Trabajadores de salud de la comunidad llevan trajes de protección mientras permanecen cerca de la Torre de la Campana en un centro de pruebas de ácido nucleico emergente para Covid-19 en un barrio tradicional el 21 de marzo de 2022 en Pekín, China.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Los casos de Covid-19 están aumentando en varios países europeos. Las tasas de infección tanto en Austria como en Alemania eclipsan las anteriores oleadas del virus (en términos de casos por millón). China está alcanzando nuevos máximos en cuanto a número de casos. Estados Unidos podría seguirle pronto.

Es probable que esta quinta ola del virus sea misericordiosamente breve en muchas zonas, pero el panorama varía en todo el mundo. Esta divergencia nos da una especie de boletín de notas sobre la eficacia de las políticas de Covid-19 en vigor.

PUBLICIDAD

La nueva ola se debe principalmente a que los países han eliminado las restricciones pandémicas justo cuando la subvariante ómicron BA.2, más transmisible, comenzó a propagarse. En Reino Unido, el fin de las obligaciones de uso de mascarilla en el transporte público y el autoaislamiento obligatorio en caso de infección han hecho que muchas personas abandonen su conducta de precaución y han permitido que las infecciones por BA.2 se aceleren.

A partir de esta semana, Gran Bretaña ha hecho que 5 millones de residentes mayores y más vulnerables sean elegibles para una cuarta vacuna. El Secretario de Sanidad, Sajid Javid, ha sugerido que se ofrezca a los mayores de 50 años una cuarta vacuna a partir del otoño. Esto puede ser sensato, pero al igual que con los refuerzos anteriores, cualquier efecto será probablemente de corta duración: veremos una reducción de los casos en tres o cuatro meses, más que un cambio fundamental.

PUBLICIDAD

Los datos de Dinamarca y Suecia, los dos países en los que el BA.2 se ha implantado en un primer momento, sugieren que la disminución de la inmunidad no está impulsando tanto el aumento de las infecciones como la mayor capacidad del BA.2 para infectar a la gente. Dinamarca experimentó una temprana y masiva oleada de ómicron, lo que posiblemente proporcionó un alto nivel de inmunidad contra el BA.1 y el BA.2, impidiendo su resurgimiento. Pero incluso Suecia, que tuvo una ola menor de infecciones por BA.2, no está viendo un rebote de las infecciones ahora. Ambos tienen una cobertura de vacunación similar. La curva de infección sería muy diferente si lo que estuviéramos viendo fuera la disminución de la inmunidad en lugar de la llegada del BA.2.

Las tasas de infección por Covid-19 se disparan en Reino Unido mientras las de Dinamarca y Suecia siguen disminuyendodfd

Aunque las hospitalizaciones por Covid-19 están aumentando en Reino Unido y en otros lugares en los que el BA.2 se ha extendido rápidamente, la tasa de hospitalizaciones e ingresos en la UCI por caso sigue siendo baja y hasta ahora no hay pruebas de que la subvariante BA.2 esté provocando una mayor gravedad de la enfermedad. Javid dijo el lunes que el gobierno no ha cambiado su punto de vista y señaló que el 60% de los hospitalizados con Covid-19 no habían sido hospitalizados por Covid-19, lo que sugiere que muchos son casos incidentales.

PUBLICIDAD
Tras el descenso constante después de la temporada vacacional, ahora empiezan a hospitalizarse más personas por Covid-19dfd

El panorama en Estados Unidos es menos claro. En las dos últimas olas de Covid-19, la trayectoria de las infecciones en EE.UU. se retrasó unas semanas con respecto a la de Europa, por lo que es posible que esta vez también ocurra lo mismo. Por el momento, el porcentaje de casos de BA.2 ómicron en EE.UU. se sitúa entre el 10% y el 15%, el mismo nivel que en Reino Unido a principios de febrero. A medida que la subvariante prolifere, es probable que las infecciones empiecen a aumentar de nuevo.

