La guerra complica el papel de Rusia en el suministro de productos básicos a China

Rusia es ahora el segundo mayor expedidor de carbón a China después de Indonesia, mientras que sus exportaciones de gas han aumentado considerablemente

Aunque la cuota de Rusia en las importaciones de cobre refinado ha aumentado, la expansión de la industria de fundición china significa que la importación de mineral directamente de los mineros en lugares como Sudamérica se ha vuelto más importante
Por Bloomberg News
19 de marzo, 2022 | 08:29 PM

Bloomberg — La relación comercial entre China y Rusia se ha complicado desde que comenzó la guerra hace más de tres semanas, lo que plantea dudas sobre el futuro flujo de energía, metales y cultivos entre ambas potencias.

Antes de la guerra en Ucrania, la importancia de Rusia para China como proveedor de materias primas no hacía más que crecer. Eso se consolidó en la amistad “sin límites” anunciada entre las dos naciones antes de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín, que se celebró con la firma de nuevos acuerdos para suministrar a China petróleo, gas y trigo rusos.

Inmediatamente después de la invasión, los funcionarios chinos dijeron que no estaban de acuerdo con las sanciones unilaterales y que seguirían manteniendo relaciones comerciales normales con Rusia. Pero desde entonces, los bancos han interrumpido la financiación de las compras y los comerciantes están lidiando con la logística, mientras que, más recientemente, el ministro de Asuntos Exteriores de China dijo que Pekín no quiere verse afectado por las sanciones.

A continuación, se analiza la situación del comercio de materias primas con Rusia y su posible evolución.

PUBLICIDAD
Aumento de la dependenciadfd

Energía

Las mayores oportunidades comerciales pueden estar en la energía. El crecimiento de su economía hace que China necesite cada vez más carbón y gas para calentar los hogares y alimentar las fábricas. El país es rico en carbón, pero sigue siendo propenso a la escasez, y relativamente pobre en gas, lo que hace que las importaciones sean cruciales para satisfacer la demanda.

Rusia es ahora el segundo mayor expedidor de carbón a China después de Indonesia, mientras que sus exportaciones de gas han aumentado considerablemente desde que el gasoducto Power of Siberia comenzó a fluir en 2019. Los envíos de crudo también han aumentado en los últimos años -incluyendo el petróleo del oleoducto, Rusia fue el segundo proveedor de China en 2021, sólo por detrás de Arabia Saudí.

El carbón ruso ha ayudado a llenar el vacío causado por la prohibición de China sobre los envíos de Australia desde finales de 2020, y las interrupciones más recientes de los cargamentos de Mongolia e Indonesia. Además, Estados Unidos y Australia suministran a China algo más de la mitad de sus importaciones de gas natural licuado, que se mueven en barco, y esa es una dependencia que Pekín ha intentado romper.

PUBLICIDAD

Pero tras la invasión, los compradores chinos, y los prestamistas que financian sus compras, han rechazado en gran medida los envíos rusos de carbón y GNL, así como de crudo. Esta vacilación puede ser temporal, dado que se desconoce el punto final de la acción internacional contra Moscú. Pero también podría reflejar las preocupaciones más profundas de las empresas por quedar atrapadas en las sanciones que podrían afectar a los acuerdos bancarios mundiales, así como los temores del gobierno de quedar fuera de mercados mucho más importantes para los productos chinos.

“Para cualquier empresa china con operaciones sustanciales en el extranjero, el acceso continuado al sistema financiero estadounidense es más valioso que cualquier acuerdo que pueda hacer con Rusia, aunque algunas pequeñas empresas pueden estar dispuestas a correr el riesgo”, dijo Capital Economics en una nota la semana pasada.

La logística también es un problema. Varios importadores de carbón chinos y mineros rusos se reunieron este mes para discutir el aumento de los volúmenes, pero citaron varios obstáculos, incluyendo si el sistema de pago transfronterizo basado en yuanes de China será utilizable, así como problemas con la capacidad de transporte y la calidad del carbón, según la Asociación de Transporte y Distribución de Carbón de China.

Sin duda, China está comprometida con el éxito a largo plazo de los mayores proyectos energéticos de Rusia. Se está debatiendo otro gasoducto, y Wood Mackenzie Ltd. calcula que las inversiones chinas en petróleo y gas en su país vecino ascienden a US$24.000 millones, incluidas las participaciones en los proyectos Yamal y Arctic LNG en Rusia.

No hay forma de que China siga a las empresas internacionales y abandone sus activos energéticos rusos, dijo Neil Beveridge, analista principal de energía de Sanford C. Bernstein, con sede en Hong Kong. “China tiene esta enorme oportunidad de crecimiento para Rusia”.

En estas circunstancias, sería extraño que China redujera sus compras de GNL ruso a largo plazo. Pero el panorama del carbón es totalmente diferente. Las ventas rusas son casi un error de redondeo en comparación con los 4.000 millones de toneladas de combustible que se extraen en el país, y el plan de Pekín de aumentar la capacidad de su industria del carbón en 300 millones de toneladas sugeriría que está tratando de mejorar su seguridad energética eliminando por completo las importaciones.

En el caso del crudo, el cálculo también gira en torno a las tarifas de flete, y a las elevadas primas que se aplican a los envíos rusos a causa de la guerra. Hay muchos países que suministran petróleo a China, y aunque los precios estén por las nubes, eso permite a los compradores ser un poco más exigentes.

PUBLICIDAD

Cereales

El aumento de los costes de transporte es también el probable impedimento para que Moscú amplíe sus ventas de grano. Rusia vende trigo a más de 100 países, pero China ha sido uno de los pocos grandes mercados que le ha costado abrir. Hasta hace poco, los envíos estaban limitados porque la mayor parte del trigo ruso estaba prohibido por motivos de hongos.

En febrero, China dio luz verde a la importación de trigo de toda Rusia como parte de la serie de acuerdos sellados durante la visita de Vladimir Putin a Pekín. Se esperaba que la medida desafiara las ventas de países como Francia, Australia, Canadá y Estados Unidos.

Pero aunque se hayan levantado las restricciones, es probable que China siga importando de sus fuentes habituales, dijo Darin Friedrichs, cofundador y director de estudios de mercado de Sitonia Consulting en Shanghai.

“No creo que sea factible importar grandes cantidades de nuevas fuentes como Rusia. Tendrán que pagar más”, dijo.

PUBLICIDAD

Metales

En el caso de algunos metales, la dependencia de China de Rusia se ha debilitado en los últimos años. Indonesia se ha convertido en su principal proveedor de níquel. Y aunque la cuota de Rusia en las importaciones de cobre refinado ha aumentado, la expansión de la industria de fundición china significa que la importación de mineral directamente de los mineros en lugares como Sudamérica se ha vuelto más importante.

En cualquier caso, China ya está comprando la mayor parte de las exportaciones de cobre refinado de Rusia, según una nota de UBS AG de esta semana, lo que sugiere que la subida es limitada.

PUBLICIDAD

En cuanto al paladio, que se utiliza principalmente para reducir la contaminación de los automóviles, las exportaciones rusas a China han aumentado en los últimos años y, en teoría, podrían seguir aumentando. Un posible obstáculo, según UBS, es que las empresas que cotizan en Europa producen la mayor parte de los convertidores catalíticos que se venden en China, y puede que no quieran el suministro ruso.

-- Con la ayuda de Jasmine Ng, Winnie Zhu, Stephen Stapczynski, Sarah Chen y Qian Chen.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

La OTAN quiere evitar ser arrastrada a una guerra con Rusia por un error

“Es solo un color”: Rusia niega el simbolismo de los trajes de los cosmonautas

Los contratistas de campos petroleros más grandes del mundo dejan trabajo futuro en Rusia