PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Ecuador

Nuevos competidores hacen más atractivo al mercado aéreo ecuatoriano

Equair vino a llenar el espacio que dejó la aerolínea pública Tame. Así lo cuenta Gabriela Sommerfeld, CEO de la marca, en una entrevista con Bloomberg Línea

Gabriela Sommerfeld fue la primera mujer en dirigir una aerolínea en América cuando estuvo al frente de la desaparecida Aerogal, hoy es CEO de Equair.
17 de febrero, 2022 | 01:00 am
Tiempo de lectura: 9 minutos

QUITO — La competencia del transporte aéreo doméstico se vio reducida país luego de que en 2020 el expresidente Lenín Moreno ordenara la liquidación de Tame, la empresa pública ecuatoriana que por malos manejos económicos no pudo salir a flote, pero cuya presencia equilibraba el sector. A partir de su liquidación, los precios de los pasajes aéreos domésticos subieron de forma exorbitante; un vuelo Quito-Guayaquil, que dura alrededor de 45 minutos, llegó a costar hasta más de US$ 300.

Existía una demanda que no estaba siendo satisfecha y de eso se dio cuenta un grupo de empresarios que vio la necesidad de recuperar el espacio aéreo que dejó Tame y apostar por una nueva aerolínea que compita, principalmente, con Latam y Avianca.

PUBLICIDAD

Equair inició operaciones el 10 de enero y hasta la fecha ha transportado a 10.800 pasajeros. El enfoque de la empresa, que nació bajo el nombre de Equinoxair Airlines, es fortalecer el mercado doméstico, por ahora con rutas entre Quito, Guayaquil y Galápagos.

Equair da trabajo a más de 150 familias y se ha propuesto ser una aerolínea verde, utilizando aviones eficientes y midiendo su huella de carbono. Pero también tiene en su ADN fortalecer el espíritu nacional a través del servicio.

Gabriela Sommerfeld, quien fue la primera mujer en dirigir una aerolínea en América cuando estuvo al frente de la desaparecida Aerogal, vuelve a la industria como CEO de Equair y en esta entrevista con Bloomberg Línea cuenta cómo la empresa quiere ampliar el mercado y volverlo más competitivo.

PUBLICIDAD

DEVOLVER LA COMPETITIVIDAD AL SECTOR

¿Cómo nace la idea de Equair?

Equair nace de una necesidad del Estado ecuatoriano, de los ecuatorianos, por incrementar el servicio en la conectividad aérea en rutas domésticas. Y por una realidad que se da cuando se pide la extinción de Tame en 2021. Esto significaba una restricción de sillas y que pasaríamos de pagar US$ 200 por un boleto en una ruta doméstica a pagar US$ 300 o US$ 400, como efectivamente sucedió. Es ahí que un grupo de empresarios ecuatorianos decide apostar por el país, realizar una inversión en una industria que es bastante volátil y delicada y crear plazas de trabajo para incrementar la oferta de sillas en Ecuador y de esta forma devolver la competitividad y que exista un balance entre servicio y precio.

¿Cómo se consolidó este grupo de empresarios?, ¿fue su idea?

Yo no me puedo llevar las glorias, es un grupo de visionarios ecuatorianos, empresarios muy serios que aman al país y quieren seguir apostando para que tenga el desarrollo que merece.

MÁS DE 10.000 PASAJEROS EN UN MES

¿Cómo ha sido la acogida de Equair desde el 10 de enero que están volando?

Ya cumplimos un mes volando y es impresionante el cariño que hemos recibido de los ecuatorianos, la gratitud, reconocen el esfuerzo y están felices, disfrutando de todos los servicios de nuestra aerolínea. Valoran mucho la sonrisa y el carisma con el que se les atiende, valoran degustar sabores nuestros, como chocolates Pacari, vino Dos Hemisferios, café EScoffee… El Ecuador está feliz con su aerolínea, está feliz de retomar los cielos ecuatorianos con una aerolínea 100% ecuatoriana.

PUBLICIDAD

¿Cuánta gente se ha transportado en este mes?

Los números han sido mucho mayores de lo que se esperaba, la acogida ha sido espectacular. Hemos transportado a 10.800 pasajeros, pero además hemos creado 150 plazas de trabajo directas, multiplique eso por ocho, serían las plazas indirectas.

UNA EMPRESA “GREEN”

Han producido una imagen bastante fresca, ¿cómo fue pensado el concepto?

PUBLICIDAD

Tenemos una conciencia diferente, una conciencia post-covid de este nuevo mundo donde todo tiene que ser más amigable, más relajado. Los colores evocan alegría, esperanza. Queremos que los uniformes muestren la seriedad hacia el pasajero pero también la alegría de estar creando esta nueva empresa en el Ecuador y que nuestro personal esté cómodo mientras trabaja.

Vale la pena atar este dato a la nueva conciencia de la aerolínea, pues entendemos que es un esfuerzo y una obligación de todos hacer las cosas de forma diferente y hacer las cosas bien. Medimos el impacto del carbono en cada uno de nuestros vuelos y hemos hecho un acuerdo con una empresa para compensar las emisiones de carbono y tener vuelos carbono neutro. El 100% de nuestros vuelos, desde el primero cuando empezamos, es carbono neutro.

PUBLICIDAD

Tengo entendido que las aeronaves tienen una menor combustión, es decir, son más “green”…

Son aeronaves con un uso eficiente de combustible, que apenas tienen 10 u 11 años de fabricación, son “bebés” en la aviación y con motores eficientes en el uso de combustible, son aeronaves new generation.

EL USUARIO EN EL CENTRO

¿Cuáles son los pilares de la marca Equair?

PUBLICIDAD

Sostenemos nuestra marca en tres pilares: el primero, una experiencia “wow” con nuestros pasajeros a través de la calidez y la calidad del servicio, de la activación de los cinco sentidos, de los olores, de los sabores, de los sonidos, de lo que se puede ver y degustar, muy hacia lo ecuatoriano. Queremos resaltar las cosas que hacemos los ecuatorianos, los productos y servicios que tenemos.

El segundo pilar es que somos realmente verdes, justamente porque compensamos el 100% de carbono (emitido) en cada uno de nuestros vuelos. También porque somos conscientes de la optimización del uso de los recursos naturales, como es el agua, la energía, la iluminación. Todo el papel que se utiliza es reciclado: servilletas, revistas... Y no tenemos plásticos de un solo uso, todo es material termoformado que se reutiliza luego de un proceso de desinfección y limpieza.

El tercer pilar es la confianza que generamos en nuestros clientes. Aquí hacemos referencia a la seguridad que pueden tener nuestros clientes de que estamos haciendo las cosas bien a través de las grandes alianzas, por ejemplo, con uno de los principales fabricantes de aviones en el mundo como Boeing, quienes nos ayudaron a escoger la flota perfecta para nuestra operación y quienes nos han capacitado y entrenado.

Por otro lado, tenemos una alianza con Air France Industries KLM Engineering & Maintenance, quienes nos proveen de partes y piezas, nos ayudan con el monitoreo de nuestros motores. Estamos con Gallagher AeroSpace como proveedor de seguros, es la número uno en seguros de casco aéreo para aerolíneas en el mundo.

PUBLICIDAD

Pero, además, el usuario no estaba siendo bien maltratado en las aerolíneas, ¿cuáles son sus diferenciadores respecto al trato al cliente?

Yo llegué a volar 90 minutos sin que me dé un vaso de agua, en otro vuelo me dijeron que si realmente necesitaba podía pedir agua. Volar debe ser una experiencia linda, a los ecuatorianos nos gusta ser cálidos y nos gusta recibir calidez. Además del buen trato, la gente va a recibir bebidas, agua, café, chocolate ecuatoriano; si va a Galápagos va a recibir comida, es decir, hay servicio.

Además, tengo entendido que en la empresa la edad no es un limitante para trabajar con ustedes…

Es de pobre pensamiento pensar que la experiencia no tiene un valor importante, uno puede reducir costos o procesos de implementación cuando la experiencia es parte de la sumatoria. Aquí hay gente muy joven que viene a su primer trabajo y hay gente de mucha experiencia que lleva 30 años en la industria. Aquí lo que queremos es gente que tenga dos cosas: la actitud de querer hacer equipo y la aptitud, que tenga conocimiento sobre el área que estamos buscando. Aquí no nos fijamos en cuántos años tiene. Queremos gente con buena actitud y con excelentes aptitudes.

Ahora están volando a Guayaquil, Quito y Galápagos. ¿Se piensa aumentar las rutas o frecuencias?

