Negocios

Moody´s ve menor riesgo de rebajar calificación de Pemex en 2022

Moody’s califica a Pemex como Ba3, tres escalones por debajo del grado de inversión

Detener las exportaciones también reduciría la capacidad de Pemex para generar ingresos en dólares para pagar su deuda externa.
Por Amy Stillman
08 de febrero, 2022 | 07:11 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Moody’s Investors Service ve menos riesgos de que los bonos de Petróleos Mexicanos se degraden aún más a territorio especulativo este año, gracias a la reciente ayuda del Gobierno, los precios más altos del petróleo y la estabilización de la producción.

La “deuda de Pemex debe haber disminuido el año pasado debido a los pagos del Gobierno, su producción más estable y los precios del crudo actualmente muy sólidos, eso debería representar una carga menor, al menos, este año”, dijo la analista de Moody’s Nymia Almeida, en una entrevista telefónica desde Ciudad de México. “Creo que la cantidad de dinero que podría necesitar este año será menor”.

Actualmente, Moody’s califica a Pemex como Ba3, tres escalones por debajo del grado de inversión, con perspectiva negativa.

PUBLICIDAD

Algunos inversionistas han cuestionado la calificación crediticia de Pemex desde que el productor de petróleo anunció en diciembre que dejaría de exportar crudo para 2023, como parte de un objetivo del Gobierno mexicano de lograr una independencia energética. Almeida está de acuerdo en que el plan genera algunas preocupaciones a largo plazo.

La suspensión de las exportaciones corre el riesgo de convertir a México en un importador neto de crudo, en tanto que Pemex no tiene los volúmenes de petróleo necesarios para satisfacer el consumo interno, dijo. Detener las exportaciones también reduciría la capacidad de Pemex para generar ingresos en dólares para pagar su deuda externa.

“Necesitan generar divisas para pagar sus deudas, por eso es importante que sigan exportando petróleo”, indicó.

PUBLICIDAD

Históricamente, Pemex ha aportado alrededor de un tercio de los ingresos gubernamentales. Sin embargo, la reducción de su producción, la caída de los precios petróleo y la mejora en la recaudación de ingresos de otras fuentes han provocado que esta cantidad disminuya en la última década a alrededor del 8%, según un reporte del Departamento de Estado de EE.UU. Al final del tercer trimestre, la petrolera estatal tenía una deuda de US$113.000 millones, más que cualquier otra compañía petrolera en el mundo.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, prometió el año pasado asignar miles de millones de dólares para apoyar a la asediada perforadora estatal y ofreció cubrir sus pagos de amortización. Si bien los analistas han recibido la ayuda fiscal como una señal del apoyo del Gobierno a Pemex, cuestionan si la nueva estrategia de México de centrarse en refinar todo su crudo restará valor a su trabajo principal de perforación y resultará una tarea imposible.

“Si no invierten lo suficiente en las tareas de refinamiento, no podrán aumentar la producción de combustible”, dijo Almeida. “No los veo invirtiendo lo suficiente”.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD