Manifestantes protestan contra la invasión rusa de Ucrania frente a la Casa Blanca en Washington, D.C., Estados Unidos, el jueves 24 de febrero de 2022.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Los habitantes de Kiev han visto llover proyectiles sobre la ciudad estos últimos días como lo hicieron en 1941, entonces al comienzo de una guerra brutal en la que Ucrania soportó un sufrimiento impensable. Mientras circulan imágenes de familias acurrucadas en los sótanos y en el metro de la ciudad para ponerse a salvo mientras los disparos de cohetes iluminan el cielo, es difícil no hacer la comparación. Con diferencia que, esta vez, la amenaza viene del este.

Se trata de un paralelismo imperfecto, pero muy vívido para muchos ucranianos, que choca de lleno con las extravagantes afirmaciones del presidente ruso Vladimir Putin de estar “desnazificando” Ucrania. No importa su narrativa (que pasa por alto detalles inconvenientes como el pacto nazi-soviético) de que 1941 es en realidad una razón para la invasión, un esfuerzo para evitar los errores del “apaciguamiento”. “No cometeremos este error la segunda vez”, dijo en el discurso televisado del jueves.

PUBLICIDAD

Pero también es un paralelismo que el Kremlin, incluso en su estado de delirio, no haría bien en descartar. Las campañas relámpago son atractivas para los planificadores, pero rara vez resultan indoloras o breves, incluso para las naciones poderosas con aparente superioridad militar. Las fuerzas rusas pueden abrumar a la capital ucraniana, pero mantener ese control frente a una fuerza de defensa motivada y una población hostil, por no mencionar la consecución de los objetivos a largo plazo de Putin de cambio de régimen y seguridad, es una cuestión totalmente diferente.

Merece la pena señalar que Ucrania ya ha frenado a Rusia con más eficacia de la que muchos pensaban. Aún es pronto, pero el ataque ruso no ha sido quirúrgico ni se han mostrado tácticas especialmente sofisticadas. El jueves, en una batalla en las afueras de Kiev, las tropas aéreas rusas atacaron un aeropuerto, pero la parte ucraniana lo recuperó.

PUBLICIDAD

Está la cuestión de los números. La teoría del combate dicta que los atacantes necesitan al menos una proporción de tres a uno para abrumar a los defensores en primera instancia, y eso es válido incluso en los conflictos actuales, con las nuevas tecnologías y los sistemas autónomos, como me dijo Mick Ryan, estratega y general de división retirado del ejército australiano. Los 190.000 efectivos rusos estimados en la zona fronteriza y sus alrededores se enfrentan a una fuerza de 205.000 soldados ucranianos activos. Los combates sobre el terreno, como señala Ryan, son siempre inciertos e imprevisibles, y es posible que Moscú haya subestimado las dificultades que le esperan.

Por supuesto, Rusia tiene más recursos que puede desplegar. Funcionarios de inteligencia occidentales han advertido que Moscú planea tomar el control de la ciudad con una “fuerza abrumadora”. Tal y como informan los medios de comunicación ucranianos, el plan para capturar Kiev y hacerse con el gobierno (con un ciberataque, tropas aéreas y saboteadores que provocan incendios y saqueos, desencadenando una salida de pánico) será difícil de repeler si los números son lo suficientemente grandes. Pero eso es, en el mejor de los casos, una batalla ganada, no un triunfo en general, y mucho menos un éxito a largo plazo en los términos de Putin, que implicaría asegurar la lealtad de Ucrania a Rusia.

PUBLICIDAD

El ejército ruso está mucho mejor entrenado y equipado que cuando estaba junto a ellos en Grozny hace más de dos décadas. Moscú ha invertido mucho en la revisión de sus fuerzas armadas para este mismo momento. Los oficiales al mando están preparados, al igual que los reclutas que dirigen. Pero los rusos están atacando a un vecino con el que muchos pueden tener lazos familiares; no están, como los ucranianos, defendiendo sus medios de vida, sus hogares, sus familias o valores que son elevados pero motivadores, como la democracia y la libertad.

Pero está la cuestión más fundamental de si esta victoria, tal y como la ve Putin (asegurar un gobierno amistoso, detener la deriva de Ucrania hacia el oeste) es alcanzable en absoluto con la estrategia actual. Eso parece dudoso, y de hecho el Kremlin parece estar logrando lo contrario. El Kremlin dice que quiere liberar a Ucrania, no ocuparla. Quiere destituir al presidente de Ucrania y sustituirlo por una alternativa amistosa. Pero Ucrania, con todos sus problemas, es una democracia, no una autocracia. Su liderazgo no puede ser sustituido simplemente destituyendo al presidente Volodymyr Zelenskiy. Aunque los ucranianos fueron en su día abrumadoramente amistosos con Moscú, los sondeos de opinión sugieren que ya no es así. Mantener una alternativa prorrusa será imposible sin una fuerza sostenida, es decir, una ocupación que Rusia no puede permitirse.

PUBLICIDAD

Moscú habrá contado con la impopularidad de Zelenskiy, no con la aparición del comediante convertido en presidente como un líder de guerra, en el que incluso los opositores se unen a él. Tiene muchos detractores y ciertamente ha tropezado con momentos difíciles en esta crisis, pero ha estado a la altura de las circunstancias. Tras pronunciar emotivos discursos, promete no abandonar Kiev, aunque es probable que él y su familia sean los principales objetivos de Moscú.

Por último, está la cuestión del tiempo. Los ucranianos lucharán todo el tiempo que haga falta, porque no tienen muchas opciones. Recibirán apoyo financiero y militar, aunque Occidente sea reacio a poner botas sobre el terreno. Rusia no es precisamente frágil, pero tiene recursos finitos, una economía ya estancada y ahora asaltada por sanciones de gran alcance y una población que, a pesar de las encuestas oficiales, no apoya en absoluto esta guerra en su nombre. La élite está viendo cómo se desmoronan los activos.

PUBLICIDAD

Es posible que Putin tome Kiev. Sin duda logrará la inestabilidad, ya lo ha hecho. Pero, ¿podrá convertir a Ucrania en un vecino leal y en el amortiguador que necesita? Eso parece mucho más difícil.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.