República Dominicana

La volatilidad continuará en los mercado bursátiles. ¿Cómo afecta a Dominicana?

Daniel Paulino, gerente del puesto de bolsas Alpha Inversiones explica a Bloomberg Línea cómo afecta el conflicto militar a los mercados bursátiles y su repercusión en el país caribeño

Vista de Santo Domingo, República Dominicana.
17 de marzo, 2022 | 02:13 PM
Tiempo de lectura: 13 minutos
Últimascotizaciones

Santo Domingo — Los mercados mundiales han experimentado una gran volatilidad al sopesar el impacto de la invasión de Ucrania, las alteraciones del flujo de materias primas y el aumento de las sanciones globales contra Rusia han sido los principales propulsores de dicho fenómeno.

El gerente de administración de cartera del puesto de bolsa de República Dominicana, Alpha Inversiones, habló con Bloomberg Línea y explicó cómo está afectando el conflicto militar a los mercados bursátiles a nivel mundial y como repercute en lo local.

Daniel Paulino anticipó que se espera que la volatilidad continua en el corto y mediano plazo a medida que los líderes calibran y anuncian su respuesta a este acontecimiento militar.

PUBLICIDAD

En cuanto a la nación caribeña, Paulino refiere que a pesar de la distancia entre República Dominicana y la zona de conflicto, el ambiente tenso por la guerra está teniendo efectos negativos sobre los precios de los insumos básicos de los dominicanos. Además, el país enfrenta un alza dramática del petróleo, que oscila por ahora en rangos superiores a US$100 por barril, cuando el gobierno lo presupuestó en US$61.

Alpha Inversiones es una empresa de intermediación de los valores autorizados por la Superintendencia de Valores de República Dominicana, ofrece asesoría financiera de inversiones, asesoría en la estructuración de productos de valores y administración y gestión de carteras. Cuenta con activos con RD$23.259 millones (US$428 millones), un patrimonio de RD$3.928 millones y resultados netos con RD$1.340,9 millones.

“Uno de los “activos de refugio” más confiables es el dólar norteamericano (USD), que suele tener un rendimiento superior durante las crisis geopolíticas, lo que ha vuelto a suceder. El índice DXY se ha apreciado casi un 3% tras la invasión rusa. De cara al futuro, también pensamos que el dólar debería tener una buena demanda a raíz de la divergencia entre las políticas de los bancos centrales, dado que la Fed va camino de subir las tasas más rápido que el Banco Central Europeo”.

Aquí la entrevista, editada para su claridad.

PUBLICIDAD

Bloomberg Línea: El Mercado de Valores muestra volatilidad frente algunos sucesos, ¿cuál ha sido el comportamiento ante el enfrentamiento de Rusia a Ucrania?

Daniel Paulino: Desde la invasión rusa de Ucrania, la volatilidad ha aumentado y los activos de refugio se han recuperado. La probabilidad de un período prolongado de precios más altos de las materias primas plantea riesgos a la baja para el crecimiento y riesgos al alza para la inflación. Mientras tanto, la incertidumbre sobre las intenciones del presidente Putin y el riesgo de un error de cálculo aumentan el riesgo de prolongación y/o escalada de la guerra.

La invasión rusa de Ucrania ha ampliado la distribución de probabilidad de los resultados del mercado de valores. El aumento de la incertidumbre proviene de una variedad de factores, que incluyen, entre otros: las intenciones del presidente Putin, el alcance de las sanciones futuras, los resultados militares, las políticas de defensa de los estados no pertenecientes a la OTAN, la postura percibida de China, los precios de las materias primas, el crecimiento global, la inflación, y las políticas del banco central.

Como efecto, nuestra confianza en la materialización de cualquier resultado de mercado individual ahora es menor, y el rango de consecuencias potenciales también es más amplio, tanto al alza como a la baja.

¿Qué representa el conflicto bélico de Rusia y Ucrania para los mercados bursátiles? ¿Quién o quiénes salen con mejor posición?

Entre Rusia y Ucrania representan aproximadamente el 29% de las exportaciones mundiales de trigo, el 19% de las exportaciones de maíz y el 8% de las exportaciones de aceite de girasol. En lo que va de mes el trigo ha registrado un alza de aproximadamente un 50%, y en lo que va del año cerca de un 80%, generando una subida muy alta en los precios de los alimentos y de la inflación mundial en un momento crítico donde la mayor parte de las economías se están recuperando del impacto de la pandemia.

