Bomberos trabajan para contener un incendio en el complejo de edificios que albergan el servicio de seguridad regional SBU de Kharkiv y la policía regional, supuestamente afectados durante los recientes bombardeos de Rusia, en Kharkiv el 2 de marzo de 2022.
Tiempo de lectura: 6 minutos

No hay nada realista en nuestro sistema energético mundial aparte del hecho de que existe.

La sociedad moderna depende de largos y complejos sistemas que aprovechan depósitos de combustible generalmente situados en zonas inestables o inhóspitas del mundo y los transportan a través de desiertos, montañas y alta mar para que acaben fluyendo por los grifos de todas partes, incluso de la Antártida. Las redes eléctricas de gran parte del mundo abastecen de forma fiable no sólo a las ciudades densas, sino también a pueblos remotos y a granjas que nunca podrían justificar el costo de esas largas líneas por sí solas. Cada vez utilizamos más fuentes de electricidad que funcionan en función del tiempo y la hora del día, en lugar de nuestras demandas. También (entiende esto) dividimos los átomos para hacer cosas como cargar nuestros teléfonos.

PUBLICIDAD

Sin embargo, si se plantea la idea de hacer todo esto de forma diferente, la respuesta inevitable es que hacerlo sería “poco realista”. Mientras Rusia lleva a cabo una guerra cada vez más brutal en Ucrania, ha llegado el momento de escudriñar por fin el significado real de esa palabra.

El jueves, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) dio a conocer un plan de 10 puntos para reducir las importaciones europeas de gas ruso en un tercio en el plazo de un año. Esa cantidad equivale a todo el consumo anual de Francia, la segunda economía de la UE, y un poco más. Para ello se combinan medidas como la licitación de cada cargamento sobrante de gas natural licuado, el retraso de los cierres de las centrales nucleares, un fondo de ayuda de 200.000 millones de euros para los hogares más pobres (financiado con un impuesto sobre los beneficios de los generadores de electricidad) y el estímulo para que todo el mundo baje su termostato 1 grado Celsius (1,8 grados Fahrenheit).

PUBLICIDAD

Mi primera reacción fue del tipo “sí, claro”. Hacer casi cualquier cosa relacionada con la energía en el plazo de un año es mucho pedir. Además, tal vez esté marcado por el recuerdo de los políticos estadounidenses que se posicionaron a favor de... las bombillas incandescentes. Como especie, nos gusta la energía barata, instantánea y fuera de la vista y la mente. Hay múltiples vectores de escepticismo con los que atacar la propuesta de la AIE, incluyendo el costo de esas ofertas de GNL, la reacción de las empresas contra un impuesto por dificultades, y el reto de persuadir a varios cientos de millones de europeos para que se pongan sweaters dentro de casa o instalen aislamiento decente.

Sin embargo, considere la alternativa: Seguir atando el destino del continente a los caprichos de un régimen que ahora destroza el paradigma de seguridad que ha preservado la paz durante casi ocho décadas. Aceptar que el Kremlin puede amenazar con la ruina económica, la invasión e incluso la guerra nuclear si no se cumplen sus exigencias mientras se financia en parte con sus posibles víctimas. Esto tampoco suena particularmente realista; ajustar los termostatos en masa suena muy fácil en comparación.

PUBLICIDAD

Pero sólo en comparación. Nada de esto es fácil. Todas las formas de energía requieren dejar cosas y preguntas sobre lo que se puede conseguir (y esto es lo más importante) con nuestra comprensión actual de los riesgos y las recompensas. Por ejemplo, Europa confió en la URSS y sus estados sucesores para el suministro de energía durante décadas, incluso en medio de todas las tensiones de la Guerra Fría, porque se consideraba que las fuerzas que mantenían a ambas partes conectadas eran más fuertes que las que las dividían. Esa era la realidad, por improbable que pareciera.

Hoy en día, nuestra concepción de lo que es realista se enfrenta a dosis incómodas de realidad. Una gran guerra en Europa con participación de una potencia nuclear parece pertenecer a otra época. Y así es; la vieja era está volviendo a aparecer. Durante gran parte de la historia, era sencillamente irreal que estados relativamente débiles como Ucrania esperaran hacer lo suyo a la sombra de los imperios. Para que esa situación anacrónica se convierta en realidad, es necesario que se quiera hacer realidad. El orden de posguerra liderado por Estados Unidos fue una forma de quererlo, pero ese orden empezó a perder su rumbo una vez que la URSS fue derrotada.

PUBLICIDAD

El actual resurgimiento de la solidaridad entre las democracias occidentales es, posiblemente, otra. Pero eso implica todo tipo de cosas que, hasta hace una semana más o menos, se habrían considerado poco realistas: el repentino rearme alemán, que Finlandia se tome en serio la entrada en la OTAN, que la Unión Europea suministre abiertamente armas para matar a los soldados rusos. Dar el paso de reducir drásticamente la dependencia de Occidente de las exportaciones energéticas rusas es arriesgado, un sacrificio, complicado y propenso a compromisos y contratiempos. Pero en este contexto, ¿puede considerarse poco realista? Como señala aquí mi colega de Bloomberg, Nat Bullard, el mundo redujo su hábito petrolero con relativa rapidez ante otras crisis en la década de 1970.

Además de los europeos que tiemblan de frío o de pavor, muchos otros actores debaten sobre lo que es realista. Para empezar, está el presidente ruso, Vladimir Putin, que parece haber mantenido ideas profundamente irreales sobre la voluntad de resistencia de Ucrania. “Putin asume que es un sistema político débil que se obtiene a bajo precio”, es lo que me dijo esta semana Thane Gustafson, profesor de la Universidad de Georgetown y experto en energía rusa.

PUBLICIDAD

Hay una escuela de ecologistas, especialmente en Alemania, que sin duda criticará el llamamiento de la AIE a mantener abiertas las centrales nucleares existentes, sin reconocer la realidad de que la amenaza de recesión o guerra obligará a los gobiernos a utilizar todas las fuentes de energía a su alcance. Eso incluye el carbón, como ya está contemplando Berlín. En el otro extremo del espectro, está la OPEP+. En medio de precios del petróleo de tres dígitos espoleados por las acciones de uno de sus principales miembros, el autodenominado guardián de la estabilidad del mercado del petróleo celebró una breve reunión esta semana en la que básicamente se puso los dedos en los oídos y cantó “¡la, la, la! No te oigo, no te oigo”.

Sobre todo esto se cierne la amenaza, más lenta pero clara y presente, del cambio climático. En comparación con el reajuste necesario de nuestro sistema energético para afrontarlo, la reducción de la dependencia de las exportaciones energéticas rusas parece eminentemente realista. Aunque la aguda crisis de Ucrania debe tener prioridad, ambos esfuerzos forman parte del mismo proceso. Ambos implican aceptar los costos o, más bien, internalizar los costos existentes: en el caso de Rusia, el costo de la inseguridad, y en el caso del cambio climático, el coste de la degradación catastrófica del medio ambiente. ¿Qué ocurre con su modelo financiero cuando se tiene en cuenta un ataque ruso a un miembro de la OTAN o el colapso de la plataforma de hielo de la Antártida? Ante amenazas implacables, la única opción poco realista es decir que no se puede hacer nada.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.