Economía

Banco de Inglaterra y BCE abandonan indecisión y bailan al son de la Fed

Las entidades monetarias están atentas al giro decididamente tendiente a un alza de las tasas de interés de la Reserva Federal de EE.UU. desde finales del año pasado

Fed de EE.UU.
Por Ven Ram
04 de febrero, 2022 | 01:23 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Al final resultó que, tanto el Banco de Inglaterra (BOE) como el Banco Central Europeo (BCE) tituberaron.

Es difícil creer que el BOE pasaría de ser reacio a aumentar las tasas en noviembre a tener hasta cuatro miembros votando por un aumento de 50 puntos básicos (vale la pena recordar que solo dos de esos cuatro, Dave Ramsden y Michael Saunders, había votado a favor de un alza en noviembre). Pero así es. En los mercados no hay mayor prudencia que dejar lo pasado en el pasado y en definitiva esto vale para el BOE.

Dado el giro agresivo de la Reserva Federal desde la nominación para un nuevo término del presidente Jerome Powell y la sorpresiva subida de tasas de diciembre por parte del BOE, he sostenido que cuatro aumentos, uno por trimestre, del BOE este año parecen eminentemente factibles. Por supuesto, los mercados están descontando mucho más que eso, y el guión del BOE es un trabajo en curso.

PUBLICIDAD

En Fráncfort, los hawks (partidarios de una política monetaria restrictiva con alza de tasas) dentro del consejo de gobierno han hecho sentir su presencia, con la presidenta Christine Lagarde negándose a descartar la posibilidad de un aumento de tasas después de comentar expresamente justo antes de Navidad que era poco probable una subida en 2022.

Podría preguntarse con un alto grado de legitimidad si las cosas son tan diferentes de lo que eran antes de fin de año que ambos bancos centrales descubrieron tan repentinamente su tendencia a un alza de tasas. La respuesta correcta podría deberse a una razón externa: un giro decididamente tendiente a un alza de tasas de la Reserva Federal desde finales del año pasado.

La verdad es que todavía estamos en un mundo liderado por los Estados Unidos y como va la Reserva Federal, así va el resto del grupo. Es difícil imaginar que cualquiera de los dos bancos centrales se hubiera dado la vuelta tan rápido como lo hicieron si la Fed no hubiera jugado al Flautista de Hamelin con un grado de seguridad en sí misma que solo el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) ha mostrado tradicionalmente. ¿Qué más podría explicar que dos miembros del BOE que no vieron la necesidad de un aumento de 15 puntos básicos en noviembre vean la necesidad de un aumento de 50 puntos básicos ahora? ¿Qué cambió tan dramáticamente desde las últimas semanas de diciembre para que el BCE comenzara a cuestionarse a sí mismo?

PUBLICIDAD

Ya sea que se trate de flexibilización cuantitativa (QE) o de cambios en las tasas, nada está realmente santificado hasta que la Reserva Federal lo haya hecho. Pocas personas pueden recordar que fue Japón el primero que comenzó a experimentar con QE. Pero fue hasta que Ben Bernanke lo introdujo que se convirtió en una opción jurada para el resto. (Por supuesto, se ha convertido en una herramienta que se usa imprudentemente, pero eso es un asunto diferente).

Así es. Lo que hace la Fed en los Estados Unidos, no se queda en los Estados Unidos.

NOTA: Esta fue una publicación en el blog Markets Live de Bloomberg. Las observaciones son las del blogger y no pretenden ser un consejo de inversión.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

Le puede interesar:

Mixtos, los mercados sopesan los balances y el cambio de tono del BCE

PUBLICIDAD

Frenar actual ritmo de inflación es tarea de la Reserva Federal: Biden

Bitcoin, el otro activo que debe temer por los anuncios de la Fed

PUBLICIDAD