PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
EE.UU.

El endurecimiento cuantitativo se cierne sobre los mercados; la Fed más agresiva

La semana pasada, la Reserva Federal indicó que pronto subiría las tasas de interés, pero también que dejaría de aumentar su enorme reserva de bonos

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.
Por Enda Curran, Liz Capo McCormick y Libby Cherry
29 de enero, 2022 | 05:53 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Una muleta clave de apoyo a la economía mundial se va a retirar antes de lo que apostaban los mercados financieros. La semana pasada, la Reserva Federal del presidente Jerome Powell indicó que pronto subiría las tasas de interés, pero también que dejaría de aumentar su enorme reserva de bonos a principios de marzo.

Sus homólogos también están poniendo fin o ralentizando la compra de bonos que se aceleró en la recesión coronaria, y algunos incluso buscan revertirla.

PUBLICIDAD

El Banco de Canadá señaló la semana pasada que podría endurecer su política monetaria en las próximas semanas, tras haber puesto fin a la llamada flexibilización cuantitativa en octubre. Los mercados apuestan por que el Banco de Inglaterra subirá las tasas el jueves hasta el nivel que ha dicho que podría empezar a reducir su cartera. Se prevé que el Banco de la Reserva de Australia anuncie el fin de su programa de compra de bonos cuando se reúna el martes.

Bloomberg Economics espera que los bancos centrales del Grupo de los Siete añadan sólo US$ 330.000 millones a sus balances este año, lo que supone un fuerte descenso con respecto a los más de US$ 8 billones añadidos durante la pandemia en un intento de aliviar los mercados, contener los costes de los préstamos y estimular la demanda y la asunción de riesgos.

Esto sienta las bases para que la cartera combinada del G-7 alcance un máximo a mediados de este año de unos US$ 27 billones, una cantidad que habría sido inimaginable antes de la crisis financiera de 2008, cuando la compra de bonos se convirtió en una herramienta clave para la mayoría de las autoridades monetarias.

PUBLICIDAD

Una cuestión clave es qué significa la salida de la QE para la economía mundial. Si permite a los bancos centrales salir de la inflación desbocada, podría ayudar a prolongar la recuperación de la caída de 2020, especialmente si actúa como sustituto de unos tipos de referencia más altos.

Pero si el proceso acaba agitando los mercados podría tener el efecto contrario al cortar el flujo de crédito a los consumidores y las empresas, golpeando su confianza.

“Si las tasas de los bancos centrales aumentaran por sí solos, pero se mantuviera la relajación cuantitativa, esto proporcionaría al menos cierto apoyo de liquidez a los precios de los activos”, dijo Freya Beamish, jefa de investigación macro de TS Lombard. Con la marea de liquidez cambiada, “no hay ningún colchón al que recurrir”.

Esto prepara el terreno para una divergencia, ya que los principales bancos centrales del mundo anglosajón buscan no sólo detener la flexibilización cuantitativa, sino comenzar el endurecimiento cuantitativo, el término que se da a la reducción de los balances, mientras que otros siguen flexibilizando la política monetaria.

Japón sigue aferrado a los estímulos, incluso cuando ralentiza el ritmo de sus compras de activos, y se considera que el Banco Central Europeo aún está a más de un año y medio de subir las tasas, aunque también está reduciendo las compras netas.

Mientras tanto, China, que evitó la QE durante la crisis, ha pasado al modo de estímulo para amortiguar la economía de una caída inmobiliaria.

PUBLICIDAD

“La economía mundial no se enfrenta a un endurecimiento sincronizado”, dijo Mansoor Mohi-uddin, economista jefe del Banco de Singapur Ltd.

Si bien esto es un consuelo, no ha impedido que los mercados financieros se pongan nerviosos ante la retirada pendiente de liquidez. El índice MSCI World ya ha perdido un 17% en lo que va de año. Las diferencias entre las tasas de los bonos a corto y largo plazo se han desplomado, y la curva de rendimiento del Tesoro estadounidense se encuentra en su punto más plano desde marzo de 2020.

El índice de condiciones financieras de Goldman Sachs Group Inc. -una medida que incorpora variables como los precios de las acciones, los diferenciales de crédito, los tipos de interés y el tipo de cambio- ha subido hasta revelar el nivel más ajustado desde marzo. Sin embargo, sigue estando muy por debajo del extremo alcanzado al principio de la pandemia, cuando los mercados se desbocaron.

PUBLICIDAD

“La transmisión de la política monetaria a la economía se realiza a través de las condiciones financieras y éstas se ven afectadas en parte por las expectativas del mercado”, dijo Michael Hanson, economista global senior de JPMorgan Chase & Co. “Así que la cantidad de QT que se haga y el efecto que tenga sobre las condiciones financieras va a retroalimentar cuál es el ritmo y la cantidad adecuados de subidas de tipos”.

Cuando la Fed comenzó el ajuste cuantitativo en 2017, llevaba más de un año subiendo las tasas y nunca vendió directamente activos, reduciendo su balance al frenar la reinversión de las tenencias existentes de bonos del Tesoro a medida que vencían.

PUBLICIDAD

En aquel entonces, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, comparó el proceso con “ver cómo se seca la pintura”.

Esta vez, hay más preocupación por reducir el balance al mismo tiempo que suben las tasas. Según los economistas, la QT podría anunciarse en julio o incluso antes, y el banco central podría acabar vendiendo algunos de los títulos respaldados por hipotecas que posee.

PUBLICIDAD