PUBLICIDAD

De igual manera, Rusia exporta aproximadamente el 46% de la producción global de paladio y el 15% del platino, ambos metales que se han apreciado en un 32% y un 10% respectivamente. Con respecto al petróleo, Rusia es de los mayores exportadores y productores del mundo, exportando aproximadamente el 9% de la producción global. El 45% del gas que consume la Unión Europea es suplido por Rusia, lo que coloca a la región en un momento muy complicado.

Por lo que se entendería que aquellos agentes productores o comerciantes de cualquiera de estas materias primas se están beneficiando de las condiciones actuales del mercado, por lo menos en el corto plazo. Al final del día, en escenarios tan complejos como una guerra, sufrimos todos y estaremos sufriendo las consecuencias en conjunto en el largo plazo. En términos de producción e intercambio real no existe un ganador neto cuando tenemos altos niveles de inflación y bajos niveles de crecimiento.

¿Cuáles son las empresas o mercados más afectados?

PUBLICIDAD

A nivel global: Se estima que el conflicto en Ucrania podría reducir el valor de la economía mundial en mil millones de dólares y aumentar un 3% la inflación mundial este año al provocar otra crisis en las cadenas de suministro.

En el caso de riesgo extremo, que definiríamos como uno que tiene un impacto negativo material y duradero en el crecimiento global, el conflicto podría escalar a un nivel que empuje a las naciones occidentales a aceptar una interrupción del flujo de energía de Rusia. Si los precios del petróleo subieran a US$125 por barril o más durante dos trimestres, el crecimiento del PIB global sería aproximadamente medio punto porcentual más bajo. Si se interrumpe el flujo de energía de Rusia, las primas de riesgo más altas y las estimaciones de ganancias globales más bajas probablemente desencadenarían pérdidas más duraderas para los mercados de valores

PUBLICIDAD

Como hemos comentado anteriormente, los precios de la energía tienen presiones al alza y las economías dependientes o importadoras del petróleo van a sufrir y ver cómo la actividad económica se ve afectada en los sectores no energéticos.

En Europa: Entre las preguntas clave para los mercados está si esta eventualidad empujará a las naciones europeas y de la OTAN a reducir sus importaciones de energía de Rusia. Hasta ahora, no hemos presenciado voluntad política para hacerlo, ya que la mayoría de las economías están luchando contra una presión inflacionaria significativa. Rusia tiene un fuerte interés económico en continuar vendiendo sus exportaciones de energía y otras materias primas a Europa. En 2020, el 36,5% de todas las importaciones rusas y el 37,9% de sus exportaciones fueron con la Unión Europea.

La guerra también obligará a los gobiernos europeos a incurrir en más deuda para pagar la afluencia de inmigrantes y fortalecer sus ejércitos. Por lo que definitivamente vemos al mercado europeo como uno de los más afectados de toda esta situación.

PUBLICIDAD

El Euro Stoxx 50 (índice de referencia para los mercados europeos) ha caído más de un 14% en el último mes y aún no vemos señales de repunte, en una situación que cada día se vuelve más conflictiva.

En Rusia: La guerra nunca es sólo una cuestión de soldados y armas. De hecho, la guerra económica y las sanciones impuestas han sido el aspecto fundamental de este conflicto. Pero como bien nos hemos dado cuenta, las sanciones son una forma de guerra, no una alternativa a ella, y como la guerra, son peligrosas, perjudiciales y de impacto impredecible. Es por esto, que, para castigar a Rusia, Estados Unidos y sus aliados han convertido las finanzas en su mejor arma de guerra, tratando de presionar financiera y económicamente a Rusia para que se retire de Ucrania a través de sanciones, no de fuerza bruta.

Y debido a esto, Rusia ya está pagando un alto precio financiero por la agresión que condujo hasta este punto. El índice bursátil MOEX cayó un 33.28% solamente el día de la invasión, elevando las pérdidas en lo que iba del año a alrededor del 45.66%. Solo esta semana se han borrado más de 60,000 millones de dólares del valor de las acciones rusas. Por lo que por quinto día consecutivo las autoridades rusas se han visto obligadas a suspender el comercio bursátil en Rusia para evitar que los activos rusos sufren mayores pérdidas.

PUBLICIDAD

Los principales proveedores de índices también eliminarán las acciones rusas de los índices ampliamente utilizados a partir de la próxima semana. El ETF VanEck Russia que posee mucha liquidez y se negocia en los EE. UU. ya perdió un 63% en lo que va de semana, y ha bajado un 78% en lo que va del año.

La población rusa por igual se prepara para un cambio drástico en su nivel de vida, ya que las importaciones de bienes cotidianos se están interrumpiendo rápidamente.

“De igual manera, este acontecimiento ha llevado al precio del petróleo hasta los US$140 por barril. Mientras que el presupuesto del gobierno dominicano para el 2022 es de aproximadamente US$61. La República Dominicana importa el 100% del petróleo que consume, por lo que estaremos viendo cómo la actividad económica se verá afectada de manera negativa en todos los sectores y los niveles de inflación seguirán aumentando considerablemente”.

En los últimos días, varias empresas occidentales abandonaron sus operaciones en Rusia para evitar infringir las sanciones. Apple dijo que había dejado de vender todos sus productos en Rusia, siguiendo movimientos similares de fabricantes de automóviles y camiones, incluidos Ford, GM, Volvo, Renault y Jaguar. Los gigantes petroleros occidentales Shell y BP terminaron empresas conjuntas con sus contrapartes rusas a principios de esta semana. Disney, junto con WarnerMedia, la empresa matriz de CNN, están pausando sus operaciones en la región, Visa, MasterCard, PayPal y AMEX también han suspendido sus operaciones en Rusia.

Estas salidas, combinadas con la caída del valor del rublo (RUBUSD), que ha caído aproximadamente un 40% con respecto al dólar norteamericano, amenazan con asfixiar la economía de Rusia y privar a los rusos de bienes extranjeros cruciales.

¿Cuáles sectores pueden tener un repunte de su valor?

Definitivamente vemos oportunidades muy interesantes en el sector de energía.

Los precios del crudo referencial Brent subieron esta semana hasta cerca de 140 dólares el barril, en medio de la paralización de las exportaciones de petróleo ruso debido a que los operadores tratan de evitar embrollarse con las sanciones. También viene del nivel de los inventarios de crudo de Estados Unidos, que se encuentran en mínimos de varios años, lo que ayudó a elevar los futuros del Brent hasta su nivel más alto desde 2008.

El Brent ha ganado cerca de un 37% en los últimos 30 días y el diferencial a seis meses del contrato alcanzó este jueves un récord de más de 21 dólares por barril, lo que indica una oferta muy ajustada.

El crudo estadounidense West Texas Intermediate alcanzó un máximo de 130.5 dólares, su precio más alto desde el 2008.

Las ganancias se produjeron tras una nueva ronda de sanciones de Estados Unidos contra el sector de refinación de petróleo de Rusia, lo que hace temer que las exportaciones rusas de petróleo y gas sean el siguiente objetivo.

A este conflicto le sumamos la fuerte demanda de petróleo a medida que los países levantan las restricciones del COVID-19 lo que aumenta la demanda de este en un momento donde la oferta es muy escasa.

De igual manera entendemos que en medio del riesgo de interrupciones en el suministro, que las materias primas generales pueden ser una cobertura geopolítica eficaz para las carteras. Es probable que la renta variable energética, se beneficie aún más en caso de que sigan aumentando los precios de las materias primas.

El impacto en República Dominicana

En el mercado local, ¿Cuál cree que será el comportamiento? ¿Cuáles presentarán bajas?

Aunque entre República Dominicana y Rusia se sitúan a más de 11.075 kilómetros de distancias, el ambiente tenso que vive esa nación con Ucrania está teniendo efectos negativos sobre los precios de los insumos básicos de los dominicanos. Las tensiones geopolíticas y las sanciones impuestas a Rusia causadas por la invasión a Ucrania definitivamente están teniendo un impacto muy grande en la economía mundial. Uno de los aspectos en lo que esta guerra tendrá consecuencias es en la capacidad que tendrán estos dos países de comercializar con otros y en un posible atasco de la cadena de suministro de Europa.

De acuerdo con la base de datos Comtrade de las Naciones Unidas, Rusia y Ucrania han exportado aproximadamente US$330 millones a República Dominicana en los últimos 3 años. Y en el mismo intervalo de tiempo, la República Dominicana ha exportado más de US$100 millones a estas dos economías.

