Negocios

Adiós a coches subcompactos, escasez de chips acelera compra de SUVs en México

La mayor participación de SUVs y crossovers en el mercado mexicano de vehículos está dejando de ser una coyuntura, para convertirse en un cambio estructural

Los vehículos de usos múltiples incrementaron su participación de 29 a 35,3%, colocándose como el principal segmento.
14 de febrero, 2022 | 05:05 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Ciudad de México — Los vehículos de usos múltiples se están consolidando como la opción preferida para los consumidores mexicanos, en medio de la reconfiguración de la producción de las automotrices debido a la escasez de microcomponentes.

El segmento de vehículos de usos múltiples, que consideran minivans, SUVs y crossovers fue el único que creció en ventas en enero en México.

PUBLICIDAD

El número de unidades vendidas subió 17%, respecto a enero de 2021, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

“Ya no es una coyuntura, se está consolidando como una cuestión estructural impulsada por la oferta, una mayor competencia entre los fabricantes en este segmento”, dijo Guillermo Rosales, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotrices (AMDA), en una conferencia de prensa reciente.

PUBLICIDAD

En contraste, la comercialización total de autos nuevos cayó 3,7% en enero, el número más bajo desde enero de 2012.

El cambio hacia vehículos de usos múltiples está generando una caída en la participación de los automóviles compactos en las ventas.

Si en enero de 2021 los vehículos compactos representaban 21,2%; el mes pasado esta cifra se redujo a 16,2%. Los vehículos de usos múltiples incrementaron su participación de 29 a 35,3%, colocándose como el principal segmento.

Una decisión de oferta y competencia

De acuerdo con Rosales, la mayor competencia entre los fabricantes en este segmento, con productos en toda la gama de precios es uno de los factores de este cambio de tendencia.

PUBLICIDAD

El otro factor está relacionado con las afectaciones debido a la disminución de la proveeduría de componentes –principalmente vinculado a la escasez de chips– y la disyuntiva de los fabricantes sobre dónde colocar sus componentes.

Las armadoras están decidiendo por los vehículos de usos múltiples, que están teniendo un mejor comportamiento. Algo que no solo ha sido notorio en el mercado mexicano, sino también en Estados Unidos y Canadá, a donde se dirige buena parte de la producción automotriz de México.

PUBLICIDAD

Ver más: Inflación automotriz: escasez de chips y fletes presionan a productores en México

Un ejemplo de esta reconfiguración es Nissan Motor, una de las principales automotrices en México, que cuenta con producción local. El 8 de febrero, durante su conferencia de resultados financieros trimestrales, directivos de Nissan destacaron el desempeño de sus camionetas y SUVs en el mercado estadounidense.

PUBLICIDAD

“Vimos un crecimiento aún más fuerte en el mercado estadounidense de camionetas medianas”, dijo Ashwani Gupta, director de operaciones de Nissan, en una conferencia con analistas e inversionistas.

Nissan destacó la participación de mercado que ha ganado su pickup Frontier y las SUVs Rogue y Pathfinder en EE.UU.

PUBLICIDAD

Frontier con una participación de 13,1% en el segmento estadounidense subió en el pasado trimestres 7.2 puntos porcentuales su participación, dijo Gupta.

Recientemente, Nissan anunció una reconfiguración de la producción en su planta CIVAC, ubicada en Morelos. Cerró el funcionamiento de su línea 1, donde producía los compactos Versa y V-Drive, para trasladarlos a su planta en Aguascalientes.

PUBLICIDAD

CIVAC se enfocará a su línea 2 donde produce los modelos NP300 y Frontier, dijo Nissan, en un posicionamiento compartido por correo electrónico a finales de enero.

¿Para cuándo la normalización del suministro de chips?

Las limitaciones en el suministro de chips ha traído complicaciones a la industria automotriz, no sólo en México sino en buena parte de los mercados internacionales.

Las inversiones que comenzaron a realizarse el año pasado para aumentar la capacidad en Asia y en otras partes del planeta, como EE.UU., podrían comenzar a ver frutos a partir del segundo semestre de 2022, de acuerdo con una nota de Fitch Ratings.

Ver más: Industria automotriz de México vuelve a caer en producción por chips y ómicron

“La adición de capacidad de vanguardia que comenzó a construirse en el primer semestre de 2021 ayudará a aliviar las restricciones de suministro para los mercados finales, incluidos el automotriz e industrial”, dijo la agencia calificadora en la nota.

En ese sentido, automotrices como General Motors han externado sus expectativas de resultados “sólidos”, ante la mejora en la perspectiva de la situación de los semiconductores en EE.UU. y China.

Al respecto de México, General Motors planea en 2023 iniciar la puesta en marcha de una planta que está siendo reconfigurada para la producción de vehículos eléctricos.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD