Green

China planea alimentar a 80 millones de personas con “arroz de agua de mar”

Los campos de prueba de Tianjin, el municipio que engloba a Jinghai, registraron el año pasado un rendimiento de 4,6 toneladas métricas por acre

Una mujer sostiene un paraguas de colores mientras camina por las terrazas de arroz de Longsheng, también conocidas como terrazas de arroz de Longji, cerca de Guilin, provincia de Guangxi.
Por Bloomberg News
26 de febrero, 2022 | 11:52 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El distrito de Jinghai, en el norte de China, no es un paraíso para el cultivo de arroz. Situado a lo largo de la costa del mar de Bohai, más de la mitad de la tierra de la región es de suelo salino y alcalino, donde los cultivos no pueden sobrevivir. Sin embargo, el pasado otoño, Jinghai produjo 100 hectáreas de arroz.

El secreto de esta abundante cosecha son las nuevas cepas de arroz tolerantes a la sal desarrolladas por científicos chinos con la esperanza de garantizar la seguridad alimentaria, amenazada por la subida del nivel del mar, el aumento de la demanda de grano y las interrupciones en la cadena de suministro.

Conocido como “arroz de agua de mar” porque se cultiva en suelos salinos cerca del mar, las cepas se crearon sobreexpresando un gen de arroz silvestre seleccionado que es más resistente a la salinidad y los álcalis. Los campos de prueba de Tianjin, el municipio que engloba a Jinghai, registraron el año pasado un rendimiento de 4,6 toneladas métricas por acre, superior a la media nacional de producción de las variedades de arroz estándar.

PUBLICIDAD

El avance se produce en un momento en que China busca formas de asegurar el suministro interno de alimentos y energía, ya que el calentamiento global y las tensiones geopolíticas hacen que las importaciones sean menos fiables. La nación tiene una quinta parte de la población mundial, y esa cantidad de bocas que alimentar, con menos del 10% de la tierra cultivable de la Tierra. Mientras tanto, el consumo de cereales aumenta rápidamente a medida que el país se hace más rico.

“Las semillas son los ‘chips’ de la agricultura”, dijo Wan Jili, directivo del Centro de Investigación y Desarrollo del Arroz Tolerante a la Salinidad y los Álcalis de Qingdao, estableciendo un paralelismo entre el papel crucial que desempeñan los semiconductores en el desarrollo de nuevas tecnologías y su papel en la actual guerra comercial entre Estados Unidos y China. El arroz de agua salada podría ayudar a mejorar la producción de grano de China ante una ´situación´ extremadamente complicada en relación con el cambio climático y la seguridad alimentaria mundial”, dijo.

China lleva estudiando el arroz tolerante a la sal al menos desde la década de 1950. Pero el término “arroz de agua de mar” sólo comenzó a ganar la atención de la corriente principal en los últimos años después de que el difunto Yuan Longping, que fue el principal científico agrícola de la nación, comenzara a investigar la idea en 2012.

PUBLICIDAD

Yuan, conocido como el “padre del arroz híbrido”, es considerado un héroe nacional por haber impulsado las cosechas de cereales y haber salvado a millones de personas del hambre gracias a su trabajo sobre variedades de arroz híbrido de alto rendimiento en la década de 1970. En 2016, seleccionó seis lugares en todo el país con diferentes condiciones de suelo que se convirtieron en campos de prueba para el arroz tolerante a la sal. Al año siguiente, China estableció el centro de investigación en Qingdao donde trabaja Wan. El objetivo del instituto es cosechar 30 millones de toneladas de arroz utilizando 6,7 millones de hectáreas de tierras baldías.

“Podríamos alimentar a 80 millones de personas más” con arroz tolerante a la sal, dijo Yuan en un documental emitido en 2020. “Los investigadores agrícolas como nosotros debemos asumir la responsabilidad de salvaguardar la seguridad alimentaria”, dijo a un periódico local en 2018.

El cambio climático ha hecho que la tarea sea más urgente. Las aguas costeras de China han subido más rápido que la media mundial en los últimos 40 años, una tendencia preocupante dada la profunda dependencia del país de su larga y baja costa oriental para la producción de cereales. El cultivo a gran escala de arroz tolerante a la sal permitiría al país utilizar más las tierras cada vez más saladas de la zona.

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el nivel del mar en todo el mundo podría aumentar hasta 59 centímetros a finales de siglo si el planeta se calienta 2 grados centígrados. Los océanos que rodean a Estados Unidos se hincharán más rápido en las próximas tres décadas que en el siglo pasado, según un informe de esta semana dirigido por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés).

El presidente Xi Jinping ha subrayado en varias reuniones recientes con altos cargos del gobierno que garantizar el suministro de productos primarios es una “cuestión estratégica de primer orden” dadas las presiones climáticas y geopolíticas. “Los alimentos del pueblo chino deben ser elaborados por los chinos y permanecer en sus manos”, dijo en una reunión del Comité Permanente del Politburó en diciembre.

Los científicos chinos apuestan por que las tierras que antes se consideraban estériles se conviertan en parcelas productivas que produzcan cereales. Unos 100 millones de hectáreas de tierra en el país, del tamaño de Egipto, tienen un alto contenido de salinidad y alcalinidad. Mientras tanto, la tierra cultivable ha disminuido un 6% de 2009 a 2019 debido a la urbanización, la contaminación y el uso excesivo de fertilizantes.

PUBLICIDAD

Para aprovechar el suelo salino, los agricultores diluyen tradicionalmente sus campos con grandes cantidades de agua dulce. Este método se sigue utilizando habitualmente en algunas regiones costeras. Pero el método requiere grandes cantidades de agua y a menudo no mejora el rendimiento lo suficiente como para que tenga sentido desde el punto de vista económico.

“China está buscando otro método para desarrollar variedades de grano que puedan soportar la salinidad del suelo”, dijo Zhang Zhaoxin, un investigador del Ministerio de Agricultura de China. Aunque hasta ahora el arroz de agua de mar se ha plantado sobre todo en campos de prueba, Zhang cree que el cultivo comercial despegará pronto con el apoyo del gobierno.

El equipo de investigación de Qingdao afirmó el pasado octubre que puede cumplir el objetivo de cultivar 6,7 millones de hectáreas de arroz de agua de mar en diez años. En 2021, el grupo se hizo cargo de 400.000 hectáreas de tierra para ampliar la producción de arroz de agua de mar.

PUBLICIDAD

Si China puede ser más autosuficiente en alimentos básicos, sería una contribución a la seguridad alimentaria del mundo también”, dijo Zhang. “Cuanto menos importe China, más tendrán otros países”.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

La COP27 centrará su atención en la justicia climática para los países pobres

Japón comenzará a probar su primer tren a hidrógeno

Autos y buses de hidrógeno acaparan la atención en los Juegos Olímpicos en Pekín

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD