EE.UU.

Altos funcionarios de EE.UU. ven a China más cerca de apoyar a Putin

Más allá de cierto apoyo público a Ucrania, altos funcionarios de EE.UU. ven señales de que China está buscando formas de suavizar el golpe de las sanciones a Rusia

Xi y Putin
Por Peter Martin, Jenny Leonard, Alberto Nardelli y Jennifer Jacobs
18 de marzo, 2022 | 07:21 AM
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg — La apagada respuesta de China a la invasión rusa de Ucrania ha endurecido las opiniones dentro de la administración Biden de que el presidente Xi Jinping podría estar más cerca de apoyar a Moscú mientras el conflicto continúa, según varias personas familiarizadas con el asunto.

Incluso mientras el gobierno chino expresa públicamente cierto apoyo al pueblo ucraniano y pide una solución pacífica, altos funcionarios estadounidenses ven señales de que China está buscando formas de suavizar el golpe de las sanciones impuestas a Rusia por Estados Unidos y sus aliados, según las personas, que dicen tener conocimiento de las deliberaciones en Pekín.

Las personas, que pidieron no ser identificadas debido a lo delicado del asunto, no ofrecieron detalles sobre cómo China podría compensar las consecuencias económicas de las sanciones. Tampoco quisieron dar detalles sobre las fuentes de información de Estados Unidos sobre el gobierno chino y sus interacciones con el Kremlin. Algunas de las personas dijeron que China también está considerando suministrar a Rusia armas como drones armados.

PUBLICIDAD

Pekín niega haber respaldado tácitamente la invasión y los funcionarios chinos han rechazado los informes de Estados Unidos según los cuales Rusia pidió ayuda financiera y militar a China poco después de invadir Ucrania, calificándolos de desinformación.

El presidente Joe Biden tiene previsto hablar por teléfono con Xi el viernes, y los recelos de Estados Unidos sobre la postura de China respecto a Ucrania ocupan un lugar destacado en la agenda.

“Nos preocupa que estén considerando ayudar directamente a Rusia con asistencia militar para utilizarla en Ucrania”, dijo el jueves el secretario de Estado Antony Blinken.

PUBLICIDAD

En su llamada con Xi, se espera que Biden intente persuadir a su homólogo chino para que se aleje de cualquier apoyo al presidente ruso Vladimir Putin y su guerra. Lo que está en juego es potencialmente cambiante, después de una reunión de seis horas el lunes en Roma en la que el Asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, advirtió al máximo diplomático de China, el miembro del Politburó Yang Jiechi, de las graves consecuencias que tendría el apoyo de Pekín a Rusia a través de sus bancos o en el campo de batalla.

“El hecho de que China no haya denunciado lo que está haciendo Rusia en sí mismo dice mucho”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en una sesión informativa el jueves. La llamada de Biden con Xi, dijo, es “una oportunidad para que él hable directamente, de líder a líder, sobre una serie de cuestiones”. La invasión rusa de Ucrania formará parte de ello. Y qué papel o cómo ve el presidente Xi el papel de China en ese conflicto, será parte de eso”.

Al pedírsele un comentario sobre este artículo, un representante de la embajada china en Washington se refirió a las declaraciones del martes del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian, quien acusó a Estados Unidos de “crear y difundir información falsa”.

Los funcionarios chinos han dicho que buscan fomentar una solución diplomática a la crisis. El jueves, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Pekín respaldó los comentarios de su embajador en Ucrania en los que prometía “no atacar nunca” al país y elogiaba la fuerza y la unidad del pueblo ucraniano.

La embajada rusa no respondió a solicitudes de comentarios.

Evaluación del Pentágono

La verdadera naturaleza de la relación de China con Rusia a la luz de la guerra en Ucrania fue abordada en una evaluación de las amenazas globales publicada el jueves por la Agencia de Inteligencia de Defensa del Pentágono. En ella se constata que “China está gestionando estrechamente sus mensajes sobre el conflicto, respaldando en general la caracterización de Rusia como un conflicto causado en última instancia por la expansión de la OTAN impulsada por Estados Unidos y el desprecio por los intereses de seguridad de Rusia”.

PUBLICIDAD

Sin embargo, también dijo que “es probable que Pekín sea reacio a respaldar totalmente a Rusia para preservar sus propias relaciones económicas con Europa y Estados Unidos. Sin duda, China también está observando con atención cómo se lleva a cabo la campaña rusa y cómo se desarrolla el combate contra una resistencia decidida”.

Antes de la reunión de Roma, se había producido un fluido debate en el seno de la administración sobre la conveniencia de utilizar la crisis de Ucrania para tratar de abrir una brecha entre China y Rusia, que juntos declararon poco antes de la invasión que no había “zonas prohibidas” en su amistad.

Funcionarios estadounidenses han expresado su consternación por el hecho de que China haya amplificado algunas desinformaciones rusas, incluidas las afirmaciones de que los ucranianos estaban desarrollando armas biológicas con ayuda estadounidense, declaraciones consideradas por la Casa Blanca y la OTAN como un intento del Kremlin de crear un pretexto para un posible ataque químico o biológico propio.

