Vladimir Putin da su conferencia de prensa anual en Moscú en diciembre. Fotógrafo: Andrey Rudakov/Bloomberg
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — En una contienda de uno contra muchos, generalmente los muchos tienen la ventaja. Pero en las relaciones internacionales y las estrategias a gran escala, ese no es siempre el caso. A veces el uno prevalece, siempre que él (en este caso es un él) sea lo suficientemente despiadado y mantenga a los muchos divididos.

Él, por supuesto, es el presidente ruso Vladimir Putin. Mientras contempla cómo acosar, subvertir, subyugar y volver a invadir Ucrania, debe tener en cuenta constantemente la respuesta de su enemigo principal, Occidente. La ventaja de Putin es que puede decidir si, dónde, cuándo y cómo actuar. Por el contrario, no está claro quién decide por occidente, o incluso si podrá decidir en absoluto.

PUBLICIDAD

En mis análisis anteriores de este choque geopolítico, he usado repetidamente “Occidente” como abreviatura de una agrupación geopolítica nocional. Está formada por la OTAN, la alianza transatlántica de 30 naciones; la Unión Europea, (21 de sus 27 estados miembros también están en la OTAN); y a veces incluso países como Japón o Australia, que están fuera de ambas organizaciones y en el este geográfico.

Por supuesto, llamar a estos países “Occidente” elude la realidad de que están lejos de ser un bloque coherente. Difieren en cómo perciben la amenaza de Rusia y sus propias vulnerabilidades y, por lo tanto, sus intereses nacionales.

Nada menos que Joe Biden, presidente de los EE.UU. y, por lo tanto, teóricamente el líder preeminente de Occidente, acaba de reconocer este potencial de desunión. Por supuesto, Occidente responderá a la agresión de Putin, dijo esta semana. Pero, ¿cuál es la definición de agresión? “Una cosa es si se trata de una incursión menor y terminamos teniendo que pelear sobre qué hacer y qué no hacer”, dijo. Adivina quién estaba escuchando atentamente (y alegremente) en Moscú.

PUBLICIDAD

Los europeos, como es su costumbre, aprovecharon la oportunidad para empeorar la confusión. Dirigiéndose al Parlamento Europeo, el presidente francés, Emmanuel Macron, sorprendió a todos al pedir a los europeos que “dirijan su propio diálogo” con Rusia. ¿Y ya no coordinar con la OTAN y los EE. UU.? Esto sin duda rima con las pretensiones neogaullistas de Macron sobre la “autonomía” y la “soberanía” europeas, que suele ser un código para actuar independientemente de los estadounidenses. Pero ciertamente no impresionará a Putin.

El papel jugado por el país más grande de la UE, Alemania, también es neblinoso. Su nueva coalición de gobierno está dividida. En el lado inequívocamente pro-Ucrania, pro-occidental y anti-Putin están los Verdes y los Demócratas Libres. Pero los socialdemócratas del canciller Olaf Scholz están divididos internamente, porque contienen una gran facción de rusófilos y apaciguadores de Putin, que siguen comprometidos incluso con la idea de un nuevo gasoducto entre Alemania y Rusia.

Haciéndose eco de Macron, los diplomáticos alemanes ahora quieren revivir el “formato de Normandía”: conversaciones separadas que incluyen a Rusia, Ucrania, Francia y Alemania (llamadas así porque se reunieron por primera vez como grupo durante las celebraciones del Día D en 2014). Eso podría ayudar si las negociaciones se coordinan con los EE.UU., la OTAN y la UE, o perjudicar, si no es el caso.

PUBLICIDAD

La UE es su propia bola de pelo de posible desunión. Eso comienza con las próximas decisiones para imponer nuevas sanciones . El bloque tiene nominalmente una política exterior y de seguridad común. Pero esta política debe decidirse por unanimidad: cualquier nación miembro puede vetar cualquier cosa.

Después de la anexión de Crimea por parte de Putin en 2014, la UE siguió una línea común razonablemente bien. Pero a medida que Rusia se vuelve cada vez más hostil y el conflicto se prolonga, es probable que se abran fisuras. Miembros como Polonia y los estados bálticos y escandinavos ven la amenaza de Putin como algo existencial y querrán una línea dura. Otros, como Grecia, Hungría o Chipre, pueden enfatizar otras prioridades.

Putin sabe todo esto. Claro, podría abrumar a Ucrania con una descarada demostración de fuerza. Pero mi apuesta es que será más intrigante que eso. Lanzará un ataque limitado contra Ucrania mientras hostiga a Occidente en todas partes al mismo tiempo y en todo momento, desde el espacio exterior hasta el ciberespacio, con campañas de desinformación y campos de distorsión de la realidad, enviando inmigrantes desesperados a la UE, enviando “pequeños hombres verdes” y organizando operaciones de bandera falsa , y sí, incluso desplegando tropas.

PUBLICIDAD

¿Cómo vamos a llamar a estos variados ataques? ¿Incursiones? ¿Escaramuzas? ¿Invasiones? Como dijo Biden, probablemente terminaremos peleando por definiciones durante meses y luego llegaremos a conclusiones muy diferentes. Esta es la mayor debilidad de Occidente. El liderazgo, tanto en América del Norte como en Europa, ahora significa reconocer eso y luego hacer todo lo posible para convertir a los muchos en uno.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar