Europa

Polonia acoge a refugiados ucranianos, pero le está costando caro

El aumento sin precedentes de refugiados está agotando los recursos en un país más acostumbrado a ser un exportador neto de personas que un refugio para los que llegan

Refugiados en Polonia
Por Dorota Bartyzel y Konrad Krasuki
24 de marzo, 2022 | 02:29 PM

Bloomberg — Ha pasado un mes desde que comenzó la guerra en Ucrania y el flujo de refugiados que llega a la estación ferroviaria más grande de Varsovia no muestra señales de disminuir. Multitudes desembarcan de los trenes en la frontera y esperan a los autobuses que los trasladan a los refugios temporales ubicados en instalaciones deportivas y de exhibición. Afuera, a los transeúntes se les piden direcciones.

El apoyo inquebrantable a sus vecinos (al menos 2,1 millones de ellos más los que siguen llegando) se ha convertido en un momento crucial para los polacos, pero ahora también plantea algunas preguntas urgentes sobre lo que sucederá a continuación, política y económicamente.

Polonia está ganando reconocimiento internacional por su respuesta al impacto humanitario. La guerra está transformando al país en un líder europeo desde el bribón cuyo gobierno populista se ha visto envuelto en una amarga disputa con Bruselas sobre el estado de derecho y que también ha tensado las relaciones con Estados Unidos en los últimos años. El primer ministro Mateusz Morawiecki declaró el 19 de marzo que Polonia “nunca tuvo una marca tan excelente en todo el mundo”. El presidente de los EE.UU., Joe Biden, tiene previsto visitar esta semana.

PUBLICIDAD
Estación de tren de Varsoviadfd

Sin embargo, el aumento sin precedentes en las cifras está agotando los recursos en un país más acostumbrado a ser un exportador neto de personas que un refugio para los que ingresan. Solo la población de la capital de Polonia ha aumentado en un 20% (unas 300.000 personas) en cuatro semanas y el alojamiento se está agotando. “Cada día es de alguna manera un nuevo comienzo con el riesgo de que los suministros u otra ayuda se agoten”, dijo Marcin, un estudiante polaco de 22 años con un chaleco naranja que trabaja como voluntario en un comedor improvisado en la estación.

Los costos de alquiler en las principales ciudades se han disparado hasta un 30% en las últimas dos semanas, según PKO Bank Polski SA, (PKO) ya que la disponibilidad de apartamentos se redujo aproximadamente a la mitad. Así es como Polonia, al igual que otros tantos lugares, está tratando de hacer frente a la inflación en su nivel más alto en 20 años y al aumento vertiginoso de las facturas de alimentos y energía.

Algunos refugiados llenarán los vacíos en el mercado laboral de Polonia. Sin embargo, la mitad de los trabajos vacantes se encuentran en el sector de la construcción dominado por hombres y la mayoría de los ucranianos que llegan son mujeres, ancianos y niños que necesitan lugares en escuelas y jardines de infancia. Y al menos 150.000 hombres ucranianos tomaron el otro camino, yendo a casa a luchar.

PUBLICIDAD

Amnistía Internacional advirtió a las autoridades polacas que deben hacer más para reducir la carga de los voluntarios y los hogares que han abierto sus puertas. Después de una visita de 10 días a la frontera con Ucrania, la organización calificó la situación en Polonia de “caótica y peligrosa”.

Refugiados en Poloniadfd

“Este es un momento excepcional para que los polacos sean vistos como una gran nación por todo el mundo”, dijo Beata Laciak , profesora de sociología y miembro de la junta del Instituto de Asuntos Públicos de Varsovia. “Pero este trabajo no es un sprint, va a ser un maratón. La pregunta es: ¿puede el gobierno ayudar a los polacos a correr el tiempo suficiente para que al final del maratón podamos decir que es el mejor momento para Polonia en este siglo?

Es probable que Polonia siga siendo el destino elegido por los ucranianos incluso si existe un acuerdo paneuropeo para compartir el trabajo de brindar refugio. El país de alrededor de 38 millones de habitantes hasta el mes pasado ya albergaba a aproximadamente un millón de ucranianos que llegaron a raíz del conflicto separatista en el este que comenzó en 2014. Eso se compara con más de dos millones de polacos que se fueron a trabajar al extranjero desde que su país se unió a la Unión Europea una década antes.

Otros vecinos ucranianos, como Hungría y Rumania, también han acogido a quienes huyen de las fuerzas del presidente ruso, Vladimir Putin, pero los números se ven eclipsados por la afluencia a Polonia.

Ucarnianos desplazadosdfd

La respuesta en Polonia contrasta fuertemente con la oposición del gobierno del partido Law & Justice, junto con Hungría, a los refugiados principalmente musulmanes de lugares como Siria durante la crisis de 2015 que provocó una ruptura dentro de la UE. Polonia puede cuidar de los ucranianos porque es “una nación fuerte y orgullosa”, según el primer ministro.

Pero los críticos dicen que son ayudados principalmente por polacos comunes, grupos no gubernamentales y municipios. El gobierno estima que el costo de ayudar a los refugiados, excluyendo la educación y la atención médica, ascenderá a $2.200 millones de euros (US$2400 millones) solo este año y pide a la UE que proporcione más dinero.

