Economía

BanRepública de Colombia enfilará armas para evitar incumplir de nuevo su meta

En 2020 estuvo por debajo del 2%, en 2021 se le subió a más de 5% y para este año el mercado está proyectando que nuevamente termine por fuera del rango meta

Leonardo Villar, gerente del Banco de la República.
Por Daniel Guerrero
21 de enero, 2022 | 04:00 AM

Bogotá — La próxima semana el Banco de la República tendrá su primera reunión de política monetaria del 2022 y así como terminó el 2021 iniciará este año. Las preocupaciones en torno a la inflación son cada vez más grandes y los mensajes que llegan desde Estados Unidos no ayudan a calmar las aguas.

La inflación en Colombia se perfila para su cuarto año incumpliendo la meta de inflación, el tercero, por fuera del rango meta que maneja el banco central. Hay que recordar que en 2018 cuando inició el gobierno de Iván Duque terminó en 3,18%; durante el primer año de mandato se incrementó al 3,80% y en 2020, con la llegada de la pandemia, la inflación cayó hasta el 1,61% (el rango del Emisor es de entre 2% y 4%) y para 2021 terminó en 5,62%.

La más reciente encuesta de expectativas que realiza el Emisor muestra que el mercado tampoco cree que este año la inflación cierre dentro de su rango, pues la ve en 4,42%. “Abren el año con una lectura de inflación más alta de lo que se había previsto y obviamente una encuesta que muestra, no tanto desanclaje, pero sí un año en el que la inflación no logra meterse en cintura”, dice Wilson Tovar, jefe de Investigaciones Económicas de Acciones y Valores..

PUBLICIDAD

VER MÁS: Mercado no cree que el Banco de la República cumpla su meta de inflación en 2022

Pero además, sostiene que “la junta va a tener que abordar la reunión con fundamentales muy importantes. El primero, un cambio de postura de la Reserva Federal desde la reunión de ellos con un pronóstico más agresivo en cuanto a subida de tasas de interés, a eso hay que sumar el mensaje del FMI a los emergentes con respecto a que deben preparar sus economías para mucha turbulencia durante 2022, y esto justamente porque van a tener mayores exigencias”, agregó Tovar.

Así mismo, el analista advierte que el más reciente dato de importaciones muestra una solida y robusta demanda, pero a la vez uno de los déficits comerciales más grandes de la historia. “Todo esto requiere, desde mi punto de visto, al menos uno 75 puntos básicos de aumento y creo que no será difícil encontrar el consenso ahí. Algunos agentes externos creen que Colombia debería llevar la tasa hasta el 7%, pero yo no comparto esa posición”, concluyó Tovar.

PUBLICIDAD

No obstante, no todos consideran que la inflación será lejana a la meta del banco central. Anif, por ejemplo, considera que “la inflación en 2022 se acercará al rango meta únicamente a partir del inicio del cuarto trimestre y finalizará el año con una variación del orden de 3.87%”.

VER MÁS: Alimentos seguirán caros en enero y la inflación en Colombia lejos de la meta

Sin embargo, aclara que hay factores adicionales para tener en cuenta que de alguna manera repercutirán en el nivel de precios a los consumidores como lo es la elección presidencial en Colombia que, para esta ocasión, se ha caracterizado por su alto grado de incertidumbre, así como también la continuación en la recuperación de los demás indicadores económicos.

Daniel Velandia, de Investigaciones Económicas de Credicorp Capital opina que el aumento de la próxima Junta será de 75 puntos básicos y cree que una minoría se inclinará por aumentar 100 básicos, y sostiene que esto es debido “principalmente a unas disrupciones en las cadenas de valor globales que han durado mucho más de lo estimado y ahora efectos de indexación por los mayores precios observados en 2021″.

A su juicio, los codirectores que votaron por subir la tasa en 50 básicos, ahora se inclinarán por aumentarla en 75, mientras que quienes antes pedían aumentar en tres cuartos de punto porcentual ahora pedirán un incremento de un punto porcentual.

VER MÁS: ¿Cambio en los planes del BanRepública? Inflación pone presión en Colombia

Lo cierto es que lentamente la junta del Banco de la República se ha venido haciendo cada vez más hawkish a pesa del intento por ser graduales en el incremento de los tipos de intervención. El próximo viernes sabremos cuántas palomas quedan en el banco central colombiano.

PUBLICIDAD