Equair vino para quedarse, vino para crecer y reconectar a todo el Ecuador. Vamos a incrementar frecuencias en las rutas que actualmente volamos y periódicamente en el tiempo vamos a incrementar las rutas. Por lo pronto, nos vamos a concentrar en el crecimiento y estabilización de las rutas actuales.

SE MOVIÓ EL TABLERO

¿Cuál ha sido el impacto que han tenido? ¿Llegado a mover el tablero en el mercado?

El impacto ha sido positivo en muchos sentidos: se generó inversión, se generó plazas de empleo, se entregaron miles de sillas que diariamente están al servicio entre Quito, Guayaquil y Galápagos y esto trajo una baja de precios, incluso 15 días antes de que nosotros empecemos a operar.

Estamos estimulando la demanda y el uso de este servicio, estimulando el comercio, la integración entre nuestras regiones, el turismo, la gastronomía, los lazos familiares. Y hay que decirlo: sí se puede tener mejores servicios y tarifas para el ecuatoriano. Eso necesitamos para el Ecuador.

¿El Ecuador tiene espacio para que otras aerolíneas entren al negocio?

Siempre va a haber, hay mucho espacio para que entren otro tipo de aeronaves a los aeropuertos más pequeños y para que se genere una real red de rutas donde todo el Ecuador esté dinámicamente moviéndose, generando más negocio y comercio, más turismo y que empiece una espiral positiva ascendente en el Ecuador, que es lo que todos queremos.

¿Cuál es el principal aporte a la economía nacional?

Venimos a apoyar a todo el sector productivo, particularmente al turismo que ha estado decaído y necesita una mano. Vamos a ayudarles a promocionar sus servicios, vamos a devolver las comisiones a las agencias que venden nuestros productos. Lo que queremos es que la industria turística vuelva a reactivarse y que los servicios se vuelvan a demandar, y que miles de familias que dependen de esta industria vuelvan a tener negocios rentables.

¿Cómo se mira a Equair desde fuera?

Nos han felicitado desde varios países, las asociaciones de la industria nos han llamado, quieren que compartamos nuestra experiencia de compensar el 100% del carbono de los vuelos porque somos la primera aerolínea en América en hacer esto. El ecuatoriano sabe que tenemos que cambiar las formas de hacer las cosas, dentro de la tarifa que se paga hay un valor para compensar el carbono.

SI HAY MERCADO, HAY OPORTUNIDAD

¿Cree que el momento actual del Ecuador es más apto para la creación de nuevos negocios? ¿Cómo sienten la seguridad que demandan los inversionistas?

Siempre hay la oportunidad si hay la necesidad en el mercado, si hay la necesidad, la empresa puede estar ahí. Si el país no tiene una seguridad jurídica, si no hay una seguridad tributaria, si es conflictivo y los trámites son largos, lógicamente todo eso tiene un mayor costo y los precios de los productos y servicios serán más caros, por el riesgo que se toma y por el tiempo que puedan tomar en ejecutarse.

El Gobierno está tratando de asegurar un ambiente de inversión, ¿es así?

El país requiere trabajar muchísimo en varios temas para atraer la inversión. Aplaudo todas las gestiones que se hacen por abrir los mercados, por tener más Ecuador en el mundo y más mundo en el Ecuador, pero todavía tenemos un largo camino que recorrer para posicionar al país como un lugar seguro para invertir, donde las condiciones de juego son claras, donde los cambios llegan a ser consensuados, donde se puede invertir con seguridad jurídica, tributaria y sin sorpresas en el cortísimo plazo.

¿Qué tan complicado es ser mujer en esta industria y liderar una empresa como esta?

Nunca me fue complicado liderar una aerolínea en el pasado, creo que es cuestión de enfocarse en los objetivos que uno tiene y en el equipo de trabajo; si uno cree que somos seres humanos capaces y con voluntad, las cosas se dan, sin importar si eres hombre o mujer. Pero en la actualidad hay mayor conciencia sobre una igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. En el pasado no fue un obstáculo ser mujer, pero el día de hoy es una ventaja.

Ángela Meléndez

Ángela Meléndez

Periodista ecuatoriana con más de 15 años de experiencia. Ha sido reportera, corresponsal y editora de varios medios nacionales y extranjeros. Máster de la Universidad Internacional de la Rioja y máster de la Universidad Rey Juan Carlos. Miembro de la Fundación Periodistas sin Cadenas.

PUBLICIDAD