Fiesta de Noche de Casino
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Los mercados este año están particularmente riesgosos. Cualquier activo que normalmente pague más que un bono de bajo riesgo (o un rendimiento cero) lo expondrá a pérdidas de vez en cuando, y eso sucedió mucho el mes pasado. Pero ese es el trato: el riesgo es el costo de ganancias potencialmente más altas. Algunos inversores se arriesgan más que otros. Si se enfrenta a pérdidas mayores de las que puede permitirse y no obtiene un mayor rendimiento general, debe replantearse su estrategia de inversión. Y si eso lo describe a usted, entonces lo más probable es que posea acciones individuales. A medida que regresa la volatilidad y termina la era de las acciones meme, vale la pena preguntarse: ¿Deberían los inversores minoristas siquiera poder poseer acciones individuales?

Eso puede sonar extremo. Después de todo, ¿qué encarna mejor el capitalismo estadounidense que comprar una parte de un negocio que admiras, respetas o simplemente crees que te hará rico? Excepto que establecemos barandillas y advertencias cuando se trata de muchos otros aspectos de nuestras vidas, desde la protección de datos hasta la compra de un colchón. Sin embargo, asumir más riesgos de los necesarios, que es la esencia de las inversiones en acciones individuales, no solo no tiene restricciones, sino que a veces se aplaude .

Hay una distinción importante aquí entre poseer acciones y poseer acciones en empresas particulares. Deberíamos fomentar la propiedad de acciones, y creo que los estadounidenses deberían correr más riesgos. El riesgo en la cartera es, para la mayoría de nosotros, la única forma de aumentar la riqueza. Solo alrededor del 50% de los estadounidenses poseen acciones y esto contribuye a la desigualdad de riqueza. Pero hay una buena forma de arriesgarse y otra no tan buena. El economista que me enseñó finanzas suele decir que poseer una acción individual es como tener un silenciador de automóvil. Su valor proviene de su papel como parte de un sistema más grande, lo que en finanzas se traduce en una buena estrategia de diversificación.

Entre el auge de las plataformas de comercio en línea y los 401(k) (plan de ahorro para la jubilación) en el lugar de trabajo, más estadounidenses poseen acciones que nunca antes, sin embargo, nunca nos molestamos en educar a las personas sobre algunos de los conceptos básicos. Cuando invierte en el mercado de valores, enfrenta dos tipos de riesgo: el idiosincrásico: el riesgo de que una sola acción suba o baje; y sistemático: el riesgo de que todo el mercado suba o baje.

PUBLICIDAD

No hay mucho que pueda hacer sobre el riesgo sistemático aparte de reducir su exposición y renunciar a algunos rendimientos potenciales. Pero el riesgo idiosincrásico es totalmente evitable, solo necesita comprar montones y montones de otras acciones que compensen las pérdidas cuando una acción está baja. Si diversifica adecuadamente, obtiene el único almuerzo gratis en finanzas: mayores rendimientos esperados y menos riesgo. Y resulta que la forma más económica y fácil de lograr esa diversificación perfecta es comprar un fondo indexado que contenga cientos o miles de acciones. Esto explica, en parte, por qué los fondos indexados tienden a superar las carteras de acciones cuidadosamente seleccionadas.

Durante el frenesí de las acciones meme, fue surrealista ver a la senadora Elizabeth Warren, defensora del bienestar del consumidor, argumentar que el problema no eran los pequeños comerciantes, sino el comportamiento de los grandes inversores que necesitaban ser controlados para que la especulación del mercado fuera justa para todos. Pero no importa lo que hagan los reguladores, la especulación bursátil rara vez es buena para los inversores minoristas. Especialmente cuando apuestan contra inversores institucionales, quienes, en lugar de jugar sucio, a menudo tienen una ventaja natural debido a sus bolsillos mucho más profundos, tiempo y (posiblemente) mayor habilidad.

Si bien existe un buen argumento económico en contra de poseer acciones individuales, la práctica tiene un beneficio social. La propiedad de acciones conecta a las personas con las corporaciones públicas. Enseña a los inversores sobre los mercados, hace que las personas se comprometan más con su forma de trabajar y eso puede hacer que se sientan mejor con respecto al capitalismo, lo cual es importante en estos días. Nuestra economía y nuestra cultura se basan en la idea de que cualquier persona puede arriesgarse, incluso de forma desacertada, y enriquecerse.

PUBLICIDAD

Idealmente, los inversores minoristas deberían ver la selección de acciones como un pasatiempo, no como una inversión, y solo dedicar una pequeña parte de su cartera a acciones individuales. Esperemos que las personas no vayan a un casino como una estrategia de inversión; es entretenimiento. Lo mismo debería ser cierto para la compra de acciones en empresas individuales. Y, sin embargo, desde los cinturones de seguridad hasta las vacunas, los gobiernos no siempre pueden contar con que sus ciudadanos hagan lo que más les conviene; a veces, necesitan un poco de ayuda. Por el bien del argumento, aquí hay algunas opciones:

1. Solo permitir que los inversores acreditados, las personas con un alto patrimonio neto y los fondos de cobertura compren acciones individuales, que es básicamente cómo ya funciona para comprar activos privados. El sistema necesita a alguien que compre y venda acciones individuales para descubrir precios y mantener la eficiencia del mercado, pero los inversores elegibles podrían limitarse a aquellos que están mejor posicionados para este rol. Aunque esto puede ser correcto en un mundo de pura teoría financiera, probablemente no sea bueno para la sociedad.

2. Hacer que poseer acciones individuales sea un poco más difícil de lo que es ahora. Para investigar esta columna, compré mi primera acción individual (US$10 me compraron dos acciones) a través de mi cuenta de corretaje y fue sorprendentemente fácil. Fue más difícil optar por no participar en la costosa opción predeterminada en el plan 401(k) de mi lugar de trabajo. Cuando hice eso, recibí muchas advertencias de que mi fondo indexado de bajo costo (la misma combinación de inversiones que el predeterminado, solo que más barato) podría socavar mis objetivos de jubilación. No hubo tal advertencia cuando compré esa única acción. Tal vez, como mínimo, deberíamos vernos obligados a saltar aros similares, con precauciones similares, para comprar una acción individual. Es posible que esto no marque la diferencia para la mayoría de los compradores, pero al menos trata de educar a las personas de que la inversión en acciones individuales conlleva riesgos adicionales y no debería ser la norma.

3. Seguir haciendo lo que estamos haciendo. Facilitar el comercio individual en las diversas plataformas y permitir que un número creciente de personas asuman riesgos ineficientes. Algunas personas se quemarán, pero así es la vida.

PUBLICIDAD

La última opción es la más probable. Pero la segunda sería mejor. Normalmente soy escéptica con respecto a la regulación torpe y creo que los estadounidenses necesitan más riesgo en sus vidas para prosperar. Pero si la regulación está destinada a hacer algo, es guiarnos a tomar mejores riesgos mientras preservamos tantas opciones como sea posible.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar