Viajes

¿Cómo es visitar Bangkok ahora?

Las multitudes volverán, así que 2022 es el momento de disfrutar de la ciudad mientras está relativamente vacía y ayudar a los empresarios a recuperarse

Viajar en tuk-tuk es una forma clásica de moverse por la ciudad. Fotógrafo: Vivek Prakash/Getty Images AsiaPac
Por Randy Thanthong-Knight
05 de febrero, 2022 | 07:16 AM

Bloomberg — Cuando Tailandia cerró sus fronteras a los visitantes extranjeros en marzo de 2020, la ciudad que antes era la más visitada del mundo tuvo la sensación de haber perdido su alma casi de la noche a la mañana. Sin turistas, Bangkok ya no se sentía como tal. Pero después de casi dos años, la capital vuelve a abrirse al mundo.

El 1 de febrero, la frontera tailandesa se reabrió a los viajeros vacunados de todos los países como parte del cambio de enfoque del gobierno, que ha pasado de considerar el virus como endémico luego de un enfoque de “Covid-19 cero”. Los viajeros sólo necesitarán un test PCR negativo antes de su llegada y deben aceptar dos pruebas PCR más después de aterrizar: una a la entrada y otra en su quinto día en Tailandia. Y aunque no es la primera vez que se permite a los viajeros volver a entrar, supone un fuerte cambio con respecto a los intentos anteriores de reanudar el turismo, que requerían que los viajeros cumplieran requisitos tan importantes como la cuarentena de siete a 14 días o el confinamiento en una isla durante un periodo de una semana o más después de su llegada.

El gobierno tailandés espera recibir hasta 15 millones de visitantes extranjeros este año. Eso está muy lejos de los casi 40 millones que llegaron en 2019, el año anterior a la pandemia, pero es mucho más que las 428.000 llegadas del año pasado.

PUBLICIDAD

En este momento, Tailandia ha vacunado al 70% de sus residentes, y alrededor del 20% de su población total ya ha recibido la tercera o cuarta dosis. Bangkok ha relajado sus protocolos de Covid-19 para que la gente pueda volver a comer en restaurantes, ver películas o disfrutar de la vida nocturna, aunque todavía hay que seguir estrictamente los mandatos de las mascarillas. No se ha producido una oleada de ómicron como las de EE.UU. o Europa, y las autoridades sanitarias afirman que las nuevas infecciones están dentro de unos niveles manejables.

Aunque los habitantes de Bangkok están volviendo a salir, haciendo que la ciudad vuelva a estar viva, los visitantes seguirán encontrando una ciudad más tranquila, pero igual de enérgica, que la que recuerdan. Las multitudes volverán, así que 2022 es el momento de disfrutar de la ciudad mientras está relativamente vacía y ayudar a los empresarios a recuperarse.

El escenario gastronómico

Bangkok es conocida por su oferta gastronómica, que abarca desde el pad thai, un plato nacional barato pero muy apreciado, que se vende en puestos callejeros, hasta restaurantes de alto nivel con elaborados menús de degustación. En todos los casos, el negocio ha sido escaso, no sólo por la ausencia de clientes del extranjero, sino porque los clientes nacionales se mantuvieron alejados durante meses de confinamientos y duras restricciones. Ya se han levantado. En Bangkok, ya no hay límite de aforo para las cenas en el interior, pero se exigirán controles de temperatura y, en la mayoría de los lugares, el personal debe estar vacunado y someterse a pruebas periódicas de Covid-19.

PUBLICIDAD

Algunos lugares famosos, como Bo.lan, conocido por sus clásicos platos tailandeses que utilizaban ingredientes como el pescado fermentado o las flores de plátano, han cerrado. Pero muchos de los favoritos de la zona han podido resistir, como el casi imposible de reservar Sorn (cocina tailandesa del sur de 22 platos), Sühring (comida contemporánea alemana y europea en una villa de los años setenta) y Jay Fai (comida callejera con estrella Michelin, en la que todos los platos son elaborados por la propia Jay Fai).

Con la relajación de las restricciones a los viajes y los negocios, los chefs y restauranteurs (dueños de restaurantes) vuelven a invertir en nuevos negocios: Entre las aperturas más esperadas de 2022 se encuentra Maison Dunand, un restaurante de exquisita gastronomía y bistró contemporáneo del chef francés Arnaud Dunand Sauthier, de Le Normandie en el Mandarin Oriental Bangkok. Su apertura está prevista para esta primavera boreal y es uno de los varios restaurantes que han elegido la zona de Sathon. Côte by Mauro Colagreco, que abrió en Bangkok en medio de la pandemia, está situado junto a Sathon Road.

Aunque los divisores de plástico de Covid-19 entre las mesas esparcidas han desaparecido en muchas ciudades, todavía se pueden encontrar en muchos restaurantes de Bangkok; las comidas al aire libre son menos comunes fuera de los puestos callejeros, dado el calor de Bangkok. Los famosos vendedores han sufrido un gran golpe, pero se están recuperando en algunas zonas. El mejor barrio para pasear y probar opciones es Chinatown, donde hay cientos de vendedores a poca distancia y donde las opciones gastronómicas van desde la comida china y tailandesa hasta el marisco y los postres.

El regreso de la cultura

Con las pocas restricciones que quedan, navegar por la siguiente fase de la pandemia en Bangkok es un juego de “elige tu propia aventura”.

Si le preocupa el Covid-19: puede sonar poco convencional recomendar los lugares de interés más emblemáticos de Bangkok, Grand Palace, Wat Pho y Wat Arun, a los visitantes que quieran evitar las multitudes, pero nunca han estado tan vacíos (además, se pueden experimentar plenamente estos lugares sin pisar nunca el interior). El Museo Siam (una exposición permanente sobre diferentes aspectos del “ser tailandés”), el Museo de Arte Contemporáneo (una amplia colección de pinturas y esculturas de artistas tailandeses) y el museo al aire libre Ancient Siam (un parque de 300 acres lleno de réplicas de los famosos monumentos de Tailandia) son también un buen lugar para absorber el arte y la cultura tailandeses. Termine el día en el recientemente inaugurado Parque Forestal Benjakitti para disfrutar de las vistas de la ciudad al atardecer. Reconvertido a partir de los terrenos de las fábricas de tabaco del centro de Bangkok, este parque de 180 acres cuenta con humedales, senderos para caminar y montar en bicicleta, y miles de árboles.

Si necesita un regreso suave: El extenso complejo del mercado de Chatuchak, el mayor mercado de fin de semana del mundo, es un buen lugar para empezar, tanto si se busca ropa de diseñadores locales como si se trata de recuerdos, artículos para el hogar y muebles, comida callejera u otros hallazgos baratos y poco comunes (entre los objetos que recientemente nos llamaron la atención se encuentran máscaras faciales de tela hechas con seda tailandesa de colores y bolsas de junco hechas a mano). Sólo tiene que programar su visita por la mañana; los estrechos y laberínticos pasillos pueden estar abarrotados por la tarde. Diríjase a SookSiam, un mercado interior flotante en IconSiam, para escapar del calor y adquirir comida callejera o productos locales.

PUBLICIDAD
Los compradores pasan por delante de las tiendas en la zona de SookSiam, dentro del megacentro comercial IconSiam. Fotógrafo: Nicolas Axelrod/Bloombergdfd

Si quiere fingir que la pandemia nunca ocurrió: Diríjase a los diversos distritos de entretenimiento nocturno de la ciudad, como Silom (popular entre el colectivo LGBTQ y los aliados de la comunidad), Soi Sukhumwit 11 (popular entre los expatriados y los visitantes extranjeros) o Thonglor (popular entre los tailandeses de clase media y alta). Oficialmente, sigue estando prohibido el funcionamiento de bares y clubes nocturnos, pero muchos han eludido las normas ofreciendo menús más completos y llamándose a sí mismos restaurantes, aunque siguen sirviendo cantidades abundantes de alcohol y contratando a DJs para que pongan música electrónica. Como medida de precaución, algunos de estos establecimientos realizan pruebas rápidas de detección de antígenos y exigen un resultado negativo antes de entrar.

Cómo moverse

Puede que Bangkok no sea especialmente caminable, pero eso no debería impedirte explorarla al aire libre. Los tuk-tuks son sinónimo de la ciudad, una experiencia cultural en sí misma; asegúrese de negociar los precios antes de subirse, ya que no utilizan taxímetros. Y los coloridos canales y ríos de la ciudad cuentan con barcos que ofrecen una buena manera de evitar el tráfico de la hora pico mientras se disfruta de las vistas; algunos incluso funcionan con baterías eléctricas hoy en día.

Dicho esto, los taxis suelen ser la forma más rápida de ir del punto A al punto B. Descárguese Grab, la versión local de Uber, para llamarlos con facilidad y asegúrese de ir con mascarilla; los conductores son diligentes a la hora de llevar la cara cubierta y exigir a sus clientes que hagan lo mismo, y algunos todavía utilizan barreras de plástico para el asiento trasero. Otra opción: El sistema de transporte rápido, recientemente ampliado, conecta los dos aeropuertos principales de la ciudad y pasa por todas sus atracciones principales, desde los palacios y templos del casco antiguo hasta los bulliciosos distritos de negocios y vida nocturna. Al igual que en el caso de los taxis, es necesario llevar mascarilla en todo momento y se realiza un control de temperatura en cada estación antes de entrar en el sistema.

PUBLICIDAD

La persistente etiqueta relacionada al Covid-19

Cuando esté en Tailandia, haga lo que hacen los tailandeses: el wai es un saludo tailandés por el que la gente junta las manos a la altura del pecho e inclina ligeramente la cabeza, y es una buena forma de minimizar el contacto. Bangkok es una “provincia azul”, junto con muchos otros destinos turísticos populares como Phuket y Chiang Mai. Esto significa que la mayoría de las restricciones ya se han levantado para promover las actividades turísticas. Aun así, es obligatorio llevar mascarillas en todo momento fuera de su lugar de residencia. Las multas por no llevar máscaras cuestan 20.000 baht (unos US$600). La gente se toma tan en serio el uso de las mascarillas que los presentadores de las noticias de la televisión las llevan durante las programaciones en vivo.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

¿Cómo es visitar Singapur ahora?

¿Cómo es visitar Lisboa ahora?

¿Cómo es visitar São Paulo ahora?

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD