PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Europa

Primer contacto entre ministros de Exteriores de Ucrania y Rusia no logra avances

Rusia indicó que continuará los ataques hasta que se cumplan sus objetivos, dijo el ministro ucraniano tras la reunión con su homólogo ruso en Turquía

Ucranianos dejan la ciudad de Irpin en medio de la guerra
10 de marzo, 2022 | 06:09 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Ucrania y Rusia no lograron progresos visibles para detener la guerra y salvar las enormes diferencias que les separan en las primeras conversaciones de alto nivel entre sus ministros de Asuntos Exteriores desde que comenzó la invasión rusa hace dos semanas.

Moscú ha dicho que quiere la desmilitarización de Ucrania y el reconocimiento de los territorios separatistas como independientes. Ha pedido periódicamente un cambio de régimen en Kiev.

PUBLICIDAD

El Presidente Volodymyr Zelenskiy ha vuelto a decir que está dispuesto a considerar algunas concesiones, pero Ucrania ha descartado ceder ningún territorio y está presionando para obtener garantías de seguridad de Estados Unidos y Alemania, junto con la adhesión a la Unión Europea. Zelenskiy también dijo que no ha habido ningún contacto directo con el Presidente ruso Vladimir Putin.

Rusia indicó que continuará los ataques hasta que se cumplan sus objetivos, dijo el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, tras la reunión de unos 90 minutos con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, celebrada el jueves en Turquía.

PUBLICIDAD

“La idea general que me transmitió es que continuarán su agresión hasta que Ucrania cumpla sus exigencias, y la menor de ellas es la rendición”, dijo Kuleba a los periodistas tras las conversaciones.

Organizada por el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, en la ciudad turística mediterránea de Antalya, esta fue la reunión presencial de mayor nivel entre Ucrania y Rusia desde que comenzó la invasión rusa el 24 de febrero. Se llevó a cabo después de dos semanas de guerra en las que los planes de Rusia para lograr una rápida victoria militar se han enfrentado a dificultades cada vez mayores, a medida que Ucrania monta una defensa decidida, respaldada por flujos de armas de Estados Unidos y sus aliados.

Eso impulsó al presidente ruso, Vladímir Putin, a adoptar tácticas cada vez más brutales, con sus fuerzas bombardeando ciudades ucranianas para tratar de romper la resistencia.

Al mismo tiempo, la intensidad de la respuesta internacional al sancionar a la economía rusa parece haber tomado al Kremlin por sorpresa: el rublo ha caído a mínimos históricos, docenas de empresas extranjeras se han retirado del país y los mercados descuentan un riesgo cada vez mayor de un default soberano.

PUBLICIDAD

Kuleba había establecido las tres demandas clave de Ucrania antes de la reunión con Lavrov: un alto al fuego, una mejora de la situación humanitaria en las ciudades sitiadas y la retirada de las fuerzas rusas del país.

Rusia no planeó discutir un cese al fuego en las conversaciones del jueves porque las negociaciones principales son las que han tenido lugar en Bielorrusia, dijo Lavrov, quien no se comprometió con los corredores humanitarios para las ciudades ucranianas. Insistió en que Rusia no había invadido Ucrania, pero está llevando a cabo lo que el Kremlin llama una “operación militar especial” allí.

PUBLICIDAD

Queremos una Ucrania amigable y desmilitarizada, una Ucrania en la que no exista el riesgo de la creación de otro estado nazi, una Ucrania donde no haya una prohibición del idioma ruso, de la cultura rusa”, dijo Lavrov.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, ha dicho que está dispuesto a considerar algunos compromisos sobre la demanda de Rusia de que su país abandone sus ambiciones de unirse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte y adopte una posición neutral.

PUBLICIDAD

Zelenskiy también dijo que “solo después de las conversaciones directas entre los dos presidentes podemos terminar esta guerra”, y que no ha habido contacto directo entre él y Putin.

Cuando ordenó la invasión, Putin estableció objetivos para la “desmilitarización” y la “desnazificación” de Ucrania, que incluían derrocar al Gobierno de Zelenskiy y reemplazarlo por uno amigable con Moscú.

PUBLICIDAD

Dado que sus fuerzas aún no logran obtener el control de Kiev y la mayoría de las ciudades clave de Ucrania, a pesar de una potencia de fuego muy superior, Rusia ha modificado su postura incluso cuando Putin ha insistido en que todos sus objetivos aún se lograrán. Exigió que Ucrania reconozca la soberanía rusa sobre Crimea, que Putin anexó en 2014, y acepte el reconocimiento de Moscú de dos regiones separatistas en la región oriental ucraniana de Donbas.

Tres rondas anteriores de conversaciones de bajo nivel en Bielorrusia entre funcionarios rusos y ucranianos arrojaron pocos resultados más allá de los intentos de establecer algunos corredores humanitarios para los civiles atrapados en los combates.

PUBLICIDAD

Con más de 2 millones de ucranianos huyendo a los países vecinos en busca de seguridad y millones más desplazados, la invasión ya ha desencadenado una catástrofe humanitaria en una escala nunca vista en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Más sobre la guerra en Ucrania:

Rusos hallan formas de escapar del bloqueo de Putin que limita Internet y redes

FMI aprueba financiación de emergencia de US$1.400 millones para Ucrania

Citi evalúa sus operaciones en Rusia tras la invasión a Ucrania

PUBLICIDAD