Europa

La fallida estrategia de Rusia es visible en el sur de Ucrania

La captura temprana de tres ciudades permitió a las fuerzas rusas empezar a llevar a cabo lo que parece un modelo para los objetivos declarados de la guerra

Imagen del sur de Ucrania durante la guerra
Por Marc Champion
17 de marzo, 2022 | 09:55 AM
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — En ninguna parte de Ucrania la invasión rusa ha ido según lo previsto, pero una combinación de geografía, mejores tropas, líneas de suministro más cortas y una oposición más débil significa que la campaña de Moscú ha progresado lo suficiente en el sur como para mostrar lo que el presidente Vladimir Putin al menos pretendía.

La captura temprana de las ciudades de Melitopol, Berdyansk y Kherson permitió a las fuerzas rusas empezar a llevar a cabo lo que parece un modelo para los objetivos declarados de la guerra -repetidos el miércoles por el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov- de la “desmilitarización” y “desnazificación” de Ucrania.

El miércoles, ambas partes también indicaron que se estaban acercando a un posible acuerdo de alto el fuego, a pesar de que siguen existiendo importantes diferencias y de que Putin pronunció un discurso televisado sobre el poder de “autolimpieza” de los acontecimientos actuales para Rusia que ofrecía pocos motivos evidentes de esperanza.

PUBLICIDAD

Tras los avances iniciales, el avance militar ruso en el sur ha encontrado resistencia en Mariupol, la ciudad portuaria más oriental de Ucrania, y en Mykolayiv, la puerta de entrada a Odesa en el oeste, donde el amplio estuario del río Bug constituye una barrera defensiva natural.

Aun así, un avance ruso para tomar toda la costa “sería un desastre para Ucrania, porque el 70% de nuestras exportaciones van por mar, y el 90% de nuestro grano”, dijo Hanna Shelest, directora de programas de seguridad del Consejo de Política Exterior “Prisma Ucraniano”, con sede en Odesa.

Más allá de la importancia económica y política de controlar el acceso de Ucrania a los puertos marítimos, Rusia también podría asegurar un puente terrestre desde Crimea -la península que Putin se anexionó de Ucrania en 2014- hasta el territorio continental ruso, abrir las conexiones ferroviarias para la logística y liberar una cantidad considerable de mano de obra para apoyar los objetivos militares en otros lugares.

PUBLICIDAD

No menos importante es la importancia política y propagandística de la región. Novorossiya, o Nueva Rusia -el nombre de la época imperial para el sur y el este de Ucrania- es fundamental para la retórica de Putin de que los dos países forman una sola nación rusa.

En los primeros días de la invasión, las expectativas rusas parecían cumplirse. Sus fuerzas irrumpieron en Crimea en la mañana del 24 de febrero con poca oposición y, durante los siguientes 10 días, avanzaron a través de unos 500 km (311 millas) de costa.

“Los militares rusos que han entrado desde Bielorrusia en el norte son esencialmente el equipo B, mientras que las partes más de élite de los militares que llegaron desde el noreste de Kiev y el sur han tenido un mejor desempeño”, dijo el general Richard Barrons, quien se retiró como comandante del Comando de Fuerzas Conjuntas del Reino Unido en 2016. “También estaban en un terreno más fácil y abierto y tenían la gran ventaja de tener líneas de suministro más cortas, con un pie firme en Crimea”.

El 26 de febrero, las tropas rusas entraron en Melitopol, a unos 130 kilómetros al noreste de Crimea. Un día después lo hicieron en Berdyansk, 120 km más al oeste. El 3 de marzo fue el turno de Kherson, a 130 km al noroeste de Crimea y con una población de 280.000 habitantes, la única ciudad ucraniana grande que ha caído en manos de las tropas rusas hasta la fecha.

El tratamiento de estas ciudades, así como de algunas ciudades más pequeñas del sur, parece haber seguido un plan. En primer lugar, fueron aseguradas por el ejército. A continuación, entraron unidades de la Rosgvardia, una gendarmería bien armada que desempeña un papel similar al de la policía especial de la época soviética. Las banderas rusas sustituyeron a las ucranianas en los principales centros administrativos.

En Melitopol, el alcalde electo, Ivan Fedorov, fue secuestrado y conducido por soldados a través de la plaza de la ciudad, según las imágenes de las cámaras fijas publicadas por la oficina del presidente Volodymyr Zelenskiy.

PUBLICIDAD

Fedorov fue sustituido por Halyna Danylchenko, una política local dispuesta a colaborar. En un discurso en vídeo, pidió a los ciudadanos que aceptaran “la nueva realidad” y dejaran los actos “extremistas”, una aparente referencia a las protestas.

