Economía

Petróleo en US$100 por barril amenaza con agravar el golpe inflacionario mundial

Gran parte del mundo se verá afectado a medida que las empresas y los consumidores vean que sus facturas aumentan

Repsol
Por Enda Curran y Rich Miller
14 de febrero, 2022 | 02:22 PM
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — El incremento del precio del petróleo hacia los US$100 dólares por barril por primera vez desde 2014 amenaza con asestar un doble golpe a la economía mundial al impactar aún más las perspectivas de crecimiento y aumentar la inflación.

Esa es una combinación preocupante para la Reserva Federal de los Estados Unidos y otros bancos centrales, ya que buscan contener las presiones de precios más fuertes en décadas sin descarrilar las recuperaciones de la pandemia de Covid-19. Los jefes de finanzas del Grupo de los 20 (G-20) se reúnen virtualmente esta semana por primera vez en este año con la inflación entre sus principales preocupaciones.

Si bien los exportadores de energía se beneficiarán del auge y la influencia del petróleo, en las economías no es lo que alguna vez fue, gran parte del mundo se verá afectado a medida que las empresas y los consumidores vean que sus facturas aumentan y el poder adquisitivo se ve reducido por alimentos, transporte y calefacción más costosos.

PUBLICIDAD

Según el modelo Shok de Bloomberg Economics, una subida del crudo a US$100 a finales de este mes desde alrededor de US$70 a finales de 2021 elevaría la inflación en aproximadamente medio punto porcentual en EE.UU. y Europa en la segunda mitad del año.

Inflación mundialdfd

En términos más generales, JPMorgan Chase & Co. (JPM) advierte que un aumento a US$150 por barril casi detendría la expansión global y haría que la inflación se disparara a más del 7%, más del triple de la tasa prevista por la mayoría de los responsables de la política monetaria.

“La crisis del petróleo alimenta lo que ahora es un problema de inflación más amplio”, dijo Peter Hooper, antiguo funcionario de la Fed , quien ahora es director global de investigación económica de Deutsche Bank AG (DBK). “Hay una posibilidad decente de una desaceleración significativa del crecimiento global” como resultado.

PUBLICIDAD

El petróleo está un 50% más alto que hace un año, parte de un repunte más amplio en los precios de las materias primas que también se ha llevado al gas natural. Entre los impulsores: un resurgimiento posterior al cierre de la demanda mundial, las tensiones geopolíticas provocadas por el gigante petrolero Rusia y las cadenas de suministro tensas. Las perspectivas de un acuerdo nuclear iraní renovado en ocasiones han enfriado el mercado .

Aún así, el aumento ha sido penetrante. Hace apenas dos años, los precios del petróleo cayeron brevemente por debajo de cero.

Los combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural) proporcionan más del 80% de la energía de la economía mundial. Y el costo de una canasta típica de ellos ahora aumentó más del 50% con respecto al año anterior, según la consultora Gavekal Research Ltd.

Barril de petróleodfd

La crisis energética también agrava la actual contracción de las cadenas de suministro mundiales, lo que elevó los costos y retrasó las materias primas y los productos terminados.

Vivian Lau, que dirige una empresa de logística global con sede en Hong Kong, dijo que sus clientes ya están observando de cerca el aumento de los costos del combustible.

“El precio del petróleo es definitivamente una preocupación”, dijo Lau, vicepresidenta y directora ejecutiva del grupo de Pacific Air Holdings. “El aumento está ocurriendo en un momento en que los precios del flete aéreo ya son muy altos”.

PUBLICIDAD

Los economistas están jugando a escenarios de guerra de aquí en adelante.

Goldman Sachs Group Inc. (GS), que prevé que el petróleo se sitúe en US$100 en el tercer trimestre, estima que un aumento del 50% eleva la inflación general en un promedio de 60 puntos básicos, siendo las economías emergentes las más afectadas.

Crecimientodfd

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó recientemente su pronóstico para los precios globales al consumidor en este año a un promedio de 3,9% en las economías avanzadas, frente al 2,3% y al 5,9% en las naciones emergentes y en desarrollo.

PUBLICIDAD

“Con la inflación actualmente en máximos de varias décadas y la incertidumbre en torno a la perspectiva de la inflación que ya no tiene precedentes, lo último que necesita la economía mundial en recuperación es otro tramo más alto en los precios de la energía”, escribieron los economistas de HSBC(HSBC) Janet Henry y James Pomeroy en un informe del 4 de febrero. “Sin embargo, eso es lo que se está consiguiendo”.

China, el mayor importador de petróleo y exportador de bienes del mundo, ha disfrutado hasta ahora de una inflación benigna. Pero su economía sigue siendo vulnerable ya que los productores ya están haciendo malabarismos con los altos costos de los insumos y las preocupaciones sobre la escasez de energía.

PUBLICIDAD

Dado que las presiones sobre los precios han demostrado ser más tenaces de lo esperado, los banqueros centrales ahora están priorizando la lucha contra la inflación por encima del apoyo a la demanda. Los precios al consumidor de EE.UU. sorprendieron al subir a un máximo de cuatro décadas y enviaron conmociones a través del sistema, aumentando las apuestas de que la Fed subirá las tasas siete veces este año, un ritmo más rápido del esperado.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, justificó en parte este mes la decisión de aumentar las tasas de interés del Reino Unido al señalar una “presión de los precios de la energía”. La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, dijo recientemente que los funcionarios “examinarán cuidadosamente” cómo los precios de la energía afectarán la economía, ya que indican un cambio hacia el endurecimiento. El Banco de la Reserva de la India también señaló el jueves los precios del petróleo como un riesgo.

Sin duda, la economía mundial ya no es la gran consumidora de petróleo que fue durante las décadas anteriores, especialmente en la de1970 y la energía alternativa ofrece algo de protección. Otros aislantes de la era de la pandemia incluyen el aumento de los ahorros de los hogares y salarios más altos en medio de un mercado laboral ajustado.

PUBLICIDAD

En EE.UU., el surgimiento de la industria del petróleo de esquisto significa que su economía es menos vulnerable a las crisis del combustible: mientras los consumidores pagan más por la gasolina, los productores nacionales ganan más.

Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics (MCO), estima que cada aumento de US$10 por barril reduce 0,1 puntos porcentuales del crecimiento económico del año siguiente. Eso se compara con un golpe de 0,3 a 0,4 puntos antes de la revolución del fracking.

Otros productores de petróleo también tendrán motivos para celebrar.

PUBLICIDAD

El presupuesto de Rusia, por ejemplo, podría generar más de US$65.000 millones en ingresos adicionales este año, lo que ayudaría a proteger al Kremlin contra posibles sanciones sobre Ucrania. Otros productores de mercados emergentes se beneficiarían, al igual que Canadá y las economías de Oriente Medio.

Pero para la mayoría de los consumidores y los banqueros centrales, mucho depende de cuán rápido y cuán lejos llegue la energía, particularmente si las economías pierden impulso a nivel mundial.

Un aumento rápido continuo puede aumentar los riesgos de condiciones similares a la recesión en algunos países, especialmente si la política fiscal también se endurece notablemente”, dijo Priyanka Kishore de Oxford Economics Ltd., que estima que cada aumento de US$10 por barril en el petróleo consume alrededor de 0.2 puntos del crecimiento mundial.

“Con suerte”, dijo, “esta no es la gota que colma el vaso”.

-Con la ayuda de Serene Cheong, David Stringer, Stephen Stapczynski y Alejandro Weber .

Le puede interesar:

Principales economías globales se enfrentan a inflación, enfermedades y guerra

Aumento del salario mínimo en Colombia sucumbiría a la inflación, pero… ¿cuándo?

Acciones asiáticas empiezan semana a la baja; petróleo sube por tensión en Ucrania

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD