Argentina

Crisis Rusia-Ucrania: ¿Cómo impacta la guerra en el gas y el petróleo argentino?

El alza en el precio de los commodities preocupa al mundo. ¿Qué pasa en el país, que es uno de los principales productores en la región de ambos recursos?

la subida de los precios incrementa la preocupación por una inflación elevada.
25 de febrero, 2022 | 03:06 PM

Buenos Aires — Como era de predecir, la invasión de Rusia a Ucrania ya comienza a impactar en el sector energético y los mercados han reaccionado en consecuencia. El petróleo Brent superó los US$100 por barril por primera vez desde 2014, debido al temor de una interrupción de las exportaciones energéticas rusas. En lo que respecta al gas, el índice de referencia de Japan-Korea-Marker (JKM) para el gas natural licuado trepó casi un 28% este viernes, según Reuters.

            • El dato: Europa depende de Rusia para una cuarta parte de sus suministros de petróleo y un tercio de su gas.
            • Además: Rusia está entre los tres mayores productores de petróleo del mundo.

En este contexto, ¿cómo impactan estos precios en Argentina? El país es uno de los principales productores de gas y petróleo de la región, pero con una limitada capacidad de exportación, a pesar del potencial en Vaca Muerta, la tercera reserva de gas shale más grande del planeta. Bloomberg Línea consultó a tres especialistas.

VER MÁS: Crisis Rusia-Ucrania: ¿cuál será el impacto económico para la Argentina?

PUBLICIDAD

Ganancia limitada en el petróleo

Argentina exporta cerca del 10% del petróleo que produce. Para los que concentran ese porcentaje, y para los que invierten en la producción con destino exportador, como es el caso de la empresa Vista Oil, los efectos en el aumento del precio del barril puede ser una buena noticia.

Esto va a incentivar la producción de crudo, dado que hemos visto la eficiencia de la producción no convencional en Vaca Muerta”, reconoce Roberto Carnicer, director del Instituto de Energía de la Universidad Austral, pero advierte que “estamos atrasados, entonces llegamos tarde”.

En una línea parecida opina Daniel Dreizzen, director de Energía de Ecolatina y exsecretario de Planeamiento Energético, al afirmar que “el aumento del precio del barril atrae más inversiones, porque es más rentable extraer petróleo”. A la vez, apunta a que ese fenómeno puede ocurrir en Vaca Muerta “porque hay recursos para hacer más pozos”. También agrega un aspecto crítico, o negativo: “Ese crecimiento va a estar limitado por la macroeconomía argentina”.

PUBLICIDAD

Luciano Codeseira, director para Argentina de la consultora Gas Energy Latin America, sostiene que el alto precio del barril incidirá en términos de hidrocarburos, pero no ve “un cambio radical en la producción de la actividad petrolera en Argentina”. A la vez, señala que el aumento en la producción de petróleo para la exportación “va a generar cuellos de botella en cuanto a las negociaciones por el precio interno de los combustibles”.

ADEMÁS: Hay 103 argentinos en Ucrania y la Embajada argentina pide que dejen el país

El gas, la mala noticia

Con el precio del gas natural, Argentina enfrenta dos caras de una moneda. La limitada capacidad del sistema de transporte dificulta la posibilidad de exportación de este recurso, que hoy se concentra mayoritariamente en Chile. Además, por los mismos límites mencionados, Argentina debe importar gas ─principalmente de Bolivia─ para garantizar el abastecimiento en el invierno, lo cual, con estos precios, impactará aún más en el déficit al tener que destinar más subsidios al sector.

El aspecto más negativo para la Argentina, según Codeseira, pasa más por lado del precio internacional del gas natural licuado (GNL), que también se disparó a partir de la crisis en Ucrania. Por las importaciones de GNL que hace Argentina, “esto condiciona mucho la capacidad financiera de Argentina de cumplir con los compromisos que asume con el Fondo Monetario Internacional”, en el marco de un eventual acuerdo para refinanciar su deuda con el organismo por más de US$40.000 millones.

            • Números: Entre 2010 y 2021, y principalmente a raíz de las importaciones de GNL, el comercio exterior de gas resultó en un saldo negativo de más de US$34.000 millones para el país, según datos del Instituto Argentino de Energía General Mosconi y de Integración Energética Argentina.

Dreizzer opina en el mismo sentido: “En gas la situación es más complicada por los problemas de evacuación desde Vaca Muerta”. Carnicer sostiene que Argentina debe “llenar gasoductos de exportación y exportar lo más que se pueda a Chile”, y afirma que “con el déficit (de abastecimiento) que tenemos en los inviernos, por la falta de infraestructura en el sistema de transporte para poder movilizar ese gas y abastecer al mercado doméstico no existe, va a resultar en un impacto fuerte en términos de las importaciones”

“El gas de Vaca Muerta debe exportarse para aprovechar los precios internacionales y tener una mejor balanza comercial”, concluye.

MÁS SOBRE LA CRISIS EN UCRANIA:

PUBLICIDAD