De igual manera, este acontecimiento ha llevado al precio del petróleo hasta los US$140 por barril. Mientras que el presupuesto del gobierno dominicano para el 2022 es de aproximadamente US$61. La República Dominicana importa el 100% del petróleo que consume, por lo que estaremos viendo cómo la actividad económica se verá afectada de manera negativa en todos los sectores y los niveles de inflación seguirán aumentando considerablemente.

¿Cuáles son las empresas o los mercados que deben aprovechar el momento y “pescar en río revuelto”... (si las hay)?

En períodos de incertidumbre, normalmente vemos un movimiento de mercado inclinado hacia los activos de refugio. (los cuales perdieron protagonismo en los mercados en los últimos años debido al gran crecimiento que hemos presenciado)

Uno de los “activos de refugio” más confiables es el dólar norteamericano, que suele tener un rendimiento superior durante las crisis geopolíticas, lo que ha vuelto a suceder. El índice DXY se ha apreciado casi un 3% tras la invasión rusa. De cara al futuro, también pensamos que el dólar debería tener una buena demanda a raíz de la divergencia entre las políticas de los bancos centrales, dado que la Fed va camino de subir las tasas más rápido que el Banco Central Europeo.

Otros activos de refugio han tenido una buena evolución en las últimas semanas, incluidos los títulos del Tesoro de EE. UU. y el oro. Pero mientras estos mencionados anteriormente pueden mantener su rentabilidad superior relativa a corto plazo, creemos que actualmente hay mejores formas de construir una exposición defensiva en las carteras.

El oro, otro activo de refugio clásico, se ha apreciado aproximadamente un 10% desde inicios de febrero, y casi un 5% a partir de la invasión. Sin embargo, bien es cierto que esta última crisis ha puesto de manifiesto las cualidades del oro como seguro, esperamos que el aumento de las tasas de interés y el fortalecimiento del USD en el mediano y largo plazo lastren al metal precioso.

De igual manera, los rendimientos de los títulos del Tesoro de EE. UU. siguen siendo poco atractivos y, dado que el aumento de tasas de los bancos centrales es inminente, no prevemos un recorrido alcista sostenido de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años.

¿Cuáles son los frenos u oportunidades que pueden tener?

La volatilidad posiblemente siga siendo elevada a corto plazo y, por ende, no podemos descartar la posibilidad de que los mercados mundiales continúen cayendo por un periodo extendido.

Aconsejamos a los inversores que mantengan la calma y una perspectiva amplia y que fortalezcan la cartera lo suficiente para transitar la incertidumbre que se avecina. En este contexto de inestabilidad, los inversores deberían conservar la diversificación en términos geográficos, de clases de activos y de sectores. Ante el riesgo de interrupciones del suministro, creemos que las materias primas en general pueden ser una cobertura geopolítica eficaz para las carteras. Mientras tanto, el dólar estadounidense tiene el potencial de beneficiarse del flujo de capitales hacia refugios de seguridad durante la crisis.

“Los rendimientos de los títulos del Tesoro de EE. UU. siguen siendo poco atractivos y, dado que el aumento de tasas de los bancos centrales es inminente, no prevemos un recorrido alcista sostenido de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años”.

Si bien es imposible juzgar la magnitud precisa de los efectos geopolíticos en los mercados, dichos eventos generalmente no han impedido que las acciones globales suban en un horizonte de mediano plazo, y las reducciones provocadas por eventos de estrés geopolítico suelen ser de corta duración para carteras bien diversificadas (Ver gráficas adjuntas).

Históricamente, el mayor riesgo para los inversionistas de las crisis geopolíticas proviene de la reacción exagerada y la diversificación insuficiente. Rusia y Ucrania solo representan el 2% del PIB mundial por lo que creemos que es importante que los inversionistas mantengan una postura tranquila y mantengan una perspectiva amplia, y que construyan una cartera lo suficientemente sólida para navegar las crisis geopolíticas y el aumento de las tasas de interés de EE.UU. Al diversificarse por sectores, regiones y clases de activos, los inversionistas pueden reducir su exposición a riesgos geopolíticos relacionados con la crisis de Ucrania o a otros riesgos políticos que surjan en el mundo.

PUBLICIDAD