Actualidad

Signet golpea comercio de diamantes al negarse a comprar gemas rusas

La decisión del mayor minorista de diamantes en el mercado más importante del sector creará dificultades en toda la cadena de suministro mundial

ZALES
Por Thomas Biesheuvel y Jeannette Neumann
17 de marzo, 2022 | 04:07 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Signet Jewelers Ltd. (SIG), propietaria de Kay Jewelers y Zales, hizo temblar el comercio mundial de diamantes el miércoles, al comunicar a los proveedores que dejaría de comprar piedras extraídas en Rusia, la mayor fuente mundial de gemas.

La decisión del mayor minorista de diamantes en el mercado más importante del sector creará dificultades en toda la cadena de suministro mundial. En los centros de distribución de diamantes, desde la ciudad portuaria belga de Amberes hasta Bombay y Dubái, los diamantes de diferentes países se mezclan habitualmente en casi todas las fases de corte, pulido y comercialización.

La decisión de Signet es el último ejemplo de empresas que van más allá de las sanciones impuestas por los gobiernos, ya que la invasión rusa de Ucrania hace temer una reacción de los consumidores. Rusia compite con Botsuana como mayor productor mundial de diamantes, suministrando casi un tercio de todas las piedras por volumen. Estados Unidos es sin duda el mercado más importante de la industria, con cerca de la mitad de todas las ventas.

PUBLICIDAD
Anillos de compromiso de diamantes de la colección Zales Celebration Diamond se exponen en una tienda Zales de Nueva York, Estados Unidos, el martes 15 de septiembre de 2009. La colección Celebration Diamond presenta piedras talladas con 102 facetas patentadas.dfd

Otras grandes marcas están considerando medidas similares, según personas familiarizadas con la situación que pidieron no ser identificadas ya que las discusiones son privadas.

Signet ha ido mucho más lejos que el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. En un decreto del viernes, se anunció la prohibición de la importación de diamantes rusos y, aunque en un principio eso tomó desprevenida a la industria, la letra pequeña mostraba que sólo afectaba a los diamantes en bruto.

Muy pocos diamantes en bruto se envían a Estados Unidos. La mayoría acaban en la India (a través de centros comerciales en Bélgica y Dubái), donde se cortan, pulen y engastan en joyas antes de ser enviados a todo el mundo. El decreto de Biden no afecta a estos productos.

PUBLICIDAD

En un memorando, visto por Bloomberg News, Signet dijo a los proveedores que dejará de comprar diamantes y metales preciosos originarios de Rusia.

“Por lo tanto, Signet ha detenido todo el comercio de metales preciosos y diamantes que se originan a partir de tales fuentes rusas sancionadas, y por lo tanto se le pide que deje de suministrar los mismos a Signet, aunque el país (o países) en el que opera puede no haber impuesto sanciones a los metales preciosos y diamantes rusos”, dijo Signet en el memorando.

La CEO, Gina Drosos, dijo que la petición de evitar el mercado ruso está en consonancia con el esfuerzo de años de Signet para garantizar que la empresa se abastece de sus diamantes y piedras preciosas de forma ética, un proceso que incluye auditorías.

“No es una onda expansiva a través de nuestra comunidad de proveedores para que les pidamos que se asocien con nosotros para no usar diamantes rusos que se obtienen después de que este conflicto comenzó”, dijo Drosos en una entrevista después de la publicación de las ganancias trimestrales de la compañía el jueves. “Ellos lo entienden”.

La CEO dijo que la mayoría de los diamantes de Signet por valor provienen del sur de África, Australia y Canadá. La compañía no ha visto un impacto significativo en el precio de los diamantes originarios de esos países desde la invasión rusa de Ucrania, dijo.

Aunque es menos conocida que De Beers, la rusa Alrosa PJSC produce aproximadamente la misma cantidad de gemas que la emblemática empresa de diamantes, que tuvo el monopolio hasta principios de este siglo.

PUBLICIDAD

La prohibición amenaza con trastornar las cadenas de suministro, pero Signet ha añadido advertencias para evitar una crisis inmediata. En la nota, la empresa dijo que su bloqueo se aplica a los bienes comprados después del 24 de febrero, la fecha en que Rusia invadió Ucrania. La industria del diamante tiene una larga cadena de suministro, con muchos meses entre la compra de piedras en bruto y la entrega final de los productos terminados a los minoristas.

El impacto de la medida de Signet probablemente tendrá efectos en cadena en toda la industria. Más de un millón de personas trabajan en la industria de fabricación de diamantes de la India y la extracción de las piedras es crucial para las economías de países como Botsuana y Lesoto.

La capacidad de la industria del diamante para satisfacer la demanda de Signet también está en duda. Aunque los diamantes en bruto reciben certificados del Proceso de Kimberley, diseñados para acabar con la venta de diamantes de sangre que financiaron guerras en la década de 1990, que muestran su origen, éstos suelen ser sustituidos en los centros comerciales por certificados de “origen mixto” cuando se mezclan los paquetes de piedras.

PUBLICIDAD

Muy pocos diamantes permanecen bajo la custodia de una empresa a lo largo de toda la cadena de suministro. La mayoría son cortados, pulidos, fabricados y luego engastados en joyas por diferentes empresas y a menudo se comercializan entre cada paso. Los diamantes se mezclan habitualmente en paquetes de tamaños y calidades similares a lo largo de este proceso, lo que hace casi imposible el seguimiento del origen en muchos casos.

Algunos jugadores del sector de los diamantes, que está dominado por empresas familiares privadas, ya están planeando separar las cadenas de suministro, según personas familiarizadas con su pensamiento. Los diamantes rusos, que todavía pueden comprarse en euros, se canalizarán hacia los mercados chinos o indios en lugar de los occidentales.

PUBLICIDAD

Hay algunos programas incipientes introducidos por la industria, como el programa Tracr de De Beers, que rastrean los orígenes. Pueden funcionar para diamantes de alto valor, como los que se venden por decenas de miles de dólares en una tienda de Tiffany & Co., pero son difíciles de reproducir para los millones de piedras pequeñas con las que trabaja la mayor parte de la industria.

Le puede interesar:

Rusos compran oro para poner a salvo sus ahorros tras colapso del rublo

PUBLICIDAD

UE sumará artículos de lujo, acero y hierro a sanciones a Rusia

Biden prohíbe importaciones de caviar, vodka y diamantes de Rusia

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD