Inflación
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Durante cerca de 40 años, los Estados Unidos y gran parte del mundo fueron bendecidos con una baja inflación. Pero no más. Dependiendo de a quién le crea, el dramático aumento de precios y salarios de los últimos meses es un destello en la sartén o el comienzo de algo más siniestro. Ambas partes en este debate hablan con confianza sobre lo que sucederá a continuación. Pero la historia de los pronósticos de inflación sugiere que ser humilde es lo correcto.

Cada oráculo se basa en un conjunto diferente de herramientas para predecir el futuro. En la antigüedad, las entrañas de los animales (idealmente, el hígado de una oveja sacrificada) se escudriñaban en busca de pistas de lo que vendría. En los EE. UU. de la posguerra, los economistas profesionales que buscaban pronosticar la inflación optaron por algo un poco menos sanguinario: la Curva de Phillips, llamada así por el economista William Phillips.

PUBLICIDAD

El nuevo enfoque tenía muchas ventajas, y perdonar a las ovejas era la menor de ellas. La Curva de Phillips postulaba una relación inversa predecible entre el desempleo y la inflación: si el desempleo aumentaba, la inflación bajaba y viceversa. Esta relación entre las dos variables permitió a los economistas sopesar las implicaciones de las decisiones de política, así como predecir las tasas de inflación futuras.

Con el tiempo, los economistas desarrollaron diferentes versiones del modelo de la Curva de Phillips. La mayoría giraba en torno a una tasa de desempleo de referencia ideal. Si se supera este punto óptimo la inflación caería; si se está por debajo de él, la inflación aumentaría. Esta tasa se denominó Tasa de Desempleo No Aceleradora de la Inflación, abreviada con el desagradable acrónimo Nairu (por sus siglas en inglés).

En la década de 1970, Milton Friedman y otros economistas atacaron los supuestos teóricos que animaban el modelo, argumentando que no se mantendría en horizontes de tiempo más largos. Pero la curva siguió siendo la bola de cristal elegida por los pronosticadores que esperaban averiguar hacia dónde se dirigía la inflación en el corto plazo.

PUBLICIDAD

El nuevo consenso fue claramente captado por el economista Alan Blinder. En 1997, escribió que “la curva de Phillips empírica ha funcionado sorprendentemente bien durante décadas” y aconsejó su uso continuo por parte de los formuladores de políticas.

Algunos economistas comenzaron a cuestionar la afirmación de Blinder. En 2001, dos economistas de la Universidad de California en Los Ángeles, Andrew Atkeson y Lee Ohanian, publicaron un artículo basado en un experimento que comparaba la destreza predictiva de la Curva de Phillips con un modelo que era simple hasta el punto de la parodia: pronosticar la inflación del año promediando las tasas de los cuatro trimestres anteriores. En otras palabras, la inflación del próximo año será la misma que la del año anterior. Eso es.

“Establecemos este pronóstico ingenuo como nuestro punto de referencia”, explicaron, “no porque pensemos que es el mejor pronóstico de inflación disponible, sino porque pensamos que cualquier modelo de pronóstico de inflación basado en alguna relación económica hipotética no puede considerarse guía útil para las políticas públicas si sus pronósticos no son más precisos que un simple pronóstico ateórico”.

PUBLICIDAD

Atkeson y Ohanian compararon su modelo con dos variaciones diferentes de la Curva de Phillips, así como con las métricas internas de pronóstico de la Reserva Federal. ¿El resultado? El modelo ingenuo se mantuvo firme frente a todos los contendientes, igualando y, en algunos casos, superando a los sofisticados modelos de pronóstico multivariable amados por los economistas.

Estudios posteriores corroboraron en gran medida estos hallazgos, pero agregaron algunas advertencias importantes. Investigadores como James Stock y Mark Watson descubrieron en 2008 que la precisión de los pronósticos basados en los modelos de la Curva de Phillips mejoraba cuando la tasa de desempleo se desviaba significativamente del Nairu y flaqueaba cuando la tasa se acercaba al ideal.

Pero vale la pena recordar que estas mejoras temporales en el poder de predicción eran relativas a un “modelo” que un niño podría haber inventado. (¿Cuál será la inflación el próximo año? ¡Igual que el año pasado!)

PUBLICIDAD

Este punto se hizo aún más agudo en un estudio posterior de los economistas Marie Diron y Benoit Mojon, quienes idearon su propio experimento mental igualmente interesante. Su “modelo” comparativo era aún más simple: tomar la meta de inflación de un banco central y luego usar esa cifra como una predicción consistente para la inflación cada año.

En los EE. UU., el objetivo no oficial era del 2 %. Por lo tanto, la construcción de Diron y Mojon pronosticó una inflación del 2%, año tras año. Hicieron lo mismo con otros países. ¿Adivine qué? Se las arreglaron para vencer a los complejos modelos multivariables durante un largo período que va desde 1995 hasta 2007. No está mal.

Para aquellos que continúan aferrándose a la esperanza de que la inflación sea predecible, hay otro método que recuerda un poco más a esas ovejas oraculares: simplemente preguntar qué piensa que sucederá el resto de la manada. En otras palabras, pregunte a la gente común (o a los pronosticadores profesionales) sobre sus expectativas de inflación y promedie las respuestas.

PUBLICIDAD

Este enfoque, según mostró un estudio histórico de 2007, ofrece mejores resultados que cualquiera de los modelos de pronóstico estándar. En esta investigación en particular, los cálculos también incluyeron la Curva de Phillips, así como métodos predictivos que toman señales de los mercados de bonos, es decir, datos sobre la estructura de la deuda.

Que las expectativas de inflación sean confiables es comprensible. Si cree que los precios subirán, actuará de manera que pueda asegurar que esto se haga realidad. Dicho de otra manera, las expectativas de inflación son tanto planos para la acción como predicciones. Se autocumplen.

Un estudio más reciente corroboró estos resultados, mostrando que las expectativas de inflación tanto de los consumidores comunes como de los pronosticadores profesionales generalmente superaron a otros métodos en un emparejamiento década por década que se remonta a la década de 1960. Aún así, en dos de esas décadas, las versiones modificadas del “modelo” de Atkeson y Ohanian lograron imponerse.

PUBLICIDAD

Si preguntar a otras personas qué creen que sucederá es el mejor enfoque, seguramente los pronosticadores profesionales tienen la ventaja, ¿no? Incluso aquí, la evidencia es contradictoria. Si bien los profesionales tienen un mejor historial a largo plazo, hay un período de tiempo vergonzosamente largo, de 1984 a 2006, en el que los estadounidenses promedio superaron por poco a los profesionales.

Deje que eso se hunda por un momento. Estadounidenses comunes: un número significativo de los cuales creen en las casas embrujadas (42% o 58%, según la encuesta); posesión del diablo (41%); la ciudad perdida de la Atlántida (57%); y astrología (30%): superan consistentemente a los economistas de la Reserva Federal, a los profesionales del mercado de bonos y, en muchos años, a los pronosticadores económicos profesionales.

Es algo a tener en cuenta la próxima vez que un economista capacitado le cuente sobre un modelo que muestra que la inflación aumentará, disminuirá o se mantendrá igual. En verdad, es probable que la sabiduría colectiva de las personas que nunca han oído hablar de la Curva de Phillips brinde una mejor guía de lo que se avecina.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar