Un empleado trabaja junto a un bonsái y un control de videoconsola en su mesa. Fotógrafo: Daniel Leal-Olivas/AFP/Getty Images
Tiempo de lectura: 5 minutos

La pandemia reveló muchas tendencias preocupantes que se habían estado gestando durante mucho tiempo sin previo aviso. Uno grande es la curiosa falta de rebeldía entre los jóvenes.

Los años de universidad y bachillerato solían ser un momento para poner a prueba los límites y romper las reglas. Por eso, cuando las escuelas volvieron a abrir con restricciones bastante draconianas por Covid-19, seguí esperando que los estudiantes hicieran presión y se rebelaran. Después de todo, en su mayoría están vacunados y enfrentan un riesgo menor que los adultos mayores.

PUBLICIDAD

Se supone que los jóvenes se irritan ante las reglas impuestas por figuras de autoridad demasiado reticentes al riesgo. Pero parece que aceptan en gran medida las restricciones por Covid-19 e incluso las han defendido ferozmente. Muchos de los estudiantes de mi vecindario no salen a la calle sin una máscara de grado médico. ¿Qué ha pasado con los jóvenes que se oponen a la autoridad y son un poco egoístas? En su lugar, tenemos seguidores de las normas que temen molestar a sus comunidades. Y parece que cuando se oponen a sus mayores es para avergonzarlos por no seguir las reglas.

Esta no es otra diatriba contra la cultura del despertar; los valores y las normas siempre están evolucionando. Tampoco estoy llamando a un comportamiento violento o destructivo. Lo que me preocupa es la complacencia, la falta de cuestionamiento o actos saludables de rebeldía, porque esas cualidades son fundamentales para nuestra prosperidad a largo plazo. Los mayores avances de la civilización provinieron de los rebeldes que superaron los límites y cuestionaron la sabiduría de sus mayores.

PUBLICIDAD

Reflexionando, la respuesta sumisa de nuestros jóvenes al Covid-19 no debería ser una sorpresa. En los últimos años ha habido indicios de que las generaciones más jóvenes se han vuelto menos rebeldes. No se separan totalmente de sus padres, viven más tiempo con ellos y les hablan varias veces al día cuando van a la universidad. Los adolescentes son menos propensos a beber o tener relaciones sexuales, a salir sin sus padres o a sacarse la licencia de conducir en comparación con los adolescentes de hace 40 años. Y aunque en cierto modo eso es bueno (están más seguros y hay menos embarazos adolescentes) también sugiere menos experimentación, curiosidad o deseo de poner a prueba los límites.

Hay muchas teorías sobre por qué esta generación es más cauta y obediente. Puede ser que la crianza por parte de híper padres o padres helicóptero (padres con un comportamiento sobreprotector) comprometa la independencia y la capacidad de recuperación de los niños, haciéndolos menos capaces de enfrentarse a los contratiempos. O quizá sea la influencia de la tecnología: Las primeras generaciones crecen sabiendo que sus errores pueden perseguirles para siempre, o que pueden ser transmitidos a todo el mundo y hacer que se les avergüence y se les rechace. Sea cual sea la razón, no es una tendencia saludable. No sólo para el individuo -porque un poco de rebeldía es importante para el desarrollo psicológico- sino para toda la economía estadounidense.

PUBLICIDAD

El libro del historiador económico Joel Mokyr “La cultura del crecimiento” aborda los dos mayores misterios en el campo de la historia económica. ¿Por qué el crecimiento despegó de repente en el siglo XIX? ¿Y por qué ocurrió primero en Reino Unido? Mokyr sostiene que en los siglos XVI y XVII comenzó a gestarse en Europa un espíritu rebelde que creó las condiciones no sólo para que prosperaran los rebeldes, sino también para que innovaran. Antes se aceptaba (y se imponía rigurosamente) que los ancianos tenían toda la sabiduría, que transmitían a cada generación sucesiva.

Pero personas como Newton y Galileo (grandes rebeldes) comenzaron a cuestionar lo que les habían enseñado y comenzaron a explorar la idea de que la naturaleza era algo con lo que podían trabajar para obtener mejores resultados. Adoptaron el método científico para derrocar las ortodoxias predominantes. Era radical en ese momento. Y aunque los pensadores rebeldes recibieron muchos rechazos y fueron llamados herejes y encarcelados o algo peor, sus ideas finalmente ganaron terreno porque la cultura estaba cambiando y las personas estaban menos amenazadas por desafiar los tabúes en comparación con sus antepasados. Esto allanó el camino para los pensadores de la Ilustración. Ocurrió en el norte de Europa porque estaba más fragmentado políticamente, por lo que había menos control de arriba hacia abajo como en China o el sur de Europa. Si una idea ofendía a la iglesia, el gobierno o la comunidad, el erudito podía acudir a un lugar más receptivo.

PUBLICIDAD

Mokyr sostiene que la fragmentación creó un entorno competitivo en el que las mejores ideas podían surgir y encontrar un hogar, aunque ofendieran a algunos. Las tradiciones religiosas de Reino Unido, incluida su ruptura con el catolicismo, junto con la educación generalizada en lugares como Escocia, también fomentaron una cultura más abierta a alterar el statu quo. Mokyr sostiene que este entorno creó las condiciones para la Revolución Industrial. La historia está llena de ejemplos de estallidos de innovación que finalmente se desvanecen. Se necesita una cultura rebelde para crear un entorno en el que las nuevas ideas e inventos sean rápidamente desplazados por ideas e inventos aún mejores.

Hay que ser un iconoclasta para ser un gran innovador o empresario. Tienes que ser el tipo de persona que piensa que las soluciones existentes son malas o inadecuadas. Tienes que reconocer que a veces la sabiduría que te dan las autoridades es deficiente, especialmente si desafía la razón y la lógica científicas. La gente dirá que estás equivocado y loco y a veces se enfadará contigo. Por eso los rebeldes también necesitan una cultura que les dé espacio y (y capital) para poner a prueba sus ideas aunque sean nuevas o incómodas; una cultura capaz de premiar las ideas valiosas y desechar las malas. Steve Jobs era un rebelde. Bill Gates abandonó la universidad para fundar una empresa tecnológica antes de que fuera un hecho.

PUBLICIDAD

A veces la rebeldía te estalla en la cara. Los adolescentes pueden tomar malas decisiones; es parte de la experiencia de crecer. Otros no basan su rebeldía en la razón o la curiosidad y se dejan llevar por la ignorancia o la codicia, como los antivacunas o Elizabeth Holmes. Y a estas personas hay que hacerlas responsables de sus actos y ofrecerles mejor información.

Pero, en general, la rebelión es necesaria para una sociedad dinámica, que en conjunto mejora nuestras vidas y aporta las innovaciones que nos hacen más sanos y sabios. La gente necesita probar ideas extrañas y a veces tomar decisiones equivocadas. En una cultura sana es como aprenden a ser mejores pensadores.

PUBLICIDAD

Las restricciones por Covid-19 están empezando a levantarse ahora, abriendo la puerta a una economía que necesita desesperadamente una nueva cosecha de innovadores y rompedores de barreras. Los jóvenes estadounidenses deberían aprovechar su nueva libertad para arriesgarse, decir cosas sorprendentes, tener ideas impactantes y demostrar que no deberían ser recordados como la generación más patética.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.