Fábrica de Toyota
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Si está pensando en invertir en materiales para baterías poco conocidos para aprovechar la transición energética, hay una empresa que debería estar observando ahora mismo: Zhejiang Huayou Cobalt Co. (603799)

Las acciones de la empresa que cotiza en Shanghái se han cuadriplicado en los últimos tres años, hasta el punto de que ahora vale más que Nippon Steel Corp. (5401), hasta hace poco la tercera siderúrgica más grande del mundo. Sin embargo, lo que es más importante es cómo ha estado gastando su dinero.

PUBLICIDAD
Cobalto chinodfd

Los precios de los metales utilizados en los cátodos de las baterías de los vehículos eléctricos se han disparado en los últimos meses. El producto clave de Huayou es el cobalto, que evita el sobrecalentamiento de las células de alto rendimiento y está cambiando de manos a 503.000 yuanes (US$80.000) la tonelada métrica en Shanghái, casi el doble que hace 12 meses. También está muy involucrado en el suministro de níquel, que ayuda a acumular más energía en la batería y este mes alcanzó los US$24,028 la tonelada, su nivel más alto en más de una década.

Esos precios burbujeantes se basan en las expectativas de que no hay suficientes materias primas para igualar el crecimiento de la demanda de vehículos eléctricos, algo que también ha estado impulsando una subida de los precios del litio . Aproximadamente uno de cada cinco automóviles vendidos en Europa y China en el trimestre de septiembre del año pasado eran de diferentes variedades de enchufables, una proporción que solo aumentará a medida que disminuyan los costos de las baterías. La demanda de cobalto se duplicará con creces a más de 300.000 toneladas al año durante la década actual, según BloombergNEF. Distintos países de Europa, América del Norte y Asia planean eliminar gradualmente los automóviles que funcionan con petróleo durante la década de 2030.

Materias primasdfd

Los problemas con el cobalto y el níquel están en los titulares desde hace tiempo. Alrededor del 70% del cobalto del mundo se extrae en la República Democrática del Congo, donde alrededor de una quinta parte de la producción proviene de minas a pequeña escala que utilizan mano de obra infantil para extraer el mineral en condiciones insalubres. Los abundantes minerales de laterita de níquel, que se extraen en grandes cantidades de los suelos tropicales de Indonesia, Filipinas y Nueva Caledonia, se utilizan para productos de menor calidad, como el acero inoxidable, y tradicionalmente se consideraban inadecuados para convertirlos en níquel apto para baterías.

PUBLICIDAD

Huayou Cobalt y un puñado de otros inversionistas chinos en el este de Indonesia han estado tratando de cambiar eso. Por suerte, los minerales de laterita tienen casi exactamente la proporción de níquel y cobalto que se necesita para fabricar una celda VE (vehiculo elétrico) de alto rendimiento. El problema era que la economía de usar grandes volúmenes de ácido sulfúrico presurizado para lixiviar materias primas de esa roca era tan pobre que los principales mineros se habían dado por vencidos.

Ahí es donde Huayou tiene una oportunidad. Como muchas empresas chinas que operan en industrias estratégicas, parece desafiar las leyes normales de las finanzas corporativas. Si bien su valor de mercado ha aumentado, la salida de efectivo libre durante los 12 trimestres hasta septiembre pasado ascendió a US$743 millones acumulados. Esa fuga de efectivo solo se ha acelerado en los últimos meses, ya que se han recaudado miles de millones de los prestamistas y se han devuelto al desarrollo de proyectos.

Efectivo del cobaltodfd

Como saben quienes observaron el auge y la caída de conglomerados como HNA Group Co. y Anbang Insurance Group Co., las empresas chinas en industrias estratégicas con prestamistas dóciles a menudo tienen pocos límites en sus gastos. En diciembre, Huayou prometió pagar unos US$422 millones en efectivo por la mina de litio Arcadia de Prospect Resources Ltd. en Zimbabue, un proyecto que casi no tenía valor antes de que se completara un estudio de viabilidad inicial unos meses antes. Junto a ese desembolso, las sumas que planea gastar en proyectos de níquel en Indonesia parecen modestas.

PUBLICIDAD

Esos proyectos ahora están entrando en funcionamiento. Huayou comenzó a producir una mezcla de níquel y cobalto en su planta en la isla de Sulawesi en diciembre , solo unos meses después de que el comerciante de metales Ningbo Liqin Resources Technology Co. procesara su primer lote utilizando la misma tecnología en la isla de Obi, más al este. Tsingshan Holding Group Co., que surgió de la nada en los últimos años para convertirse en el mayor productor de níquel del mundo, está desarrollando refinerías similares, incluso en combinación con Huayou, en Sulawesi.

Combinado con una fábrica de Huayou de US$2.100 millones en la isla de Halmahera anunciada en mayo pasado y un puñado de otros proyectos de laterita lixiviada con ácido en desarrollo, eso podría ser suficiente para inundar el mercado en los próximos cinco años. Macquarie Group Ltd. (MQG) estima que podrían agregar alrededor de 376.000 toneladas métricas de níquel apto para baterías y 37.000 toneladas de cobalto para mediados de la década de 2020. Eso equivale a aproximadamente una cuarta parte de la producción minera actual para cada metal, y más que suficiente para mantener la oferta muy por delante de la demanda que puede reducirse de todos modos a medida que los fabricantes de baterías modifican la composición química de sus celdas. Si el proceso de lixiviación ácida finalmente demuestra su eficacia, la industria de vehículos eléctricos podrá aprovechar cantidades casi ilimitadas de minerales de laterita esparcidos por los trópicos.

Mercado del níqueldfd

Durante décadas, el mercado del níquel se ha visto afectado por oleadas de volatilidad a medida que los nuevos métodos de procesamiento han sacudido las perspectivas de suministro. En comparación con los picos anteriores, el aumento actual parece relativamente modesto, pero al igual que esos paseos previos de montaña rusa, es probable que genere más metal en el mercado, a un precio más barato que nunca.

PUBLICIDAD

La transición a los vehículos eléctricos sin duda provocará un auge en la demanda de metales clave, pero eso no tiene por qué hacer subir los precios. Las mejoras incrementales en la tecnología minera siempre acabarán con las esperanzas más audaces de los alcistas de las materias primas.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar