Actualidad

Crisis de alitas de pollo causa apuros a restaurantes de EE.UU. antes del Super Bowl

Se calcula que durante el evento deportivo los estadounidenses comerán grandes cantidades de este alimento, unas 1.420 millones de piezas, que fue el récord el año pasado

alitas
Por Leslie Patton y Michael Hirtzer
10 de febrero, 2022 | 03:00 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Hay una crisis de alitas de pollo en los Estados Unidos antes del domingo del Super Bowl que ha hecho que este popular alimento, que se sirve frito y recubierto de salsas especiales, se acerque a los precios más altos de la historia para esta época del año.

Se calcula que los estadounidenses comerán grandes cantidades de alitas durante el partido final del campeonato de fútbol americano profesional, unos 1.420 millones de piezas, que fue el récord del año pasado. Pero este año hay indicios de que es más difícil hacer llegar esos volúmenes a los consumidores y los suministros son más escasos. A esto hay que añadir los problemas en las cadenas de suministro de alimentos en los Estados Unidos, desde la escasez de mano de obra hasta la falta de ingredientes y el aumento de los costos en general.

Los restaurantes han estado batallando. Algunos se están preparando para cambiar a alitas congeladas en caso de que se les agoten las frescas. Otros están reduciendo el número de piezas que vienen en una orden. En una señal de los tiempos, empresas como la propietaria de la cadena Chili’s están reservando sus pedidos de pollo hasta el verano y más allá para reclamar lo que esté disponible.

PUBLICIDAD

Como le gusta señalar a Tom Super, portavoz del Consejo Nacional del Pollo: los pollos, por desgracia, sólo tienen dos alas.

“Definitivamente estamos viendo este movimiento al alza en el precio de las cosas. En el caso del pollo y de las alas de pollo”, dijo en una entrevista Andy Wiederhorn, CEO de FAT Brands Inc (FAT), propietaria de Twin Peaks y Native Grill & Wings.

En enero, las alas de pollo fueron las más caras para la época del año en datos del gobierno que se remontan a 2010, antes de bajar desde los precios récord del año pasado. Actualmente, están a US$2,61 la libra (0.45 kilos) al por mayor, lo que se compara con un precio promedio de cinco años de alrededor de US$1,76 antes de la pandemia.

PUBLICIDAD

Concurso de popularidad

Un aumento sin precedentes de la popularidad del pollo es la causa de la inflación de las alitas. Casi todos los tipos de restaurantes han experimentado una caída en las ubicaciones en los últimos cuatro años, excepto uno, llamado “sureño”, y eso es porque esa categoría incluye locales de pollo frito como Kentucky Fried Chicken (KFC), Popeyes, Bojangles y Raising Cane’s. Este tipo de restaurantes se ha expandido un 18%, frente a una caída del 8% en general, según el investigador del sector Datassential.

Aun así, este próximo fin de semana habrá alitas. No es casualidad. Los productores de aves de corral han estado enviando más aves para corte en partes en lugar de vender pollos enteros, dijo Super, por lo que hay más para repartir.

También hay indicios de que las alas en los supermercados se están volviendo demasiado caras para algunos compradores, lo que amortiguaría los suministros. Los supermercados están dedicando más espacio en los frigoríficos a otras piezas de pollo porque los consumidores buscan mejores ofertas que las alas, dijo Mark Jordan, economista senior de ganadería y avicultura de LEAP Market Analytics en Jonesboro, Arkansas. En una tienda cercana a él, la barra caliente “ha sido prácticamente desactivada” debido al elevado precio de las alitas, dijo.

El Departamento de Agricultura de EE.UU. prevé que la producción de pollo aumente un 1,3% en 2022. Pilgrim’s Pride, el segundo mayor productor que informó de sus ganancias el miércoles, dijo que eso no es suficiente dada la demanda.

En el fin de semana del Super Bowl, habrá limitaciones en la manía de comer alitas. Por ejemplo, los aficionados que hagan pedidos a Domino’s Pizza Inc. (DPZ) podrán notar que sólo habrá ocho piezas deshuesadas por orden, frente a las 10 anteriores.

El recorte es un esfuerzo para “reconocer algunos de estos costos en los que estamos incurriendo”, dijo el CEO, Richard Allison.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

Entradas para el Super Bowl son las más caras de la historia, ¿cuánto salen?

Super Bowl 2022: ni Rams ni Bengals, el aguacate latino ya es el gran ganador

PUBLICIDAD

Plataformas de criptomonedas debutan en el Super Bowl en un momento crítico

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD