Estilo de vida

Mantra “la vida es corta” hace que precios de hoteles alcancen máximos históricos

Las estancias de fin de semana en resorts de lujo son cada vez más caras, pero hasta ahora los consumidores no están oponiéndose

Los asistentes se reúnen en un evento en el 1 Hotel South Beach de Miami, Florida, en febrero.
Por Patrick Clark y Claire Ballentine
03 de abril, 2022 | 09:03 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Los viajeros estadounidenses están ansiosos por salir, y el aumento de los precios de los hoteles no los detiene.

Para comprobarlo, vea lo que piden los hoteles de Miami en el fin de semana de principios de mayo, cuando la serie de carreras de Fórmula 1 llega a la ciudad: El 1 de South Beach exige un mínimo de cuatro noches por algo menos de US$4.000, mientras que el Hampton Inn (HLT) del barrio de Brickell cobra más de US$400 por noche.

Los vacacionistas, llenos de dinero y deseosos de salir a la calle después de dos años de vida pandémica, están pagando mucho en resorts, hoteles de carretera e incluso propiedades urbanas, al menos en ciudades con atractivo turístico. Esos consumidores que gastan libremente están llenando los hoteles los fines de semana, compensando la falta de viajeros corporativos, que suelen reservar habitaciones durante la semana de trabajo.

PUBLICIDAD

“La pandemia ha recordado a la gente que la vida es corta”, afirma Jan Freitag, vicepresidente senior de la empresa de análisis de alojamientos STR. “Quieren derrochar, y tienen muchos ahorros reprimidos. Si un mercado tiene un atractivo para el ocio, los hoteles de ese mercado lo están haciendo bien”.

El aumento de precios no está ahuyentando a los viajeros de ocio. El precio medio diario de los hoteles subió a US$149,38 la semana pasada, según STR. Fue la tercera marca más alta de la historia, por detrás de la semana que terminó el 19 de marzo y de la semana posterior a la Navidad de 2021.

Jordan Weede, un joven de 30 años de Atlanta, reservó recientemente tres noches en un hotel de Nueva Orleans por US$2.000. El aficionado al baloncesto de la Universidad de Carolina del Norte sorprendió a su padre con entradas para la Final Four del sábado, en la que los Tar Heels se enfrentarán a su rival Duke.

PUBLICIDAD

Las semifinales del torneo de baloncesto universitario se jugarán en un estadio lleno por primera vez desde 2019, y los aficionados que abrazan el momento han pagado para estar allí.

“No he reparado en gastos”, dijo Weede. “Prefiero gastar el dinero en experiencias”.

El regreso de los eventos presenciales es una buena noticia para los hoteles estadounidenses, que se han dividido en dos grupos durante la mayor parte de la pandemia. Los resorts de playa, los hoteles de carretera y otras propiedades posicionadas para aprovechar el apetito por las vacaciones en carretera comandaron las tarifas más altas, especialmente los fines de semana. Por otro lado, los mercados de alojamiento que dependen de las grandes convenciones o de los viajes corporativos han sufrido.

Pero incluso los hoteles de las grandes ciudades se están beneficiando de los consumidores que están dispuestos a gastar. La combinación de estancias, visitantes regionales e incluso un poco de viajes de negocios ha permitido a Standard International subir los precios en sus dos hoteles de Nueva York. Aunque algunos gastos de explotación también están aumentando, esos incrementos no son directamente responsables del aumento de las tarifas de las habitaciones, dijo la CEO Amber Asher.

“No estamos subiendo las tarifas por los costos laborales”, dijo Asher. “En realidad, sólo se debe a la demanda”.

Los hoteles siguen enfrentándose a muchos retos, como la atonía de los viajes corporativos. Algunos viajeros agotarán sus ahorros y dejarán de gastar en vacaciones. Otros pueden empezar a buscar en el extranjero, ya que los viajes internacionales son más fáciles.

PUBLICIDAD

Host Hotels & Resorts Inc. (HST), propietaria del 1 South Beach, considera que la demanda de ocio se mantendrá estable hasta finales de 2022. Mientras que algunos huéspedes pueden empezar a buscar en el extranjero, también debería ser más fácil para los viajeros extranjeros venir a EE.UU. Mientras tanto, la compañía no ha tenido ningún problema en aumentar las tarifas de las habitaciones, dijo el CEO James Risoleo en febrero.

“No hemos tenido ninguna reacción de los consumidores”, dijo Risoleo.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD