Mercados

Petróleo vuelve a acercarse a US$100; ofensiva rusa genera temores por suministro

Compradores como China están rehuyendo el crudo ruso de los Urales por la preocupación de que la ruptura de las relaciones pueda complicar más los tratos con Moscú

Ucrania
Por Saket Sundria y Grant Smith
25 de febrero, 2022 | 07:11 AM

Bloomberg — El petróleo cotizaba cerca de los US$100 por barril en Londres, tras alcanzar su máximo en siete años, ante el temor de que la invasión rusa de Ucrania afecte a los suministros del segundo mayor exportador de crudo del mundo.

Los futuros del Brent subieron por encima de los US$105 el jueves cuando Rusia lanzó un ataque contra su vecino, aunque los precios retrocedieron posteriormente cuando se supo que los gobiernos occidentales no impondrían sanciones a las exportaciones de energía en represalia. Aun así, compradores como China están rehuyendo el emblemático crudo ruso de los Urales por la preocupación de que la ruptura de las relaciones internacionales pueda complicar aún más los tratos con Moscú.

El petróleo se disparó el jueves tras el ataque de Rusia antes de cederdfd

Estados Unidos impuso las sanciones más duras de su historia a Rusia, mientras los tanques y las tropas se acercaban a la capital ucraniana, pero dijo que las restricciones a la compensación de divisas incluirían excepciones a los pagos de energía, una fuente crucial de ingresos para Moscú.

PUBLICIDAD

El presidente Joe Biden dijo que no se excluirá a Rusia de la red bancaria internacional Swift porque Europa se opuso a esa medida. A pesar de ello, algunos prestamistas europeos están reduciendo su exposición a Ucrania y Rusia, lo que implica una amenaza a las líneas de crédito esenciales para el comercio.

“Aunque las sanciones no afectan explícitamente a las exportaciones rusas de energía, es probable que se reduzcan los flujos de energía procedentes de Rusia”, dijo Bjarne Schieldrop, analista jefe de materias primas de SEB AB.

Precios

PUBLICIDAD

El Brent para la liquidación de abril avanzó un 0,4% hasta los US$99,47 el barril a las 10:17 horas en Londres.

En la sesión anterior subió un 2,3%, después de haber alcanzado un máximo de siete años de US$105,79.

El WTI para entrega en abril se mantenía con pocos cambios, a US$92,75, después de haber subido un 0,8% el jueves.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha asustado a un mercado mundial del petróleo que ya estaba peligrosamente ajustado debido a la incapacidad de la oferta para seguir el ritmo de la recuperación de la demanda. Biden dijo que Estados Unidos está trabajando con otros grandes países consumidores en una liberación coordinada de reservas. Sin embargo, cualquier venta de este tipo tendría que ser muy grande para tener un impacto importante en los precios.

Japón y Australia han indicado que podrían formar parte de una liberación de reservas internacional, pero China dijo que no tenía planes inmediatos de intervenir en los mercados del petróleo. Un portavoz de Pekín dijo que sólo se plantearía una medida de este tipo cuando la situación geopolítica se hubiera estabilizado. Corea del Sur dijo que se estaba preparando para actuar si se producía una interrupción de los envíos de energía.

Las existencias de petróleo en Cushing, Oklahoma, siguieron bajando, cayendo al nivel más bajo desde septiembre de 2018, según los datos publicados el jueves. Los inventarios en el centro de operaciones se acercan rápidamente a niveles críticos y podrían sentar las bases para una nueva subida de los futuros, ya que es el punto de entrega del contrato de referencia en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Existe el riesgo de que el petróleo suba hasta los US$125 por barril en caso de que se requiera la destrucción de la demanda para equilibrar el mercado, dijo Goldman Sachs Group Inc. (GS) en una nota de investigación. El reciente repunte amenaza las perspectivas de un acuerdo nuclear con Irán que se sumaría a la oferta mundial, ya que el productor puede acceder a mayores flujos de efectivo de las ventas récord a China, dijeron analistas como Jeffrey Currie.

El crudo Brent ha entrado en una fase de backwardation, en la que los contratos a corto plazo son más caros que los más lejanos, lo que pone de manifiesto el nerviosismo de los inversores por la escasa oferta. El diferencial del barril de referencia mundial se situó en US$3,75, frente a los US$1,82 de hace dos semanas. El descuento del WTI con respecto al Brent, por su parte, está cerca de su mayor nivel desde abril de 2020, lo que posiblemente incentive a los operadores a explorar oportunidades de arbitraje.

PUBLICIDAD