EE.UU.

EE.UU. y UE llegan a acuerdo de suministro de gas para reducir dependencia rusa

El bloque pretende sustituir este año casi dos tercios de sus importaciones totales de gas procedentes de Rusia

Un carguero de GNL en Texas, EE.UU.
Por Jordan Fabian, Josh Wingrove y Ewa Krukowska
25 de marzo, 2022 | 07:12 AM

Estados Unidos y la Unión Europea anunciaron un acuerdo para intentar impulsar el suministro de gas natural licuado a los países europeos para finales de 2022 con al menos 15.000 millones de metros cúbicos.

El objetivo es trabajar con socios internacionales para ayudar al continente a despegarse de las importaciones de combustible ruso. Según el acuerdo, los Estados miembros de la UE trabajarán para garantizar la demanda de 50.000 millones de metros cúbicos de gas natural licuado estadounidense hasta al menos 2030.

Europa importa la mayor parte del gas ruso a través de gasoductos, y sólo una pequeña parte llega en forma de GNL. Rusia envía unos 150.000 millones de metros cúbicos de gas a Europa a través de gasoductos, y sólo unos 14.000 a 18.000 millones en forma de GNL. Esto significa que cualquier interrupción de Rusia sería difícil de afrontar.

PUBLICIDAD

“Nos estamos uniendo para reducir la dependencia de Europa de la energía rusa”, dijo el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en una conferencia de prensa conjunta con la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien añadió que 15.000 millones de metros cúbicos este año “es un gran paso en esa dirección”.

Europa y China se llevan el 85% de las exportaciones rusas de crudodfd

La cuestión es crítica, ya que Rusia es el mayor proveedor de gas natural de la UE, representando más del 40% de las importaciones. La UE también depende de este país para la mayor parte de sus importaciones de carbón y petróleo, y ha luchado por alejar su política energética de Moscú.

En Berlín, Alemania dio a conocer su propio plan para reducir drásticamente las importaciones de combustibles fósiles rusos y hacer que el país sea casi completamente independiente del gas ruso para mediados de 2024. Actualmente, los compradores europeos compiten con los países asiáticos por el limitado suministro mundial de cargamentos de GNL.

PUBLICIDAD

Sin embargo, el pacto es poco detallado, y Estados Unidos no dijo inmediatamente de qué socios se abastecerá de nuevos cargamentos ni para cuándo, lo que sugiere que aún no se han establecido acuerdos definitivos con los proveedores.

Los objetivos principales del grupo de trabajo conjunto -que estará presidido por un representante de la Casa Blanca y otro de la Comisión Europea- serán diversificar los suministros de GNL en consonancia con los esfuerzos para combatir el cambio climático y reducir la demanda de gas natural.

La Agencia Internacional de Energía dice que Europa puede reemplazar más de la mitad de gas ruso este añodfd

El bloque de los 27 pretende sustituir este año casi dos tercios de sus importaciones totales de gas procedentes de Rusia, que ascendieron a 155.000 millones de metros cúbicos el año pasado, después de que la guerra emprendida por Putin obligara a un replanteamiento sin precedentes de la estrategia energética del bloque.

Las importaciones adicionales desde Estados Unidos tardarán en comenzar, ya que Europa se ve limitada por la actual capacidad de regasificación, el número de terminales y los interconectores, según un funcionario de la UE, que pidió no ser identificado al comentar las conversaciones privadas

El acuerdo transatlántico se produce antes de una reunión prevista en Berlín la próxima semana entre los exportadores de gas estadounidenses y los compradores alemanes de este combustible para centrales eléctricas. La Embajada de EE.UU. en Alemania está coordinando la reunión con los proveedores de gas natural licuado, que se espera que tenga lugar después de la conferencia del Diálogo de Transición Energética de Berlín del 29 al 30 de marzo, según personas familiarizadas con el plan.

La nueva estrategia energética europea, esbozada por la Comisión a principios de este mes, pretende sustituir 101.500 millones de metros cúbicos de gas ruso en 2022 mediante el aprovechamiento de fuentes de suministro alternativas, el aumento de las energías renovables y el impulso de la seguridad energética. Pretende garantizar 50.000 millones de metros cúbicos de GNL procedentes de nuevos proveedores.

PUBLICIDAD

“Si se produce una interrupción del gas ruso, el principal reto para Europa será rellenar sus instalaciones de almacenamiento de cara al próximo invierno”, dijo Simone Tagliapietra, investigadora de energía del grupo de reflexión Bruegel, con sede en Bruselas. “Esto requeriría importaciones récord de gas natural licuado esta primavera y el verano. Estados Unidos tiene un importante papel que desempeñar para apoyar a Europa en este eventual esfuerzo histórico, ya que es el mayor exportador de gas natural licuado del mundo desde este año.”

Las importaciones del combustible desde Estados Unidos han aumentado exponencialmente en medio de la crisis energética europea, que comenzó un par de meses antes de la guerra en medio de flujos limitados desde Rusia. En 2021, las entregas transatlánticas de GNL rondaban los 22.000 millones de metros cúbicos. En enero de 2022, se situaban en 4.400 millones de metros cúbicos.

PUBLICIDAD