PUBLICIDAD

Hasta ahora, Polonia ha reservado $8.000 millones de zloty (US1.700 millones) para ayudar a los refugiados a encontrar trabajo, acceder a escuelas y atención médica y pagar a quienes los acogen en sus hogares. La ayuda equivale a 40 zloty por refugiado por día, dijo el gobierno. Eso no es suficiente para cubrir los costos, según Ala Gwardyan, quien se encuentra entre el grupo de polacos que han ofrecido refugio a los ucranianos.

Refugiadosdfd

“Los polacos están ayudando y los ucranianos están agradecidos, pero los polacos pronto se agotarán”, dijo. “Necesitamos ayudarlos a ser libres en Polonia y no hacerlos dependientes de nosotros y de nuestra ayuda”.

Conmovida por las imágenes de hileras de personas que se acumulan en la frontera, abrió su apartamento de 42 metros cuadrados a una madre, su hijo de cuatro años y la hermana de la mujer. Gwardyan, de 40 años, de la ciudad de Lodz, a unos 120 kilómetros (75 millas) de Varsovia, se está tomando un tiempo libre para ayudar a sus nuevos compañeros de casa a lidiar con varias instituciones públicas y centros médicos para establecerse en Polonia.

PUBLICIDAD

Ella está pidiendo al gobierno y a los aliados europeos que hagan más para garantizar que la demostración nacional de “amor no se convierta solo en enamoramiento, o en algo aún peor”. La nueva ley que permite a los refugiados asentarse “de hecho sigue manteniendo la carga principal sobre los polacos”, dijo.

La Polonia cívica y corporativa ha respondido. En Varsovia, el motor de la economía, las escuelas, los jardines de infancia y los centros de trabajo están surgiendo para ayudar a los ucranianos a establecer un futuro en el país.

PUBLICIDAD

Un ejemplo es el sector comercial, que incluye industrias como la hostelería y el comercio minorista. Tiene más de 15.000 puestos vacantes que cubrir, según Andrzej Kubisiak , subdirector del Instituto Económico Polaco. La cadena de tiendas de conveniencia Zabka y el operador de supermercados Biedronka han creado plataformas especiales de contratación, al igual que algunos salones de belleza y restaurantes.

Refugiados en Varsoviadfd

Podría haber ofertas de trabajo relativamente rápidas provenientes del turismo y el trabajo estacional en la agricultura, además de que hay vacíos en la atención médica y la educación, dijo Kubisiak. Pero el problema es que, en general, hay un “desajuste estructural” entre la gente que Polonia está absorbiendo ahora y la economía, dijo. “Estos no son refugiados económicos, estas personas están huyendo, están huyendo de la guerra”, dijo Kubisiak. “Así que deja de pensar en ellos como solíamos pensar en los ucranianos que solían venir a Polonia antes de la guerra”.

Mientras tanto, Law & Justice también ha mejorado su popularidad sacudida por años de disputas políticas y la disputa con la UE. El partido ahora cuenta con el apoyo del 33% de los votantes, frente al 31% de hace cuatro meses. La respuesta de Polonia “nos coloca en la posición correcta en la política internacional”, dijo Morawiecki el 19 de marzo. El país está rompiendo lo que “antes era este muro de aislamiento injusto”, dijo.

PUBLICIDAD

La disputa con la UE sobre el estado de derecho y, en particular, el tratamiento de Polonia de su poder judicial se ha abandonado efectivamente, incluso si Bruselas sigue multando al país con 1 millón de euros (US$1.1 millones) al día en papel tras un fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en octubre. Es posible que pronto se levante una congelación de unos $36.000 millones de euros (US$39,610 millones) en la ayuda posterior a la pandemia de la UE destinada a Polonia.

Sin embargo, la forma en que se desarrolle la guerra para el vecino occidental más grande de Ucrania probablemente dependerá de cómo el gobierno pueda ayudar a sus ciudadanos a hacer frente al costo de proporcionar un refugio. Desde sacos de dormir hasta comedores de beneficencia, transferencias ad hoc y hogares abiertos, los polacos continúan llegando para ayudar.

Un problema es que los ucranianos necesitan un número de seguridad social polaco para usar los servicios públicos, incluido el acceso a la atención médica y la educación. Los invitados de Gwardyan hicieron fila desde las 6 am para recibir el número 1.760, lo que significa que llegará en tres semanas, dijo. El dinero para cubrir el costo de la estadía de un ucraniano se paga en 30 días a partir de la fecha de la solicitud.

PUBLICIDAD
Ucranianos refugiadosdfd

En Varsovia central, grandes carpas blancas junto con baños portátiles adyacentes al vestíbulo principal de la estación contrastan ahora con los rascacielos de cristal de la capital polaca. Voluntarios con chalecos amarillos distribuyen alimentos, productos de higiene y tarjetas SIM. El miércoles, un nuevo grupo de ayudantes se capacitará. Pronto se encargarán de las solicitudes de alojamiento a largo plazo.

Pero el mayor problema es la falta de claridad sobre cuánto tiempo puede durar la crisis. “Estamos aquí para ayudar, pero la mayoría de los muchachos experimentados se están cansando y algunos ya necesitan regresar a sus lugares de trabajo habituales”, dijo Marcin, el estudiante. “Las autoridades tampoco nos están dando alguna orientación sobre cuál es el plan final para lugares como la estación”.

-Con la asistencia de Piotr Skolimowski y Maciej Martewicz.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD