Europa

Por qué las regiones ucranianas de Donetsk y Luhansk son claves en el plan de Putin

El reconocimiento de los separatistas es el último paso en la campaña de 20 años de Putin para restaurar el dominio de Rusia sobre sus antiguos vecinos soviéticos

El presidente ruso firma los documentos para reconocer a las regiones separatistas de Donetsk y Luhansk
22 de febrero, 2022 | 06:14 AM

Bloomberg — El presidente ruso Vladimir Putin aumentó las tensiones en torno a Ucrania al anunciar el reconocimiento de dos repúblicas separatistas autoproclamadas en el este del país.

También dijo que enviará “fuerzas de mantenimiento de la paz” a las Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk, alimentando la preocupación de Estados Unidos y Europa de que Moscú se está moviendo para tomar el control de la tierra reconocida internacionalmente como parte de Ucrania.

Rusia ha negado repetidamente que esté planeando ningún ataque, y Putin ha dicho que su país no estaba considerando anexionarse la zona. Sin embargo, el decreto es el más reciente movimiento en la campaña de 20 años de Putin para restaurar el dominio de Rusia sobre sus antiguos vecinos soviéticos y evitar que estrechen lazos con Occidente.

PUBLICIDAD

A continuación, un análisis más detallado de los territorios y de por qué están ahora en el centro de la atención:

¿Qué son las Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk?

En su día fueron el corazón industrial de Ucrania, parte de las provincias de habla rusa del sureste del país. Los separatistas apoyados por Rusia se hicieron con el control de las regiones a lo largo de la frontera de las dos regiones tras el derrocamiento del presidente ucraniano pro-Kremlin, una medida que coincidió con la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014. Los combates han causado la muerte de unas 14.000 personas y han dejado más de 1,4 millones de desplazados internos en Ucrania, según datos del gobierno.

En rojo, las regiones de Donetsk y Luhansk, donde Rusia apoya a los separatistasdfd

Los separatistas controlan alrededor de un tercio de las provincias y las denominan República Popular de Donetsk (DNR) y República Popular de Luhansk (LNR). Ninguna nación los reconoció hasta que lo hizo Rusia. Rusia les ha dado apoyo financiero y militar desde su formación, y ha concedido pasaportes rusos a cientos de miles de personas.

PUBLICIDAD

¿Por qué están ahora en el punto de mira?

Rusia quiere que Donetsk y Luhansk obtengan una autonomía que les permita vetar los principales cambios de foco de Ucrania, principalmente la integración con Occidente respaldada por una considerable mayoría de los 41 millones de habitantes del país. Eso sería un suicidio político para el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy, que está luchando por impulsar el crecimiento económico y frenar la corrupción. El Secretario General de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, afirmó que la alianza sigue apoyando los esfuerzos de Ucrania para convertirse en miembro.

El alto el fuego en la región siempre ha sido inestable, con miles de violaciones cada año, según los observadores internacionales. En una situación de tensión, con miles de tropas rusas concentrándose a lo largo de las fronteras de Ucrania, ésta es la fuente más probable de una chispa para un conflicto más amplio. Rusia ha ofrecido la ciudadanía a los residentes de las regiones separatistas, y una amenaza a sus vidas podría utilizarse como justificación para nuevas acciones.

¿Por qué le interesa a Occidente?

Si las advertencias de Estados Unidos sobre una invasión se confirman, podría marcar la peor crisis de seguridad europea desde la Segunda Guerra Mundial, empequeñeciendo las tensiones desencadenadas por la toma de Crimea por parte de Putin y los anteriores combates en el este de Ucrania. Estados Unidos, la UE y el Reino Unido han estado ultimando un paquete de sanciones si Rusia invade. Entre las posibles medidas están las dirigidas a sus multimillonarios, las restricciones adicionales a la deuda soberana, la interrupción de la capacidad de los prestamistas para utilizar dólares o el bloqueo del nuevo gasoducto Nord Stream 2 entre Rusia y Alemania.

Occidente también ha invertido mucho financieramente en el éxito de Ucrania. El Fondo Monetario Internacional ha ofrecido apoyo a la nación, el Banco Mundial y la Unión Europea han aportado miles de millones de dólares, y Estados Unidos ha proporcionado garantías de préstamo y ayuda militar.

Le puede interesar:

Consejo de Seguridad de la ONU se reúne tras anuncio de Rusia sobre separatistas

PUBLICIDAD

Escalan las tensiones en Ucrania

Putin envía tropas rusas a separatistas de Ucrania tras reconocer su independencia

PUBLICIDAD