En Kherson, el político local Serhiy Khlan dijo que se estaban llevando a cabo registros casa por casa en una cacería de oficiales de seguridad, periodistas y activistas pro-Ucrania, algo que Shelest dijo que amigos en Kherson también le habían dicho.

El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, afirmó que Rusia estaba intentando organizar un referéndum para declarar una “República Popular de Kherson”, análoga a las repúblicas populares separatistas de Donetsk y Luhansk, situadas más al este. Las autoridades rusas aún no han confirmado dicha propuesta.

PUBLICIDAD

El miércoles, Putin dijo que la “operación militar especial” que ordenó en Ucrania iba según lo previsto, pero incluso en el sur eso parece poco probable. Lejos de colgar sus propias banderas rusas, miles de personas se han reunido a diario en Kherson para protestar por la ocupación. En Berdyansk, multitudes más pequeñas coreaban “váyanse a casa”. En Melitopol, los manifestantes se enfrentaron a los soldados rusos el 14 de marzo, mientras exigían el regreso de Fedorov.

El miércoles, la oficina presidencial ucraniana dijo que Fedorov había sido liberado en una operación especial. A continuación, publicó un vídeo en el que supuestamente Zelenskiy hablaba con el alcalde de Melitopol en una llamada de audio.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, Mariupol corre el riesgo de adquirir el estatus totémico de Vukovar o Sarajevo durante las guerras yugoslavas de la década de 1990, asedios cuya destrucción y crueldad provocaron la indignación de gran parte del mundo y, finalmente, contribuyeron a una intervención internacional más contundente. Miles de civiles han escapado de Mariupol esta semana. El teatro de la ciudad, utilizado como refugio contra las bombas por cientos de personas, fue destruido el miércoles. Rusia negó su responsabilidad y dice que no ataca a los civiles.

Odesa supondrá un reto aún mayor para los comandantes rusos, ya que ocupa un lugar especial en el imaginario histórico y cultural ruso. Hasta ahora, quizás como consecuencia de ello, se ha librado de los bombardeos aéreos que han sufrido otras ciudades.

La ciudad, de poco más de un millón de habitantes, ha tenido tradicionalmente una gran población prorrusa, pero si ese apoyo se mantiene, aún no se ha manifestado. En cambio, el alcalde Gennadiy Trukhanov, que tenía pasaporte ruso hasta 2017, se ha manifestado para denunciar el ataque ruso y ha dirigido a los voluntarios mientras llenan sacos de arena y hacen trampas para tanques.

PUBLICIDAD

“Realmente esperaban que Odesa levantara la bandera rusa”, dijo Shelest. “Ahora tiene que ser un asalto y eso no es algo fácil de soportar ni psicológica ni militarmente”.

En primer lugar, los militares rusos tendrán que superar Mykolayiv y recorrer los 130 kilómetros restantes hasta Odesa. Hasta ahora, los múltiples esfuerzos por atravesar o sortear la ciudad han acabado en fracaso.

Y aunque las naves de desembarco rusas se han reunido frente a la costa del Mar Negro de Odesa varias veces en las últimas dos semanas como si fueran a atacar, un desembarco por mar sería difícil. Las playas adecuadas han sido minadas y están defendidas, dijo Shelest. Al llegar a la ciudad, todo parece indicar que las tropas rusas tendrían que abrirse paso luchando.

PUBLICIDAD

Aislar Ucrania desde el Mar Negro en el sur seguirá siendo probablemente un objetivo estratégico importante para Rusia mientras continúen los combates, según Barrons, ahora presidente de Universal Defence & Security Solutions, una consultoría estratégica de antiguos oficiales militares. Aunque no se fía de la potencia de fuego que todavía tiene Rusia, se mostró escéptico de que todavía sea posible algo parecido al plan original de Putin para Ucrania.

“Esta es una ocupación que nunca funcionará”, dijo Barrons, y las razones para que Putin busque una salida se acumulan. La cuestión para Odesa y otras ciudades, añadió, es hasta dónde estará dispuesto a llegar un frustrado Putin, incluyendo opciones como las armas químicas o la limpieza étnica, en su intento de controlar Ucrania.

-- Con la ayuda de Sanjit Das.

Más sobre la guerra en Ucrania:

Biden llama a Putin “criminal de guerra”, el Kremlin dice es “inaceptable”

Kremlin niega reporte sobre progreso sustancial en conversaciones con Ucrania

Biden hablará con Xi el viernes en busca de seguir presionando a Putin

PUBLICIDAD