Cripto

Arresto del “Cocodrilo de Wall Street” es un escándalo hecho para la era cripto

El audaz plan de una pareja acusada de conspirar para un lavado millonario de dinero en bitcoin y su extravagante estilo de vida parece hecho para estos tiempos

Edificio One Wall Street en Nueva York
Por Paulina Cachero y Misyrlena Egkolfopoulou
09 de febrero, 2022 | 08:02 AM

Bloomberg — Son, según dicen los federales, los Bonnie y Clyde de la era de las criptomonedas: personalidades hechas para TikTok que se arruinaron, glamorosamente, ante los ojos de sus seguidores.

Ella se presentaba como “El cocodrilo de Wall Street” y “Razzlekhan”: una artista surrealista y rapera con las manos tatuadas y, según presumía, con más dinamismo que Genghis Khan.

Él asumió un personaje más tranquilo: el de un “empresario de la tecnología” y “mago ocasional” que le había propuesto matrimonio, en un momento para las redes sociales, a través de vallas publicitarias de Times Square.

PUBLICIDAD

A las 7 de la mañana del martes, su mundo de charlas TED y vídeos musicales se derrumbó a su alrededor cuando fueron arrestados por las fuerzas del orden federales en Nueva York y acusados de un delito que habría parecido absurdo en la era anterior a las criptomonedas: enriquecerse con un alijo de bitcoin (XBT) robado que hoy vale unos 4.500 millones de dólares.

Heather Morgan, de 31 años, y su marido Ilya Lichtenstein, de 34, fueron detenidos acusados de conspirar para blanquear 119.754 bitcoin. La moneda digital, según las autoridades, procedía del hackeo en 2016 de Bitfinex, una bolsa de criptodivisas propiedad de iFinex Inc. y operada por ella.

En una primera comparecencia en un tribunal federal de Manhattan el martes por la noche, Morgan llevaba una sudadera blanca con capucha y el pelo largo suelto. Lichtenstein, que usa el apodo de “Dutch”, se presentó con unos vaqueros y una camisa gris. Ninguno de los dos llevaba grilletes ni habló en público. Sus abogados, que han contratado a otros letrados, fueron los que hablaron. El juicio se celebrará finalmente en Washington.

PUBLICIDAD

El juez concedió la libertad bajo fianza a ambos, fijando una cifra de US$3 millones de dólares para Morgan y pidiendo a sus padres que pusieran su casa como garantía. Para Lichtenstein, la cantidad era de US$5 millones. El gobierno pidió inicialmente al juez que no les permitiera salir en libertad bajo fianza. Cada uno de ellos se enfrenta a la posibilidad de una condena de 20 años de prisión, por lo que tienen la motivación de escapar, dijo un fiscal al juez.

Nada de esto podría haber ocurrido hace 20 años. O diez. O incluso cinco. El audaz plan de la pareja, tal y como lo expusieron las autoridades federales, así como el descarado estilo de vida que ese plan supuestamente permitía, parecían hechos a medida de estos tiempos, y sólo de estos tiempos.

El Departamento de Justicia dice que el bitcoin robado durante el hackeo de 2016 fue enviado a una billetera digital controlada por Lichtenstein y luego a una que la pareja controlaba a través de un complejo esquema de lavado. Las criptomonedas tenían un valor de US$71 millones cuando se sustrajeron en 2016. Ahora el alijo tiene un valor de US$4.500 millones, ya que los precios del bitcoin se han disparado, y de los cuales US$3.600 millones en tokens han sido recuperados por los agentes federales. La pareja no fue acusada de hacer el hackeo real.

Hasta el martes, Morgan y Lichtenstein vivían vidas hechas para las redes sociales. Incluso la propuesta de Lichtenstein para 2019 parecía destinada a impulsar la carrera de su futura esposa como Razzlekhan, una artista especializada en collage, escultura, pintura y diseño de moda. En un post de Facebook, Lichtenstein dijo que planeó la propuesta de matrimonio en torno a “una extraña y creativa campaña de marketing multicanal.”

Esa campaña incluía carteles y anuncios digitales que “captaban la esencia de Razzlekhan: surrealista, misteriosa, espeluznante y sexy”. Le propuso matrimonio a Morgan mientras las imágenes de su rostro aparecían en una valla publicitaria digital.

Morgan, por su parte, también lanzó singles y vídeos musicales en YouTube. En su canción de 2019, “Versace Bedouin” -que caracterizó como un “himno para los inadaptados y los raros”- se pasea por las calles empedradas del distrito financiero de Nueva York y se pone una brillante chaqueta dorada frente a una estatua de George Washington.

PUBLICIDAD

Como “Cocodrilo de Wall Street”, también rapeaba sobre estrategias de inversión, y se definía a sí misma como una persona amante del riesgo y “astuta como un caimán”. También era una activa TikToker. En uno de sus vídeos, Morgan rapeaba libremente sobre la inversión en las acciones de los memes que se discuten a menudo en el subreddit “Wall Street Bets”.

“¡Mis tendencias se vuelven globales / Bitcoin, Ethereum HODL!” Morgan rapeó.

Tarun Chitra y Ruthie Nachmany, cofundadores de la serie de oradores NYC Salon, recordaron el martes haber conocido a Morgan en julio de 2019. Morgan les dijo que acababa de volar en primera clase desde Japón y, durante el almuerzo en un bistró de estilo francés en el centro de la ciudad, se propuso como posible oradora.

PUBLICIDAD

“La verdad es que me sorprendió bastante que supiera tanto sobre criptodivisas”, recordó Chitra.

La charla de Morgan, que se celebró en el Hotel Williamsburg, en Brooklyn, se titulaba “How to Social Engineer Your Way Into Anything” (Como usar ingeniería social para lo que sea). Definió la ingeniería social como “el acto de manipular a alguien para que divulgue información o realice una acción determinada”.

PUBLICIDAD

“Increíblemente, Heather Morgan dio una charla en 2019. Esta es” tuiteó Chitra el martes.

Dijo a la multitud que había enviado 10.000 correos electrónicos sin introducción previa durante la década anterior y que había ayudado a 720 empresas a mejorar sus campañas de correo electrónico. La charla se centró sobre todo en cómo colarse en eventos, sugiriendo que los aspirantes a colarse lleven dinero en efectivo para propinas, una camiseta negra para parecer que son de seguridad y también lleven ropa en capas por si tienen que cambiar su aspecto rápidamente.

Su presentación terminó con otra diapositiva: “¿Cómo puedes salir de una mala situación? Sobre la línea había una imagen de dos manos esposadas entre rejas.

PUBLICIDAD

“Hora de llevar la práctica a la acción”, dice la respuesta al tuit.

Le puede interesar:

EE.UU. incauta US$3.600 millones en bitcoin robado en hackeo de Bitfinex

PUBLICIDAD

El gobierno salvadoreño confía en colocar su bono bitcoin con sobredemanda

Cómo conseguir los mejores trabajos en cripto: empieza en una DAO

PUBLICIDAD