Salud

¿Debería recibir otra dosis de refuerzo contra el Covid-19?

Se espera que en EE.UU. se convoque pronto a un comité asesor para investigar una cuarta dosis

Todavía no está claro si la mayoría de los estadounidenses deberían esperar una cuarta vacuna
Por Kristen V. Brown
28 de marzo, 2022 | 07:36 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Un hombre de 80 años que recibió la dosis de refuerzo de Pfizer (PFE) contra Covid-19 en septiembre pregunta si necesita una dosis adicional y si ésta lo protegerá contra la variante ómicron.

La amenaza de otra ola del virus en Estados Unidos se avecina justo cuando los efectos de los refuerzos podrían estar disminuyendo para muchos estadounidenses. Por lo tanto, tiene sentido preguntarse si es hora de arremangarse para recibir otra dosis.

PUBLICIDAD

La semana pasada, Moderna solicitó una autorización de uso de emergencia a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. para una segunda dosis de refuerzo, con lo que serían cuatro dosis en total para todos los adultos. Pfizer (PFE) y su socio BioNTech (BNTX) también solicitaron a la agencia que autorice otra dosis de su vacuna para personas de 65 años en adelante (ya se autorizó un segundo refuerzo para estadounidenses con sistemas inmunológicos comprometidos).

Pero científicos y físicos han estado más divididos que los fabricantes de vacunas sobre si es el momento oportuno para otra dosis.

PUBLICIDAD

“Tiene sentido que las personas de 65 años o más puedan beneficiarse de una dosis de refuerzo adicional”, dice Katrine Wallace, epidemióloga de la Universidad de Illinois en Chicago. “Las condiciones comórbidas que conducen a la enfermedad grave del Covid-19, como la diabetes, la hipertensión y la enfermedad renal crónica, también son más frecuentes en los grupos de mayor edad, lo que los pone en mayor riesgo de llegar a resultados negativos”.

En cuanto a las personas sanas, dice, los estudios sobre el impacto de una cuarta dosis en la respuesta inmunitaria no han demostrado realmente tanta inmunogenicidad añadida.

“Se halló en estudios que la inmunogenicidad máxima de las vacunas de ARNm se logra después de tres dosis y se puede restaurar con una cuarta dosis a medida que la inmunogenicidad disminuye con el tiempo”, dice Wallace. “La dosis adicional representó un refuerzo modesto de la eficacia de la vacuna contra la infección y la enfermedad grave”.

Sabemos que incluso cuando la eficacia disminuye, las vacunas aún parecen brindar una buena protección contra infecciones graves, hospitalización y muerte para la mayoría de las personas, el objetivo más crucial de las vacunas. Muchos expertos concuerdan con la opinión de Wallace de que tres dosis son suficientes para personas sanas, y una cuarta podría no valer la pena. Se espera que la FDA convoque pronto a un comité asesor para investigar el problema.

Pero Wallace también señala que al menos en EE.UU., solo alrededor de la mitad de aquellos elegibles para una primera dosis de refuerzo hasta ahora han recibido una. Entonces, por ahora, podría tener más sentido concentrar los esfuerzos en que los estadounidenses que aún no tienen un refuerzo lo reciban y, por supuesto, hacer que los estadounidenses no vacunados también se arremanguen.

PUBLICIDAD