PUBLICIDAD

Los funcionarios chinos, a su vez, han rechazado las acusaciones de Estados Unidos de que Rusia buscó ayuda militar de Pekín, incluyendo drones armados, poco después de que comenzara la invasión. Tanto el Kremlin como China han negado que se hiciera tal petición.

Interpretación de Pekín

Sería poco habitual que China respondiera a una petición rusa de armas con un “no” rotundo, lo que complicaría las interpretaciones de las intenciones de Pekín, según un funcionario de inteligencia europeo con conocimiento de la evaluación estadounidense. Ese funcionario dijo que tendría poco sentido que China proporcionara armamento significativo.

PUBLICIDAD

Pero los funcionarios estadounidenses desconocen actualmente las verdaderas intenciones de China hacia Rusia y Ucrania, según correspondencia diplomática vista por Bloomberg. China podría considerar la guerra como una oportunidad para explotar la creciente dependencia económica de Rusia, por ejemplo comprando activos estratégicos o haciendo otros esfuerzos para dañar la influencia de Occidente. La posición de Pekín es ambigua y contradictoria, y los recientes intercambios con funcionarios estadounidenses -incluida la reunión de Yang con Sullivan en Roma- han producido poca claridad, según la correspondencia.

El gobierno de Biden también ha advertido a las empresas chinas que no intenten eludir las restricciones comerciales rusas que Estados Unidos ha impuesto a las tecnologías clave. Sin embargo, no está claro qué tipo de actividad económica entre China y Rusia podría llevar a Estados Unidos a imponer sanciones a Pekín.

China también representa un potencial salvavidas financiero para el gobierno de Rusia y sus bancos, muchos de los cuales operan ahora bajo sanciones occidentales, lo que prácticamente los separa del dólar. Después de que Visa Inc. (V) y Mastercard Inc. (MA) suspendieran sus operaciones en el país, algunos prestamistas rusos trataron de utilizar el sistema UnionPay de China, que podría permitir la continuación de los pagos en el extranjero.

PUBLICIDAD

Los asesores de Biden llevan tiempo diciendo que, en general, la mejor manera de aclarar la confusión de Estados Unidos sobre las intenciones de China es que Biden y Xi hablen directamente. China tiene sus propias prioridades estratégicas, entre ellas mantener la estabilidad de su economía nacional de cara al Congreso del Partido Comunista que se celebrará a finales de este año.

La relación entre los dos titanes económicos del mundo es tensa, y la crisis de Ucrania ha puesto de manifiesto la desconfianza entre ellos. Estados Unidos y China se encuentran ahora inmersos en un conflicto provocado por un país, Rusia, que en su día estuvo tan cerca del mundo occidental como para formar parte del Grupo de los Ocho, pero que desde hace años se ha ido desviando hacia la órbita de Pekín.

El papel de China en la difusión de la desinformación rusa sobre los biolaboratorios ucranianos, además de la información no especificada de que Pekín está sopesando la petición de armas de Moscú, ha contribuido a inclinar el debate interno de la administración hacia la posición de los funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional de Sullivan, que han favorecido un enfoque más duro hacia Pekín. China está sufriendo actualmente su peor brote de Covid-19 desde el estallido inicial de la pandemia, y tiene un incentivo para señalar con el dedo después de que Estados Unidos buscara una investigación sobre los orígenes del virus -incluyendo si se filtró de un laboratorio en Wuhan.

PUBLICIDAD

Funcionarios del Departamento de Estado habían visto anteriormente más oportunidades de dividir a Pekín y Moscú sobre la guerra, argumentando que las declaraciones equívocas de Pekín sobre la crisis apuntaban a la incomodidad por las acciones de Moscú. Sullivan especuló públicamente en una entrevista con la CNN el domingo que Putin “mintió” a los dirigentes chinos y que éstos podrían no haber entendido el alcance total de sus planes en Ucrania.

El compromiso de alto nivel de la administración Biden con Pekín ha sido limitado. Una de las primeras reuniones en Anchorage, Alaska, comenzó con Yang -el principal diplomático chino- sermoneando a Sullivan y a otros funcionarios estadounidenses sobre lo que, según él, son violaciones de los derechos humanos en Estados Unidos, así como rechazando la “injerencia” en las reivindicaciones de Pekín sobre Taiwán. China navegó el viernes con un portaaviones a través del Estrecho de Taiwán a la sombra de buques de guerra estadounidenses y taiwaneses, según informó Reuters, un hecho bastante habitual que, sin embargo, muestra las tensiones latentes antes de la llamada Biden-Xi.

La última vez que Biden y Xi hablaron fue en noviembre, cuando se reunieron virtualmente durante casi cuatro horas, en una videoconferencia que, según los funcionarios, abarcó una gran variedad de temas entre los países, pero que no dio lugar a ningún avance real.

La Casa Blanca aún no ha articulado una estrategia prometida hacia China y ha dejado en suspenso una serie de medidas económicas que pensaba adoptar contra Pekín, en parte debido a la actual crisis en Ucrania, según personas familiarizadas con las deliberaciones internas.

Más sobre la guerra en Ucrania:

EE.UU.: Es probable que Putin haga amenazas nucleares si la guerra se extiende

Biden presionará a Xi para que no respalde la invasión de Putin a Ucrania

JPMorgan procesó pagos de bonos rusos y los envió a Citigroup

PUBLICIDAD