Negocios

Super Bowl 2022: ni Rams ni Bengals, el aguacate latino ya es el gran ganador

México es el líder claro de su consumo durante el evento. Sin embargo, países como Colombia y Chile también quieren aprovechar el negocio. Así se mueven las cifras

Un trabajador descarga una caja de aguacates Hass
09 de febrero, 2022 | 06:59 am
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg Línea — No solo los jugadores de los Rams o los Bengals saldrán victoriosos del Super Bowl LVI, que se jugará este domingo en el SoFi Stadium en Inglewood, California. Hay también un producto con ADN latinoamericano que tendrá la oportunidad de sacar su tajada en el evento deportivo más importante de Estados Unidos. Esta vez la región no estará representada por Shakira ni Jennifer López, que participaron en el entretiempo del partido de 2020, sino de una fruta que acompañará a los espectadores.

El aguacate, cultivado en América Latina, ve en la final de la National Football League (NFL) uno de los momentos más esperados para impulsar su consumo. Y si bien México, por lejos, sigue siendo el rey y es el principal proveedor de este producto, Colombia, Chile y Perú han desarrollado esta industria y quieren decir presente en las mesas de los consumidores.

PUBLICIDAD

Según cifras de la Secretaría de Agricultura de México, compartidas a Bloomberg Línea, 97% del total de aguacate preparado o conservado que compra Estados Unidos proviene de estados mexicanos. Hasta noviembre del año pasado, las exportaciones de esta fruta le habían dejado US$398,9 millones a la economía mexicana.

El Super Bowl es un propulsor de los envíos hacia Estados Unidos. “Generalmente, durante las tres semanas previas a la realización del evento deportivo, se registra un aumento progresivo en las exportaciones mexicanas de aguacate entero fresco”, dice el documento de la Secretaría de Agricultura.

PUBLICIDAD

Las exportaciones comienzan a crecer progresivamente en las semanas previas al evento, que normalmente se realiza a mediados de febrero. Los datos indican que en la última semana de enero se exportan alrededor de 37.000 toneladas, un crecimiento evidente frente a las 3.936 toneladas que, por ejemplo, se enviaron en la primera semana de diciembre de 2021.

Ese año, durante enero y la primera semana de febrero, se enviaron 123.000 toneladas hacia Estados Unidos. A esto habría que sumarle el desempeño de otros productos como la pulpa de aguacate o los guacamoles que compran los procesadores para la venta al por mayor. “En tiendas de autoservicio, en la ciudad donde se realizará el juego, el precio de un recipiente de 284 gramos de guacamole mexicano alcanzó en enero US$2,98″, agrega el análisis del gobierno mexicano.

Para las semanas previas a la final de 2022, la Asociación de Productores y Empacadores de Aguacate de México (Apeam) espera enviar 140.000 toneladas a Estados Unidos, según cifras reseñadas por el medio local Milenio. “Los pedidos están hechos para que durante este mes enviemos entre 24.000 a 25.000 toneladas promedio por semana”, dice José Luis Gallardo, presidente de la Apeam, a Milenio.

La industria del aguacate tiene un valor de US$2.400 millones anuales, paga a los trabajadores hasta 12 veces el salario mínimo de México y ofrece altos márgenes de beneficio a los propietarios locales.  Más de tres cuartas partes de la producción mexicana proceden del estado de Michoacán. Fotógrafo:  Jeoffrey Guillemard/Bloombergdfd

El dominio mexicano es tal que le compite, y vence, a la industria estadounidense. Jan DeLyser, vicepresidente de marketing de la Comisión del Aguacate de California, le explica a Bloomberg Línea que la mayor parte del volumen de aguacate en los EE.UU. alrededor de la final de la NFL es importado.

PUBLICIDAD

California es el principal productor nacional de aguacates, agrega, seguido de Florida y una pequeña producción comercial en Texas. “Hubo algo de cosecha de aguacates de California en enero para apoyar el Super Bowl y debido a las condiciones del mercado, pero la disponibilidad máxima de aguacate de California suele ser de primavera a principios de otoño” en el Hemisferio Norte, dice la funcionaria.

Según DeLyser, los tres períodos de mayor venta de aguacates en EE.UU. generalmente son las semanas previas al Super Bowl, el Cinco de Mayo y el Cuatro de Julio. En ese país, el consumo per cápita de aguacates se ha triplicado desde 2001 hasta alcanzar las ocho libras (3,6 kilos) por persona en 2018.

PUBLICIDAD

“El consumo no ha bajado por la pandemia, la demanda sigue creciendo. El mayor impacto de Covid-19 en las ventas de aguacate ocurrió en 2020 cuando los consumidores se quedaban más en casa. En 2019, la industria del aguacate de California tuvo una oferta relativamente escasa, por lo que el aumento en 2020 fue particularmente notable”, dice DeLyser.

Los ‘rookies’ de la industria

A pesar del dominio mexicano, hay otros países latinoamericanos que también quieren tener un impulso con el Super Bowl. La industria colombiana, por ejemplo, pronostica enviar 1.102 toneladas de aguacate hass hacia Estados Unidos, cuenta Jorge Restrepo, presidente de Corporhass (la corporación de Productores y Exportadores de Aguacate Hass de Colombia) a Bloomberg Línea, quien destaca que el evento se hará en el estado que más consume este producto.

PUBLICIDAD

“California es la segunda región de mayor consumo en la semana del evento, solo superada por la denominada región occidental que agrupa a 10 estados. A nivel de supermercados, Los Ángeles es la ciudad de mayor consumo superando a otras importantes como Nueva York, Dallas, Phoenix, Miami, entre otras”, dice.

El crecimiento de la industria colombiana ha sido sostenido. El aguacate hass se envía a 33 destinos en el mundo, principalmente a Europa, Estados Unidos y en menor medida a Asia. Según las cifras del Ministerio de Agricultura, hay 40.119 hectáreas sembradas, de las cuales 23.220 cuentan con el registro de predio exportador.

PUBLICIDAD

En enero y principios de febrero de 2021 se exportaron 43 toneladas hacia Estados Unidos. Ello implica que este año habrá casi 1.000 toneladas más respecto al año pasado. No obstante, el dirigente gremial reconoce que el “verdadero protagonista” en el suministro es México, con una participación de 95%, seguido de California.

Trabajadores llenan una bolsa con aguacates durante una cosecha en la finca La Regada en Salgar, departamento de Antioquia, Colombia, el lunes 16 de abril de 2018. Fotógrafo: Eduardo Leal/Bloombergdfd

“Hay que reconocer el esfuerzo de los mexicanos en los últimos años para promocionar el consumo de la fruta durante el evento. El Super Bowl es una fiesta a los que muchos se suman, no solo por el partido como tal sino por la comida y los comerciales en televisión”, agrega.

PUBLICIDAD

A la par de Colombia hay otros países latinoamericanos que están desarrollando el sector, pero que aún no son relevantes para la industria norteamericana. Chile, que tiene más de 30.000 hectáreas cultivadas de este producto, está encontrando una oportunidad en la final de la NFL.

Francisco Contardo-Sfeir, director ejecutivo del Comité de Paltas (como también se conoce al producto en América Latina) de Chile, añade que si bien el país más favorecido es México, “Chile también se ve beneficiado, especialmente, en los años en que los precios de México están altos. Este 2022 es un buen ejemplo, ya que Chile retomó las exportaciones hacia EE.UU. durante las primeras semanas de enero, con miras a estar presente en las activas semanas que anteceden al Super Bowl”.

El director calcula que, en general, este producto alcanza su punto máximo en las semanas previas al evento deportivo y los aumentos varían entre el 20% y el 30%.

Con esta estimación coincide Luis Corvera, director general de Fresh Fruit Perú, una empresa especializada en inteligencia comercial para el sector agroexportador. Según la información del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego del Perú, este año se superaron las 53.000 hectáreas sembradas, aunque aún la final de la NFL no representa un negocio para los cultivadores.

Y las cifras lo ratifican. Corvera muestra que al revisar las importaciones de Estados Unidos “hay un pico de casi 30% en enero con respecto al valor de los otros meses, más o menos unas 30.000 toneladas extra. Eso es lo que aporta el Super Bowl. Prácticamente toda la importación proviene de México; esa es una constante. El Perú no tiene producto, pues su ventana de exportación se da entre febrero y septiembre principalmente. En enero de 2022, el Perú exportó 5.500 toneladas y solo 140 kilos fueron a EE.UU.; nada”.

El director explica que como México atiende EE.UU. por su cercanía, Chile y Perú se enfocan en Europa. Solo cuando va terminando la campaña de California y no alcanza lo de México entran a EE.UU. con algo extra o mejoran los precios.

Lo mismo plantea Xavier Equihua, CEO de la Comisión Peruana del Aguacate, una asociación de marketing de esta industria ubicada en Estados Unidos, quien reitera que el dominio de las ventas es prácticamente mexicano. No obstante, destaca que tanto el Super Bowl como la semana del Cuatro de Julio son eventos “muy importantes” para promocionar el consumo de esta fruta.

Por ello, lo cierto es que más allá del enfrentamiento en Los Ángeles entre los Rams y los Bengals, el aguacate latinoamericano, especialmente el hecho en tierras mexicanas, ya tiene asegurado el anillo como el ganador de uno de los productos más consumidos durante el Super Bowl.

Le puede interesar:

Catar 2022: ¿cuánto cuesta viajar al mundial desde América Latina?

Las nuevas marcas que esperan anotar un ‘touchdown’ en el Super Bowl 2022

NBC vende todos los anuncios del Super Bowl, algunos por US$7 millones

PUBLICIDAD