Tecnología

Greg Ernst, de Intel: “LatAm va a ser una superpotencia tecnológica para la compañía”

La empresa espera que en el futuro la región represente el 50% de su producción de chips a nivel global

Foto: Gentileza Intel.
30 de marzo, 2022 | 12:21 PM

En plena crisis de suministro de semiconductores, el fabricante norteamericano Intel Corporation (INTC) busca convertirse en el principal abastecedor mundial, centrando parte de su producción en Europa y el continente americano. Para ello anunció recientemente una inversión inicial de más de US$20.000 millones para construir dos nuevas fábricas de chips en Ohio, Estados Unidos.

A esa inversión, también se sumará otra en Costa Rica para operaciones de Assembly & Test (ensamblaje y pruebas) que requerirán entre US$350 y US$600 millones. Todo ello, asegura la empresa, contribuirá a incrementar sus ingresos de de US$77.000 millones en 2020 a US$120.000 millones en un período de cinco años. En su reporte financiero de 2021 reportó una ganancia de US$79.000 millones.

Greg Ernst es parte de este proceso como Director General para las Américas. Tras 23 años en la compañía, donde ingresó como ingeniero eléctrico y luego viró hacia el mundo de ventas y marketing, su foco está actualmente puesto en el proceso de incrementar la producción de semiconductores, donde asegura que Latinoamérica tendrá un rol central.

PUBLICIDAD

En su paso por Buenos Aires, Ernst conversó con Bloomberg Línea sobre la etapa que atraviesa la compañía. “Es nuestra responsabilidad asegurar una cadena de suministros de semiconductores segura, no solamente para el futuro inmediato, sino de aquí en más”, expresó el ejecutivo.

Foto: Gentileza Inteldfd

La siguiente conversación fue editada por motivos de extensión y claridad.

-Bloomberg Línea -¿En qué momento se encuentra Intel en la región tras dos años de pandemia, una coyuntura latinoamericana compleja y una guerra?

PUBLICIDAD

Greg Ernst: Somos muy optimistas de cara al futuro porque vemos que se está dando una transformación digital que se ha acelerado por el Covid -19. La dependencia que el mundo tenía para con los servicios digitales ha aumentado. Las ventas de PCs, por ejemplo, subieron u 20% en América Latina de 2019 a 2020 y 25% de 2020 a 2021. Nuestra misión es poder asegurar ese mercado.

-¿Cuál es la estrategia para asegurar el suministro de semiconductores?

-A través de decisiones como la que tomamos en Ohio, Estados Unidos, donde decidimos ampliar nuestras capacidades de fabricación, al igual que en Europa, lo cual anunciamos hace un par de semanas. Lo que no queremos es que la producción de tecnología se convierta en un factor limitante.

-¿Esta decisión fue previa a la pandemia o surgió a raíz de este contexto?

-Ya estaba en nuestra planificación, pero se amplió el alcance porque la demanda de tecnología superó lo que se había previsto en los años anteriores.

-¿Cuáles son los plazos en los que se va a concretar todo eso?

PUBLICIDAD

En general se tarda mucho. Desde tener el lote vacío a empezar a poner los cimientos y a construir una fábrica. Todo llevará entre tres y cuatro años. Nadie puede predecir el futuro, pero nuestra estrategia es ir adquiriendo terrenos y hacer acuerdos para poder ir expandiéndonos. En el estado de Ohio estamos construyendo dos fábricas, pero vamos a tener instalada infraestructura como para poder ampliarnos a ocho si fuera necesario.

-¿Por qué Ohio?

- Ohio es un gran estado y hay una base de talento muy rica y muy requerida por Intel. Además, el sector público, su Gobierno, tiene la capacidad para moverse con agilidad, lo que facilita las cosas para que no sean cuatro años, y que quizás puedan ser dos.

PUBLICIDAD

-¿Y en Latinoamérica?

-Estamos llevando a cabo tres proyectos. Uno es la ampliación de la planta de prueba e ingeniería que ya existe en Guadalajara. Por otro lado tenemos 4.000 empleados en Costa Rica, donde desarrollamos servicios que nos permitan hacer funcionar todo el resto de Intel (Recursos Humanos y TI propia) y la parte de ensamblaje y testeo. Además, Argentina se va a convertir en un megacentro para nosotros. Hemos tomado la decisión de que allí se concentre soporte técnico, marketing y ventas, no solamente para América Latina, sino que también para Canadá y Estados Unidos. En los últimos dos años hemos duplicado la cantidad de personal en ese país.

PUBLICIDAD

-¿De qué inversiones estamos hablando?

- Unos US$20.000 millones se invertirán en Ohio, mientras que para el desarrollo de producto y fabricación funcionamos como una cadena de suministro global. En México nos concentramos en desarrollar ingenieros especializados en el diseño de semiconductores; en Argentina en ventas, marketing y soporte técnico y en Estados Unidos en desarrollar el equipo de personal que pueda manejar las fábricas.

-¿Cuál es la industria que en este contexto empezó a generar una mayor demanda?

PUBLICIDAD

-Nosotros formamos parte del pequeño grupo de empresas que creo las computadoras, entonces es un mercado que conocemos bien y es el de mayor demanda. Prevemos que va a haber un crecimiento en todo el mundo de un dígito en ese segmento, un dígito de los altos. Lo que se expandió mucho más de lo que esperábamos y mucho más rápido es todo lo que tiene que ver con infraestructura de servidores. Eso tiene que ver mucho con la explosión de datos de los clientes que hoy necesitan organizar, almacenar, analizar los datos, etc.

-¿La guerra está generando algún tipo de impacto, más allá de la interrupción de la cadena logística?

- Por suerte no tenemos impacto en la cadena de suministro. Mas que nada tiene que ver con el impacto que tiene la economía global en la preocupación emocional. Para nosotros la cadena logística tiene un mínimo impacto porque tenemos una red global.

PUBLICIDAD

-¿Y a futuro dónde va a estar el foco?

-Nos concentramos en cuatro ejes: la computación ubicua; la conectividad continúa y omnipresente; edge y la nube; y la inteligencia artificial. Estos, son lo que creemos que van a seguir impulsando esta “computación data céntrica” y eso representará un crecimiento de 10%, 20% y hasta 30% por año. Lo que sí nos sorprendió fue la velocidad de despegue de todas estas tecnologías. Por eso tenemos la responsabilidad de trabajar con los países, con las empresas y con los gobiernos de todo el mundo para que todos tengan acceso o una “rampa igual”. Creemos que para Intel, Latinoamérica va a ser una superpotencia tecnológica.

Los ingresos del cuarto trimestre de 2021 en Intel fueron liderados por un trimestre récord para el Grupo de centros de datos (DCG), con una sólida recuperación de servidores en empresas y gobiernos (US$7,3 mil millones). La división de Internet de las Cosas ( IoTG) tuvo un trimestre récord (US$1,1 mil millones), lo que refleja una fuerte demanda en la recuperación de los impactos de COVID-19. Client Computing Group (CCG) entregó otro trimestre de US$10.000 millones, lo que demuestra que las PC son más esenciales que nunca.

-Con respecto al contexto inflacionario en Latinoamérica ¿cómo se están comportando los diferentes mercados?

-Nosotros estamos enfocados en toda la región, pero tenemos cinco mercados en especial en los cuales hay más demanda: Brasil, México, Colombia, Perú y Chile. Todos ellos tienen muy buenos sistemas, muy buena infraestructura, por eso son los mas demandantes. En esos mercados las empresas están atendiendo mercados globales, y parte de su estrategia es extraerle valor a la computación.

-¿Qué segmento pesa más en la región?

-Tradicionalmente, rubros como educación y el mercado minorista son mayoritarios. Pero el mercado corporativo cada vez despega más. También hay nuevas empresas que van surgiendo como unicornios y la tasa de incorporación de tecnología es mucho más veloz de lo que hemos visto antes.

-¿Hay conversaciones acerca de la posibilidad de transformar las ciudades de la región en smart cities?

-Esas conversaciones son bastante frecuentes. Desde cosas simples como los parquímetros electrónicos hasta servicio de video u otros servicios a la comunidad. Hay desafíos para empezar en la curva de crecimiento, pero estamos trabajando para superarlos. Estamos tratando de que las soluciones sean más reproducibles.

PUBLICIDAD