Uruguay

Las claves del caso de estafa millonaria que involucra a corredor de bolsa en Uruguay

La Justicia indaga las maniobras realizadas por una mujer que según una denuncia de la empresa de corredor de bolsa actuaba como “introducing broker” y apelaba a distintos esquemas quedarse con dinero de los inversores

Vista aérea de la avenida 18 de julio, en Montevideo
01 de marzo, 2022 | 04:00 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Montevideo — La Justicia uruguaya busca avanzar en la investigación de una maniobra de estafa millonaria que involucra a una empresa de corredor de bolsa y que tiene a 30 personas que aseguran haber sido damnificadas por maniobras que al menos alcanzan los US$3 millones. El caso, que generó alerta en el sector financiero local, tiene como protagonista a una funcionaria que actuaba como “pasamanos” de los fondos, al tiempo que la firma Baeremaecker y Perera sostuvo que fue víctima de fraude y también formuló una denuncia contra la mujer.

Si bien el monto base del fraude son US$3 millones, distintos actores involucrados en el caso estiman que la cifra puede crecer. Las declaraciones de unas 20 personas entre testigos e indagados son tomadas por Interpol. Los inversionistas, en algunos casos, aseguraron que perdieron los ahorros “de toda una vida” y en distintos casos ya presentaron la denuncia penal.

VER MÁS: Crisis en Ucrania: el precio del petróleo y cómo impacta en Uruguay la invasión rusa

PUBLICIDAD

Los inversionistas se vinculaban con la empresa a través de una mujer, que es el centro de la investigación. La empresa de corredores de bolsa representada por los abogados Jorge Díaz y Leonardo Costa, que también denunció el caso en la Justicia, señaló que la mujer tenía un vínculo con la compañía de “introducing broker”, un término que refiere a una persona que tenía trato con clientes y obtiene una comisión por su labor. La mujer, aseguran, era la encargada de entregar a los ahorristas los dividendos por sus inversiones.

Según la denuncia de la compañía difundida en diciembre por el diario El País, la mujer realizaba distintas operaciones para retirar en beneficio propio dinero de los inversionistas. Una de las maniobras era retirar dinero en efectivo o en cheques sin autorización de los ahorristas. Por su parte, la denunciada asegura que era funcionaria de la compañía hace 16 años y que recibía ordenes y directivas, pero que como era jubilada estaba en negro, dijo a El Observador el abogado de la mujer, Carlos Balbi.

ADEMÁS: Compradores rodean el preciado club de fútbol Chelsea de Roman Abramovich

PUBLICIDAD

En tanto, la semana pasada la empresa anunció que ampliará la denuncia presentada en octubre para sumar a la indagatoria a la hija de la mujer involucrada. “Hay por lo menos una o dos operaciones concretas en las cuales la hija participó de una maniobra fraudulenta”, dijo el abogado Díaz a El País al señalar que un cliente depositó US$31 mil y a los dos días la mujer lo transfirió a una cuenta de su hija. Además ese dinero fue retirado en efectivo.

“Hay otras maniobras de cuentas que ella vació, y a los que les seguía pagando intereses, en un esquema Ponzi de libro, como para que la gente no retirara el dinero. Si no pasa lo que pasó, que es que alguien quiere retirar el dinero que cree que tiene y se da cuenta que no está”, relató el abogado de la empresa de corredores de bolsa a El Observador.

La investigación es llevada adelante por el fiscal de Delitos Económicos, Gilberto Rodríguez, quien busca determinar en primera instancia quién se quedó con el dinero. Para eso convocó para colaborar a integrantes de la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF), Secretaría Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo (Senaclaft), Banco de Previsión Social (BPS), Dirección General Impositiva (DGI).

VER MÁS: Real estate: el sector inmobiliario porteño tuvo el peor enero desde 1998

La denuncia inicial presentada por la empresa de corredor de bolsa describe al menos seis tipos de maniobras, una de ellas por retiro de US$1,1 millones de cuentes de clientes de la compañía mediante cheques pero sin comprobantes ni permiso de los ahorristas. Fueron 121 operaciones de ese tipo. También un esquema de “calesita” a través de cheques utilizados para pagar dividendos a inversionistas. En ese caso se utilizaban cheques de la empresa de corredores de Bolsa que entregaba en un cambio para ser depositados en el exterior, pero que entregaba a ahorristas uruguayos.

Y también a través de solicitar a los clientes depósitos en la cuenta del cambio pero cuando ese dinero nunca llegara a la cuenta de empresa. Una de esas transferencias fue por US$1 millón. Según asegura la compañía, como parte de las maniobras, los ahorristas contactaban a la mujer, que les decía donde depositar el dinero, falsificaba la documentación, les pagaba los dividendos y les enviaba estados de cuentas falsos.

PUBLICIDAD

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Fondo de Abu Dabi se interesa en Uruguay y la región: a qué áreas apunta para invertir

El oro sube mientras operadores sopesan el impacto de la guerra y las sanciones

Agricultores de Brasil aseguran fertilizantes ante temores por conflicto Ucrania

PUBLICIDAD