Refinería en California
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Los mercados tienen poca memoria.

No sorprende que cuando el precio del crudo Brent sube un 39% en el transcurso de un mes, la gente se asusta. Rusia generalmente se encuentra por delante de Arabia Saudita en estos días como el mayor productor de petróleo del mundo después de EE.UU. La posición de sus exportaciones en los mercados globales parece muy incierta, ya que las sanciones que fueron diseñadas para eximir el comercio de energía parecen estar asustando a otras partes de la cadena de suministro: desde el envío hasta las finanzas y el mantenimiento, que son esenciales para mantener el flujo de petróleo.

Muchos jugadores ya están frenando por precaución sus compras de petróleo a Rusia. Aquellos que no lo han hecho ahora pueden pensarlo dos veces, después de que la compra de un cargamento de crudo por parte de Shell Plc (SHEL) fuera criticada por el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, diciendo que olía a “sangre ucraniana”.

Crudo Brentdfd

En un mercado donde el crudo West Texas Intermediate promedió alrededor de US$51 el barril durante seis años sólidos desde principios de 2015 hasta finales de 2020 y cayó tan bajo como menos US$40 hace poco menos de dos años, comercializando actualmente por encima de US$130 parece ser el comienzo del apocalipsis. En verdad, es casi un regreso a la normalidad. Durante los cinco años anteriores desde el comienzo de 2010, el precio promedió US$92, o alrededor de US$119 al comienzo de ese período, después de ajustar la inflación utilizando el índice de precios al consumidor de EE.UU. La guerra y las sanciones que el mundo rara vez ha visto en décadas solo están llevando el petróleo a niveles que habrían parecido rutinarios hace una década.

PUBLICIDAD

Esos no fueron malos momento para la economía global. Tanto 2010 como 2011, cuando los precios del crudo se recuperaron de la caída de la crisis financiera de 2008 para alcanzar el ritmo que mantuvieron hasta mediados de 2014, fueron dos de los años de mayor crecimiento desde mediados de la década de 2000. Sin duda, eso fue ayudado por el hecho de que los precios estaban siendo impulsados al alza por la fortaleza de la demanda, en lugar de una escasez de oferta. Aún así, el vínculo entre los altos precios del petróleo y las recesiones globales en general es más débil de lo que podría pensar.

Por un lado, el gasto exorbitante de un país es la ganancia espléndida de otro país. Las economías emergentes tienden a tener un mejor desempeño que las ricas cuando los precios del petróleo suben, probablemente porque para muchas de ellas una gran parte de las exportaciones y el PIB proviene tradicionalmente de los hidrocarburos. Los índices bursátiles de todas las acciones en Arabia Saudita y Nigeria han subido más del 10% en lo que va del año, aproximadamente la misma cantidad que han disminuido los mercados de acciones en países más ricos como EE.UU. y Japón.

Petróleo da y quitadfd

Incluso si restringe su horizonte solo a las naciones más ricas, la conexión es sorprendentemente débil. Sin duda, tiene sentido intuitivo que un aumento en los precios del crudo se traduzca directamente en una desaceleración de la actividad económica, porque la energía para la mayoría de nosotros es un artículo no discrecional. Si gastamos más en llenar nuestro tanque de gasolina o pagar nuestras facturas de servicios públicos, tendremos que ahorrar en otras partes de nuestros presupuestos domésticos, como comprar ropa.

PUBLICIDAD

El problema con esta teoría es que el petróleo ya no constituye una parte tan grande del gasto de la mayoría de la gente. En la canasta de bienes a partir de la cual se construye el índice de precios al consumidor de EE.UU., representa solo el 3,7%, aumentando al 5% para los trabajadores manuales. Eso es aproximadamente el mismo nivel que las comidas en restaurantes, los muebles o las facturas de servicios públicos y mucho menos que la atención médica, la venta de automóviles o la comida en el hogar. Los votantes, sin duda, notan un fuerte aumento de los precios en la bomba. La economía, sin embargo, a menudo se salva.

Entonces, ¿por qué los picos de precios del crudo han llevado tan a menudo al declive económico? Una teoría presentada en un influyente artículo de 1997 en coautoría del futuro gobernador de la Reserva Federal de EE.UU., Ben Bernanke, es que no es el precio del crudo en sí, sino la forma en que el banco central responde a esos precios. Un banco central con un enfoque fanático en la lucha contra la inflación tomará el aumento de los precios de la energía como una señal para aumentar las tasas de interés, lo que también exprimirá la economía en general, incluida una parte mucho más importante de la canasta de gastos: los costos de la vivienda.

Gasto en combustibledfd

Para quitar el dolor de un shock petrolero, los funcionarios deben simplemente sentarse y esperar a que el mercado del crudo se reequilibre. Eso es en la práctica lo que hacen cuando se centran en la inflación subyacente para eliminar el efecto de los precios más volátiles de los alimentos y la energía. Elevar las tasas de interés para acabar con los altos precios de la energía es como sangrar a un paciente para calmar la fiebre.

Bernanke tuvo la oportunidad de poner en práctica sus ideas una década después, cuando los precios del crudo alcanzaron un récord mientras estaba a cargo del banco central de EE.UU. Si bien hubo una recesión a los pocos meses del pico del petróleo en julio de 2008, pocos economistas ahora argumentan que hubo una fuerte conexión entre los dos.

PUBLICIDAD

Esa es la razón para preocuparse menos por el precio del petróleo y más por todas las demás cosas que suceden en la economía mundial. La mayoría de las recesiones siguen a un aumento en el precio del petróleo, pero es mucho menos común que los aumentos en el precio del petróleo conduzcan a una recesión. La economía global aún puede sobrellevar esta agitación.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar