Economía

Inflación de EE.UU. supera expectativas y sigue al alza: fue 7,5% anual en enero

Los economistas preveían un aumento interanual del IPC del 7,3%, según las medianas de la encuesta de Bloomberg

Un cliente compra en un mercado de productos agrícolas.
Por Reade Pickert
10 de febrero, 2022 | 08:38 AM

Bloomberg — Los precios al consumo en Estados Unidos subieron en enero más de lo esperado, lo que supone un mayor golpe para los ingresos de los estadounidenses a medida que la inflación avanza al ritmo más rápido desde 1982 y la Reserva Federal se prepara para subir las tasas de interés.

El índice de precios al consumo subió un 7,5% con respecto al año anterior, tras un aumento anual del 7% en diciembre, según los datos del Departamento de Trabajo publicados el jueves. El indicador de inflación, ampliamente seguido, subió un 0,6% en enero con respecto al mes anterior.

Excluyendo los volátiles componentes de los alimentos y la energía, los llamados precios básicos aumentaron un 6% respecto a un año antes, también el mayor aumento desde 1982, y un 0,6% respecto al mes anterior.

PUBLICIDAD
La inflación más alta desde 1982. Los índices de EE.UU. subieron más que lo esperado en enerodfd

Los rendimientos del Tesoro estadounidense subían y los futuros de las acciones caían tras el informe. Los economistas preveían un aumento interanual del IPC del 7,3% y del 0,4% con respecto al mes anterior, según las medianas de las encuestas de Bloomberg.

Los datos refuerzan las intenciones de la Reserva Federal de comenzar a subir las tasas el mes que viene para combatir las presiones inflacionarias generalizadas y podrían llevar a los mercados a esperar una acción aún más agresiva por parte del banco central. La constante subida de los precios ha erosionado las recientes ganancias salariales y ha mermado el poder adquisitivo de las familias estadounidenses, restando mucho aire a lo que ha sido una excepcional recuperación de la economía estadounidense.

En vísperas de la reunión de la Reserva Federal de los días 15 y 16 de marzo, los responsables de la política monetaria también tendrán en sus manos el informe del IPC de febrero.

PUBLICIDAD

El rápido repunte de la inflación se debe en gran parte al desajuste entre la oferta y la demanda. Con la ayuda del enorme estímulo gubernamental, el aumento de las compras de los hogares puso a prueba las fábricas y las cadenas de suministro mundiales. Las limitaciones de capacidad de los productores estadounidenses que intentan aumentar la producción se vieron agravadas por una menor reserva de mano de obra disponible.

La estrechez del mercado laboral, cuya tasa de desempleo es ahora del 4%, ha llevado a los empresarios a subir los salarios en un intento de cubrir millones de puestos de trabajo y retener a los trabajadores. El año pasado, los costes de remuneración experimentaron el mayor aumento en dos décadas.

Le puede interesar:

Chile: las claves para entender la sorprendente inflación de enero

Inflación subyacente deja la mesa puesta para que Banxico suba tasa en 50 puntos

Inflación en Costa Rica se ubicó en 3,50%, la cifra más alta en seis años

PUBLICIDAD