Cripto

¿Qué significa un dólar digital para el futuro de tu billetera?

Entre las ventajas: transacciones más baratas y mayor acceso al sistema financiero. Entre las contras: posibles amenazas a la privacidad y perjuicios a bancos del país

Un letrero de cambio de moneda digital muestra dólares estadounidenses
Por Misyrlena Egkolfopoulou y Claire Ballentine
12 de marzo, 2022 | 10:42 AM

Bloomberg — La moneda de reserva del mundo puede estar a punto de convertirse en digital, lo que podría transformar la forma en que los estadounidenses mueven y utilizan su dinero.

El miércoles, la Casa Blanca ordenó a las agencias federales, desde el Tesoro hasta el Departamento de Comercio, que investigaran una serie de temas relacionados con las criptomonedas, incluidos los pros y los contras de un dólar digital. Para los consumidores, la medida podría significar transacciones más baratas y un mayor acceso al sistema financiero, pero también podría amenazar su privacidad y perjudicar a los bancos estadounidenses que dependen de los depósitos.

Y eso sólo si el gobierno puede llevar a cabo con éxito lo que probablemente será una tarea complicada y controvertida.

PUBLICIDAD

En la orden ejecutiva, la administración dijo que un dólar digital tiene el potencial de apoyar las transacciones eficientes y de bajo costo, en particular para los pagos transfronterizos, y fomentaría un mayor acceso al sistema financiero. Sus partidarios afirman que una versión digital del dólar ofrecerá algunas de las ventajas de las criptomonedas: un sistema de pagos más seguro, rápido y resistente.

Sin embargo, a pesar de las nuevas orientaciones de la Casa Blanca, una moneda del banco central estadounidense no se implantará pronto. Es probable que el proceso sea largo y que se cuestione si ofrecerá la eficiencia y la facilidad del sistema financiero actual. Además, la medida podría dar al gobierno acceso a datos financieros que, según los críticos, podrían vulnerar la privacidad de los usuarios.

“Lo que se está empezando a ver es que el gobierno se ha dado cuenta de que las criptomonedas no son una moda. Este es un mercado que tiene un crecimiento potencial que realmente podría ofrecer la próxima gran ola de innovación”, dijo Edward Moya, analista de mercado senior en el corredor de divisas Oanda. “La realidad es que esto será probablemente algo que tendrá varias secuencias de prueba”.

PUBLICIDAD

Los pagos digitales ya son una parte importante de la forma en que los consumidores de Estados Unidos realizan transacciones a diario, desde aplicaciones móviles como Venmo y Apple Pay hasta tarjetas de débito, transferencias bancarias y servicios de pago. En la superficie, un dólar digital no sería tan diferente de mantener el dinero en una cuenta electrónica. Pero el mecanismo a través del cual se transfiere el dinero a través del sistema financiero de Estados Unidos cambiaría.

Las monedas digitales de los bancos centrales, o CBDC por sus siglas en inglés, son una responsabilidad directa del banco central de un país, no de las instituciones comerciales. Los consumidores dependerían menos de los intermediarios de terceros para actuar como intermediarios, y esencialmente trabajarían directamente con el gobierno para completar ciertas transacciones. Esto tiene el potencial de permitir liquidaciones casi instantáneas, así como comisiones más bajas, y también significa que no habría necesidad de preocuparse por las quiebras bancarias o el seguro de depósitos, dicen los expertos. Un dólar digital también podría ofrecer al gobierno una forma más rápida de transmitir cosas como devoluciones de impuestos, cheques de estímulo y beneficios de desempleo a los ciudadanos.

“En el fondo, si se trata de una tecnología más eficaz, permitirá más transacciones, transacciones más baratas, y eso dará lugar a que las empresas cobren precios más bajos por los productos que venden”, dijo William Luther, miembro del Bitcoin Policy Institute y profesor asociado de economía en la Florida Atlantic University.

Yuan digital

El anuncio del gobierno estadounidense puede haber sido en parte una respuesta a la presión del exterior. Varios gobiernos de todo el mundo han elaborado planes para ofrecer monedas digitales alternativas con el fin de seguir siendo competitivos con las criptomonedas y las monedas de curso legal de otros países. Los CBDCs también podrían proporcionar una solución al sistema bancario global dominado por Estados Unidos, y potencialmente ser utilizados como una forma de evitar las sanciones.

El caso notable es China, que comenzó a probar su moneda digital a finales de 2019 y alentó su uso en los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing a principios de este año. Las transacciones con el yuan digital a finales de 2021 sumaron el equivalente a US$14.000 millones.

“Probablemente se verá que habrá cierta competencia entre Estados Unidos y China para ver cuál es el actor dominante en cuanto a cómo se maneja el comercio mundial”, dijo Moya. “Todavía hay una ventaja para el dólar; así que mientras ese sea el caso, la probabilidad de que el dólar digital tenga una ventaja sigue ahí”.

PUBLICIDAD

Según el FMI, unos 100 países se encuentran en distintas fases de exploración de la CBDC, incluida India, que sorprendió al mundo de los pagos al anunciar que su banco central emitirá una rupia digital en el año fiscal que comienza el 1 de abril.

El principal reto para los gobiernos que se plantean las monedas digitales es si pueden desarrollar la tecnología necesaria para que funcionen con la misma fluidez que el sector bancario tradicional. Los problemas en la gestión del lanzamiento podrían socavar la confianza del público.

Por ello, el desarrollo de un dólar digital resucitará un antiguo debate en Estados Unidos sobre si ciertos servicios deben ser privados o públicos, dijo Joe Carlasare, socio de SmithAmundsen y presidente del grupo de criptomonedas, blockchain y fintech del bufete.

PUBLICIDAD

“El sistema bancario comercial es bastante eficiente”, dijo Carlasare. “Ofrece toneladas de rapidez para las transacciones y hay trillones de transacciones que ocurren regularmente a través del sistema bancario comercial. La Fed no va a ser más innovadora que eso”.

Preocupación por la privacidad

Un dólar digital también plantea cuestiones sobre la privacidad financiera. El libro de contabilidad en el que se basa la moneda sería probablemente operado por el gobierno, lo que le daría potencialmente la capacidad de controlar las transacciones, detenerlas o confiscar los saldos.

PUBLICIDAD

“Si el gobierno controla el libro de contabilidad, existe el riesgo de que supervise esas transacciones sin pasar por los canales legales adecuados, porque no está tomando información de otra persona”, dijo Luther, del Bitcoin Policy Institute. “Sólo está mirando su propia información”.

Por otra parte, los bancos y las instituciones financieras que dependen de los depósitos de los clientes para llevar a cabo sus negocios y financiar los préstamos podrían verse afectados si el dólar digital se populariza, dijo Luther. La Reserva Federal publicó un documento de debate a principios de este año en el que afirmaba que una moneda digital podría reducir la cantidad de dinero en el sistema bancario, aumentar el coste de los préstamos y reducir la disponibilidad de crédito para los hogares y las empresas.

El revuelo que se ha formado en torno a las criptodivisas hace que el gobierno de Estados Unidos no pueda seguir ignorando la posibilidad de una moneda digital. Pero aparte de la tecnología, un dólar digital sería conceptualmente diferente de una criptodivisa como el bitcoin (XBT), que todavía es demasiado volátil y no tiene suficiente aceptación para ser útil para los pagos.

PUBLICIDAD

“Un dólar digital está respaldado en la misma medida que el dólar físico”, dijo Gene Hoffman, presidente de la plataforma blockchain Chia Network. “Esperas que tenga más aceptación a nivel mundial y que sea menos volátil, mientras que las criptodivisas están en esta fase de adopción radical y eso lleva a la volatilidad”.

Sin embargo, bitcoin ofrece una característica que un dólar digital no tendrá: no hay una parte central que lo controle.

“La demanda de cosas como el bitcoin y otras criptodivisas se debe a que tienen atributos que el dólar no tiene”, dijo Carlasare.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

Orden de Biden demuestra que las criptomonedas son muy grandes como para ignorarlas

Prueba de fuego para las cripto deja abierto el debate sobre el futuro del dinero

PUBLICIDAD