Mercados se preparan para más volatilidad tras el estrés de la semana pasada

Los activos rusos serán vigilados de cerca después de un decreto que permite a la nación y sus empresas pagar a los acreedores extranjeros en rublos

Los operadores también deben navegar por los últimos datos de inflación al consumidor disponibles para la Reserva Federal antes de que se reúna el 15 y 16 de marzo
Por Rachel Evans y Payne Lubbers
06 de marzo, 2022 | 03:48 PM

Bloomberg — Los traders de todo el mundo se están preparando para otra semana volátil a medida que la guerra de Rusia en Ucrania trastorna los mercados financieros.

El dólar estadounidense será el centro de atención cuando las monedas comiencen a cotizar a las 13:00 horas en Nueva York (5:00 horas del lunes en Sídney), luego de que el apetito por los activos de refugio ayudara a elevar el indicador de la moneda a su nivel más alto desde julio de 2020 el viernes.

Mientras tanto, el euro ha caído a su nivel más bajo en casi dos años, mientras los inversionistas buscan formas de apostar contra la creciente crisis en Europa.

Los activos rusos serán vigilados de cerca después de un decreto que permite a la nación y sus empresas pagar a los acreedores extranjeros en rublos, lo que podría evitar los incumplimientos mientras se mantengan los controles de capital.

PUBLICIDAD

Las monedas vinculadas a los recursos parecen estar en el marco ya que las preocupaciones sobre el suministro relacionadas con la guerra aumentan los precios de la energía, los metales y los cultivos, al igual que el importantísimo mercado de bonos de EE. UU.

Mientras tanto, el yuan de China podría responder a las señales de que hay más estímulo interno en las cartas.

La volatilidad se ha disparado en los últimos días a medida que los inversores intentan digerir la gravedad del conflicto, con acusaciones de “terrorismo nuclear” en los informes de que Rusia bombardeó una planta de energía atómica y una avalancha de refugiados que salen de Ucrania hacia otras naciones europeas.

PUBLICIDAD

Un indicador de las fluctuaciones en los bonos del Tesoro de EE. UU. la semana pasada subió al nivel más alto en casi dos años, ya que los rendimientos a 10 años cayeron por debajo del 1,7%, la liquidez del mercado se redujo y aparecieron señales de tensiones de financiación en los mercados monetarios.

La próxima semana, los operadores también deben navegar por los últimos datos de inflación al consumidor disponibles para la Reserva Federal antes de que se reúna el 15 y 16 de marzo para considerar subir las tasas, además de una reunión del Banco Central Europeo observada de cerca.

Los mercados de swaps relacionados con la Fed ahora valoran un aumento de un cuarto de punto en marzo como algo menos que una certeza.

Ese es un cambio notable con respecto a la semana anterior, cuando un aumento se valoró por completo y había una posibilidad entre cuatro de que podría ser un aumento de medio punto de gran tamaño. Una cifra de inflación superior a la esperada podría volver a poner sobre la mesa un aumento de 50 puntos básicos.

Mientras tanto, en Europa, donde los traders habían estado anticipando una política más estricta a finales de este año, los mercados ahora muestran mucha menos convicción.

La moneda común está saliendo de su peor semana frente al dólar desde principios de la pandemia, y una caída semanal de casi el 4% frente a su contraparte suiza que ha llevado al par a niveles no vistos en los últimos siete años.

Los formuladores de políticas están listos para intervenir si es necesario, según un miembro de la junta directiva del Banco Nacional Suizo.

PUBLICIDAD

Los activos rusos también serán un foco importante para los inversores, después de que el rublo coronara su peor semana en décadas. Los mercados de valores de Rusia permanecerán cerrados hasta al menos el miércoles, ya que las bolsas locales buscan amortiguar el impacto de las sanciones financieras para los inversores nacionales.

Esa no es una posibilidad para el mercado de deuda, que está lidiando con si los bonos del país son o no completamente inútiles.

-Con la ayuda de Simon Casey.

Más sobre la guerra en Ucrania: