de Wall Street se hace cargo, dando a los precios un empujón hacia arriba o hacia abajo, más allá de lo que garantizan los fundamentos físicos.

El mercado del petróleo está en la cúspide de uno de esos momentos.

PUBLICIDAD

Durante los últimos 18 meses, los operadores alcistas de petróleo habían estado acumulando una gran cantidad de contratos que les otorgan el derecho a comprar crudo a un precio y en un momento determinados: opciones de compra, en la jerga de la industria. Ellos han comprado miles de esos contratos vinculados a US$100, US$105, US$110, US$125 e incluso US$150 por barril. Para muchos, eran similares a los billetes de lotería: una forma barata de apostar a precios crecientes en el futuro.

En el apogeo de la pandemia de Covid-19, los contratos se vendieron por casi nada. Con los cierres vigentes y la demanda de energía débil, la probabilidad de que los precios del petróleo subieran a niveles de tres dígitos parecía anormal. Hace un año, se podía adquirir una opción de compra de US100 por barril para diciembre de 2022 por solo 24 centavos el barril. Un avance rápido hasta hoy: ese billete de lotería vale US$4.2 por barril. Incluso había billetes más baratos: la opción de compra de diciembre de 2022 por US$125 por barril se vendió por tan solo 9 centavos hace un año. Hoy vale casi 15 veces más: US$1,35 por barril.

A pesar del aumento de precios, pocos están vendiendo sus opciones de compra todavía. En cambio, muchos fondos de cobertura y otros grandes inversores esperan pacientemente un premio mucho mayor: que los precios del petróleo suban aún más para poder ejercer sus opciones de compra en su totalidad y disfrutar del derecho a comprar crudo por debajo de su precio de mercado.

PUBLICIDAD

Ahí es cuando entra en juego Wall Street, con el tipo de frenesí que puede ser profundamente adictivo o aterrador según su tolerancia al riesgo, o cómo se siente acerca de la especulación y los precios de las materias primas. También incitará a la Casa Blanca y a todos los demás gobiernos, que ya están preocupados por el aumento de la inflación, a entrar en pánico porque los precios más altos del petróleo significan gasolina más cara.

La estadística que Wall Street tiene en la mira es el crudo Brent, el punto de referencia mundial para los precios del petróleo. El miércoles, el precio alcanzó un máximo de siete años de US$89,05 por barril después de que un oleoducto clave de Irak a Turquía se detuviera brevemente tras una explosión e incendio. Ese aumento ha sido principalmente el resultado de la oferta y la demanda. Ómicron no ha afectado el consumo tanto como se temía; mientras tanto, la OPEP+ está luchando por aumentar la oferta, y muchos países, incluidos gigantes como Rusia, no lograron agregar barriles adicionales en diciembre. Los inventarios de petróleo han seguido reduciéndose a mediados de enero, desafiando las expectativas de un mercado con exceso de oferta.

Opciones de compra de petróleodfd

Por debajo de los US$90 por barril, el mercado del petróleo ha estado dominado por lo opuesto a una opción de compra: una opción de venta, que tiende a alentar a vender a algunos participantes. Pero una vez que el precio alcanza los US$90 o más, hay un cambio radical en la relación venta-compra (put-to-call) porque muchos de las opciones de compra que los operadores acumularon a bajo precio madurarán, con una concentración alrededor de los contratos de junio y diciembre.

PUBLICIDAD

La magia del mercado de opciones toma el relevo.

A medida que los precios suban hacia el valor de los contratos de opciones de compra, los bancos que vendieron los billetes de lotería se encontrarán en el lado equivocado de la operación. Son, en todo menos en el nombre, cortos en un mercado en alza. Por lo tanto, necesitan protegerse y la única forma de hacerlo es comprando futuros. Mientras lo hacen, corren el riesgo de crear una situación díficil y sin salida: los precios del petróleo aumentan, los bancos compran más futuros, lo que desencadena más aumentos de precios, lo que genera más compras. Es una situación llamada gamma, en la jerga del mercado de opciones. El mercado del petróleo ha enfrentado condiciones similares antes, tanto al alza como a la baja.

“Si superamos los US$90 por barril, las cosas probablemente se pondrán picantes”, dice Thibaut Remoundos, fundador de Commodities Trading Corporation Ltd., que asesora a consumidores y productores de petróleo sobre estrategias de opciones. “A medida que subimos por encima de los US$95 y más, el mercado de opciones está configurado para ser un fuerte viento de cola para los alcistas”.

PUBLICIDAD

Por supuesto, Wall Street por sí solo no puede mover el mercado sin fundamentos sólidos. Ha sido el mercado físico el que ha obtenido precios tan cercanos a los US$90. Y puede haber una pequeña pausa en febrero y marzo: es la época del año en que algunas refinerías se someten a mantenimiento anual y la demanda de crudo cae. Los precios pueden consolidarse.

Apostando al aumentodfd

Pero luego se volverán más altos. Para abril, el mercado físico del petróleo debería estar más fuerte, mientras que los inventarios se mantienen muy bajos, particularmente cuando se mide por el número de días de demanda futura. El miércoles, la Agencia Internacional de Energía (AIE) dijo que los inventarios de petróleo en los países más industrializados del mundo han caído a un mínimo de siete años. “Si la demanda continúa creciendo con fuerza o la oferta decepciona, el bajo nivel de existencias y la reducción de la capacidad disponible significan que los mercados petroleros podrían enfrentar otro año volátil en 2022″, dijo la AIE en su informe mensual. Con ese escenario, los precios del petróleo podrían subir al nivel en el que el mercado de opciones se convierte en el lugar donde se gana mucho dinero.

Durante el último mes, la cantidad de contratos pendientes, o interés abierto, para la opción de compra de US$100 por barril de Brent para junio de 2022 aumentó casi un 140 %, ya que los operadores compraron más y más billetes de lotería. Y eso es solo lo que se ve en el mercado. En el opaco mercado extrabursátil, donde los operadores cambian los contratos entre ellos directamente, los volúmenes podrían ser mucho mayores. Si todas las estrellas se alinean, los operadores de petróleo, que se han aferrado a sus opciones pacientemente durante meses, finalmente pueden ganar el premio gordo.

PUBLICIDAD

--Con la ayuda de Elaine He .

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar