Venezuela

EE.UU. suavizaría límites de contacto entre Chevron y Venezuela

Levantar la prohibición de comunicarse con miembros sénior del régimen de Maduro permitiría a Chevron prepararse para el día en que se levanten las sanciones

Callaghan O'Hare/Bloomberg
Por Nick Wadhams y Fabiola Zerpa
30 de marzo, 2022 | 08:39 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

La Administración Biden está debatiendo la posibilidad de suavizar algunas sanciones a Venezuela de modo que permitan a Chevron Corp. tener comunicación directa con el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, en tanto que Estados Unidos busca formas de reactivar las conversaciones estancadas con la oposición política, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

Levantar la prohibición de comunicarse con miembros sénior del régimen de Maduro permitiría a Chevron prepararse para el día en que se levanten las sanciones punitivas a la industria petrolera venezolana, algo que, según insiste EE.UU., no está bajo consideración actualmente. También permitiría a Chevron negociar un mayor control sobre sus empresas conjuntas con la petrolera estatal PDVSA, según la gente.

VER MÁS: Chevron busca aumentar control de operaciones en Venezuela

PUBLICIDAD

Las personas, que pidieron no ser identificadas por tratarse de deliberaciones privadas, enfatizaron que cualquier medida que permita el contacto directo se produciría solo a cambio de avances en las conversaciones políticas entre el Gobierno de Maduro y la oposición del país. Esas negociaciones están estancadas desde septiembre, cuando Maduro dejó de participar.

Agregaron que la idea de permitir el contacto está siendo planteada como parte del impulso del presidente Joe Biden para generar nuevas ideas para revivir las conversaciones y sacar a Venezuela de la órbita de Rusia. La ventana para que esas conversaciones avancen podría reducirse si los republicanos obtienen este otoño el control del Congreso y siguen adelante con la legislación para prohibir las importaciones de crudo de Venezuela.

Con el liderazgo de PDVSA en deuda con Maduro y sus asesores más sénior, una persona familiarizada con el asunto dijo que Chevron busca contacto directo con la vicepresidenta, Delcy Rodríguez, sancionada desde 2018, y el ministro del Petróleo, Tareck El Aissami, quien fue sancionado en 2017. La presencia de Chevron en Venezuela se remonta a la década de 1920 y actualmente la empresa trabaja en cuatro operaciones de riesgo compartido con la estatal PDVSA.

PUBLICIDAD

El progreso en las conversaciones políticas también podría conducir a medidas que permitan pagar a Chevron y otros tenedores de la deuda venezolana en mora, algo que actualmente está bloqueado por las sanciones impuestas por EE.UU. ante la negativa de Maduro de celebrar elecciones libres y justas.

El portavoz de Chevron, Ray Fohr, dijo que la compañía con sede en San Ramón, California, no comenta “sobre rumores o especulaciones”.

“Seguimos realizando nuestro negocio en conformidad con el marco actual de sanciones proporcionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros de EE.UU.”, dijo Fohr. “Somos una presencia constructiva en Venezuela, donde tenemos inversiones y una gran fuerza laboral que depende de nuestra presencia”.

VER MÁS: La reforma del diálogo político venezolano se mantiene en discusión privada

Los funcionarios del Departamento de Estado no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

Aunque incluso una reducción modesta de las sanciones a Venezuela podría servir para una serie de propósitos para EE.UU., esta conllevaría grandes riesgos políticos para Biden. Su Administración desconfía de hacer cualquier movimiento dada la tormenta política que estalló en febrero tras los informes de que se estaba preparando para aliviar las sanciones al sector petrolero de Venezuela como parte de una estrategia para estabilizar los mercados tras la invasión de Rusia a Ucrania.

PUBLICIDAD

Esas acusaciones estallaron después de que la Administración revelara que un equipo de funcionarios de Gobierno, encabezado por el director sénior del Consejo de Seguridad Nacional, Juan González, y el embajador de EE.UU. en Venezuela, James Story, que normalmente reside en Bogotá, había viajado a Caracas.

Los enviados buscaban la liberación de varios estadounidenses detenidos en prisiones venezolanas, además de inyectar un nuevo impulso a las conversaciones entre el Gobierno y la oposición, según las personas.

Sin embargo, la narrativa que surgió fue que la Administración en realidad buscaba aliviar las sanciones para poder bajar los precios de la gasolina en EE.UU. en medio de un aumento de la inflación antes de las elecciones de mitad de período de noviembre. Diputados del Congreso estadounidense de ambos partidos rápidamente arremetieron contra el supuesto motivo del viaje a Caracas, incluido el senador Bob Menéndez, demócrata por Nueva Jersey que preside el Comité de Relaciones Exteriores.

PUBLICIDAD

Rechazo de la Casa Blanca

Todo el tiempo, los funcionarios estadounidenses argumentaron que la narrativa era incorrecta y dijeron que la Administración, que continúa reconociendo al líder de la oposición Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, no estaba ni cerca de estar lista para aliviar las sanciones sin un progreso sustancial en las negociaciones políticas. Argumentaron que el viaje diplomático había sido planeado mucho antes de la invasión de Rusia a Ucrania.

“Había mala coordinación, o ninguna coordinación”, Scott Modell, director gerente de Rapidan Energy Group, una consultora con sede en Washington, sobre el manejo de Venezuela por parte de la Administración. “Es un proceso político lento después de que estuvo muerto durante el último año, pero todavía escucho mucho pesimismo en relación a cualquier movimiento importante”.

PUBLICIDAD

Al final, dos estadounidenses detenidos en Venezuela fueron liberados, aunque quedan varios más. Entre ellos, tres ex miembros del servicio estadounidense y un grupo de ejecutivos conocido como “Citgo 6”.

Varias personas familiarizadas con el asunto dijeron que las discusiones en EE.UU. se habían detenido en gran medida después de que estalló la controversia sobre la posible relajación de las sanciones energéticas.

Sin embargo, Chevron y otras compañías petroleras han estado presionando durante meses para que EE.UU. afloje sus restricciones.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Combates en la frontera entre Colombia y Venezuela fuerzan migración: HRW

Dos personas familiarizadas con el asunto dijeron que Chevron se acercó a las oficinas del Congreso con la idea de un programa de “petróleo por alimentos”, mediante el cual Venezuela pagaría los bienes humanitarios con petróleo, una idea que la administración está dispuesta a considerar. Aun así, los funcionarios se muestran cautelosos dado que tales programas, especialmente en Irak en la década de 1990, estuvieron plagados de corrupción.

EE.UU. revisará las sanciones “si y solo si las partes venezolanas logran un progreso significativo en las negociaciones lideradas por Venezuela en México para lograr el cumplimiento de las aspiraciones del pueblo venezolano de una democracia verdadera y genuina”, dijo el 11 de marzo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

PUBLICIDAD

Aliados de Putin

El tema de la sociedad de Chevron con PDVSA y su futuro en Venezuela también ha cobrado urgencia dado que tras las elecciones de noviembre, los republicanos podrían obtener el control del Congreso. Un puñado de legisladores republicanos ya ha presentado una legislación en la Cámara y en el Senado que prohibiría todas las importaciones de crudo venezolano.

“Bajo ninguna circunstancia debemos canalizar dinero a manos de dictadores y narcoterroristas, que también son aliados de Vladímir Putin”, dijo este mes el senador de Florida, Marco Rubio, en un comunicado anunciando su legislación, que también prohibiría las importaciones de crudo de Irán.

Aunque los proyectos de ley tienen pocas posibilidades de convertirse en ley este año, presagia cómo un Congreso liderado por republicanos podría tratar de limitar los movimientos de la Administración para llegar a un acuerdo con Maduro después de las elecciones de mitad de período.

PUBLICIDAD