Ecuador

Seis consejos legales para iniciar un negocio en Ecuador

Hoy que el Ecuador se muestra como un destino de inversión, las empresas necesitan tener en cuenta los aspectos legales para aterrizar en el país

El régimen tributario, así como los aspectos societarios y laborales son fundamentales.
21 de marzo, 2022 | 07:00 AM
Tiempo de lectura: 6 minutos

QUITO — Ecuador está apostando por atraer inversiones extranjeras para mover más rápido su economía. Para ello, ha presentado un portafolio de US$ 30.000 millones en proyectos de distinta índole (minería, petróleo, energía, entre otros) y el Gobierno espera que la Ley de Inversiones que se analiza en el Legislativo impulse aún más este objetivo para que las inversiones crezcan en el corto y mediano plazo.

Actualmente, en el país se registran más de 103 mil compañías. El 64,8% son microempresas, el 24% pequeñas empresas, el 7,9% medianas y apenas el 3,3% son grandes.

¿Pero qué consideraciones debe tener en cuenta si desea instalar un negocio en Ecuador, especialmente si viene de otro país? Al menos son seis y tienen que ver con conocer el mercado, las leyes societarias y tributarias, además de los aspectos laborales, de migración y propiedad intelectual.

PUBLICIDAD

La firma Bodero & Asociados dialogó con Bloomberg Línea sobre los aspectos fundamentales que cualquier inversionista debe considerar antes de apalancar su negocio en territorio ecuatoriano. A continuación le detallamos estos aspectos:

1. ESTUDIAR EL MERCADO

Conocer el mercado es fundamental para cualquier empresa. “Siempre es necesario que el cliente conozca el mercado en el que va a invertir. Cada país tiene sus propias peculiaridades en el ámbito económico, cultural y empresarial”, advierte la abogada Mishell Guillén, de Bodero & Asociados, un bufete que desde hace varios años asesora a las compañías en el soft landing en el país.

El estudio de mercado incluye, además, identificar la competencia, para saber a qué se va a enfrentar el inversionista. Con el diagnóstico concluido, lo siguiente es definir la hoja de ruta, que incluirá: tiempos, documentación, trámites, etc.

PUBLICIDAD

“Nosotros llevamos a los clientes a planificar, coordinar y les damos un acompañamiento y dirección para que puedan hacer el aterrizaje de su negocio de manera eficiente, ahorrándoles tiempo y gastos”, apunta Guillén. Sobre todo porque ha ocurrido que varios inversionistas se han establecido por su cuenta y uno o varios trámites salieron mal y “eso fue porque no estuvieron debidamente asesorados desde el ámbito legal”.

2. EL RÉGIMEN SOCIETARIO

Para la también abogada de Bodero & Asociados Sheryl Acosta, experta en inversiones privadas y derecho corporativo, lo más importante después del estudio de mercado es el aspecto societario. Es decir, la forma en que esas compañías extranjeras se van a incorporar al país.

El Ecuador tiene varios tipos de sociedades y la que se elija dependerá mucho del tipo de responsabilidad y la facilidad en la negociación. “Como abogados, lo que hacemos primero es poner en conocimiento de las empresas cuáles son las opciones societarias y corporativas que nuestro ordenamiento jurídico tiene para que, en función de sus intereses, escojan el tipo de compañía a constituirse en el Ecuador”, comenta Acosta.

Entre los principales tipos societarios están la Sociedad por Acciones Simplificadas (SAS), que se pueden conformar incluso con un solo accionista y sin un capital mínimo. Antes del 2019 aquello no era posible, pues la figura obligada era la sociedad anónima, que debía conformarse con mínimo dos accionistas y US$ 800. “Hoy muchas compañías optan por la SAS debido a la facilidad que da estructurar la empresa con un único accionista”, añade la especialista.

3. EL RÉGIMEN TRIBUTARIO

Tomar en cuenta la normativa de impuestos es fundamental, pues las actividades económicas que la empresa va a realizar en el Ecuador tendrán un resultado económico positivo, que se traducirá en utilidades o dividendos, sobre los cuales se deberá pagar tributos. También está el impuesto a la renta o a la salida de divisas.

Para Acosta, “es importante que las empresas conozcan el aspecto tributario al momento de tomar la decisión de iniciar sus inversiones en el Ecuador”. De esta manera, los inversionistas conocerán el régimen tributario interno del país, las obligaciones tributarias “y todos los demás aspectos necesarios para que, una vez que realicen sus actividades económicas en el Ecuador, sepan que tendrán que cumplir con determinadas obligaciones”.

PUBLICIDAD

Es relevante, además, porque las empresas extranjeras cuando se constituyen en el país se convierten en accionistas “y estos accionistas extranjeros cuando obtienen utilidades deberán pagar impuestos”.

Pero no solo son las obligaciones, también están los beneficios tributarios. “Es importante que las empresas lo sepan, porque a veces pueden realizar inversiones o si llegan a importar maquinaria pueden exonerarse del pago de arancel o del impuesto a la salida de divisas o una exoneración proporcional del impuesto a la renta”.

Por ejemplo, quienes empiezan negocios en el país (nacionales o extranjeros) bajo la figura de Contrato de Inversión, que son inversiones de más de US$ 1 millón, obtienen estabilidad jurídica. “Es decir, si el día de hoy el impuesto a la renta está en 25% y mañana ese impuesto sube tres puntos, al que tiene contrato de inversión no le aplican esas reformas que surjan en el ámbito tributario”, advierte Acosta.

PUBLICIDAD

Además, existen beneficios que se ampliaron para todos los sectores con la reforma tributaria que entró en vigencia en diciembre pasado.

4. LA NORMATIVA LABORAL

Desde el lado laboral, lo más importante es identificar qué tipo de contrato laboral se llevará a cabo de acuerdo con el negocio a realizar. Guillén detalla que existen diversos contratos, pero debido a la pandemia aún sigue vigente el contrato laboral emergente, creado durante el gobierno de Lenín Moreno, que ha sido el más utilizado en los últimos años, pues trae consigo muchas ventajas para el empresario.

PUBLICIDAD

“Por ejemplo, una vez que se termina el contrato laboral de mutuo acuerdo o de manera unilateral por parte del empleador, el empleador únicamente tiene que asumir los proporcionales hasta la fecha que se termina el contrato: días de trabajo efectivos, proporcionales de décimo tercero, décimo cuarto, etc.”, asegura la abogada.

De allí que la asesoría legal se encarga de estudiar cuál es el negocio de la compañía y determina cuáles son los tipos de contratos aplicables desde el ámbito laboral y civil, pues existen otros aspecto a tomar en cuenta, como que a partir de 10 trabajadores la empresa debe contar con un reglamento interno de trabajo y con ciertas obligaciones de seguridad ocupacional.

5. PROPIEDAD INTELECTUAL

Siempre que una compañía llega con un nuevo producto, con algo innovador al país debe registrar la marca para obtener varios beneficios, sobre todo exclusividad sobre esa marca. El registro se hace en el Servicio Nacional de Derechos Intelectuales (Senadi) y la marca queda protegida en todo el territorio ecuatoriano y tiene un derecho de prioridad en la Comunidad Andina (Perú, Colombia y Bolivia). La marca se registra por 10 años y puede ser renovada al finalizar ese lapso de manera indefinida.

PUBLICIDAD

6. LAS REGLAS MIGRATORIAS

Normalmente, cuando compañías del extranjero se radican en el Ecuador, abren una sucursal o crean una compañía afiliada a la matriz. Para su administración, suelen traer personas del exterior con el fin de que gerencien la empresa. Allí es cuando se hace necesario recibir asesoría en el ámbito migratorio, pues existen distintas visas que estas personas pueden tramitar para permanecer de forma regular en el país, como visas de trabajo, visas Mercosur, entre otras.

“Cuando alguien viene a invertir en el Ecuador, por lo general no tienen conocimiento de cómo se llevan los trámites en el país, entonces siempre es recomendable ir acompañado desde el ámbito legal para que no exista ningún imprevisto”, insiste Guillén.

Respecto al tiempo para instalar una empresa, mucho dependerá del tamaño de la misma. Si son compañías de un solo accionista, el tiempo será menor, mientras que si es una empresa que de entrada necesita 40 personas trabajando, los trámites tomarán más tiempo. Pero, por lo general, tomará entre un mes o un mes y medio, cumpliendo todos los requisitos que la norma solicita.

PUBLICIDAD