Un factor a favor de EE.UU. es que la ola ómicrónic de BA.1 probablemente infectó a una mayor proporción de la población estadounidense que en la mayoría de los países europeos, por lo que la inmunidad de ésta podría limitar la duración de la ola de BA.2, así como su gravedad. Sin embargo, EE.UU. no puede permitirse el lujo de ser demasiado relajado. Su cobertura de vacunación no es tan buena como la de la mayoría de los países europeos.

PUBLICIDAD

La subvariante más transmisible también será mejor para encontrar focos de personas no vacunadas, manteniendo las tasas de enfermedad grave de EE.UU. en niveles más altos en comparación con Europa. El Congreso acaba de recortar US$15.000 millones en fondos para el coronavirus. Menos pruebas y menos tratamientos podrían dificultar las cosas, especialmente para los sectores más vulnerables de la población. “Sin financiación, EE.UU. no tendrá suficientes vacunas adicionales de refuerzo o específicas de la variante, si son necesarias, para todos los estadounidenses”, dijo la Casa Blanca en un comunicado. “El gobierno federal no puede comprar tratamientos adicionales de anticuerpos monoclonales que salvan vidas y se quedará sin suministro para enviar a los estados tan pronto como a finales de mayo”.

El aumento de las infecciones supone el reto más serio para países como China que aplicaron políticas de Cero-Covid-19. Esos regímenes altamente restrictivos evitaron las infecciones de las variantes anteriores y mantuvieron bajas las tasas de mortalidad, pero sus vacunas han sido menos eficaces contra la variante ómicron, más transmisible, y su subvariante BA.2, de más rápida propagación.

PUBLICIDAD

En Nueva Zelanda, la fuerte cobertura vacunal está ayudando a controlar la gravedad de la enfermedad, con un nivel de muertes por millón relativamente bajo. Esto contrasta fuertemente con el panorama de Hong Kong, donde el rápido aumento de las infecciones se traduce en una de las tasas de mortalidad más elevadas, cercana al 40 por millón.

La diferencia allí son las vacunas. Hong Kong utilizó mayoritariamente la vacuna china Sinovac y sólo ha conseguido administrar vacunas de refuerzo al 26,8% de su población. Nueva Zelanda, que utilizó sobre todo vacunas de ARNm, ha reforzado al 50% de su población. China se encuentra en una situación muy similar a la de Hong Kong: Las políticas de “Cero-Covid-19” dieron lugar a bajos niveles de inmunidad de la población, además de que las tasas de vacunación son insuficientes (especialmente entre los ancianos) y las vacunas son relativamente menos eficaces. Eso ha dejado niveles más altos de enfermedades graves y ejerce una enorme presión sobre el sistema sanitario.

PUBLICIDAD

Y sin embargo, incluso en países con altos niveles de inmunidad y vacunación, las altas tasas de infección conllevan costos, incluso cuando hay bajas tasas de hospitalización y muerte. Aunque se ha demostrado que la vacunación reduce el riesgo de covirus largo o de secuelas post-agudas del covirus (PASC), no lo elimina. Tampoco está claro si existe un riesgo residual de Covid-19 prolongado cuando la infección se ha reducido mediante el uso de tratamientos como los antivirales orales y los anticuerpos monoclonales.

Las infecciones por Covid-19 de leves a moderadas tampoco suelen ser gratuitas. En Gran Bretaña y otros países, las pruebas positivas ya suponen la pérdida de días de clase y una menor productividad. Estas cosas se suman. Un mayor número de infecciones también aumenta la posibilidad de que surjan nuevas variantes.

PUBLICIDAD

La actual oleada de Covid-19 debería asegurarnos que las vacunas y los tratamientos siguen siendo nuestra mejor defensa contra un virus en evolución. Pero también es un recordatorio de que, aunque estamos aprendiendo a vivir con el Covid-19, no podemos ignorarlo.

Con la asistencia de Elaine He.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.